Editorial

Yolanda Duran, directora de El Inmobiliario mes a mes
Yolanda Durán, directora de El Inmobiliario mes a mes

La política enmaraña el mercado

A punto ya de entrar en el 2020, ese año redondo que va a marcar el cierre de una década, nadie duda ya de que el agitado calendario electoral y las tensiones políticas a costa de los pactos de gobernabilidad han enrarecido el mercado inmobiliario, al igual que la economía.

Y eso, a pesar de que el crecimiento económico español ha permitido trabajar con relativa tranquilidad. Es un hecho en el que coinciden los directivos consultados para nuestro tradicional balance del ejercicio económico y empresarial, que todos los años publicamos en nuestra revista.

La incapacidad por parte de nuestros políticos para llegar a pactos que permitan gobernar, y tomar decisiones en definitiva, preocupa a los empresarios y directivos de este país, y no sólo a los inmobiliarios, como se aprecia continuamente por los mensajes que llegan desde otras organizaciones sectoriales. Mientras la clase dirigente española anda preocupada por sacar rédito al famoso dicho ‘Qué hay de lo mío’, el país se ha acostumbrado a salir adelante sin gobierno y con unos presupuestos prorrogados varias veces. Con estas mimbres, España lleva varios años creciendo por encima del 2%. Ahí es nada.

Y para el sector que nos compete, el balance es bastante positivo también. Desde el punto de vista de la atracción inversora, en un contexto de elevada liquidez en el mercado y bajos tipos en toda Europa, los activos españoles, tras un lustro alcista, siguen ofreciendo el suficiente recorrido para captar dinero.

No sólo por un favorable contexto macroeconómico, que hay que explicar en relación al resto de Europa y sus problemas, sino también por las ventajosas condiciones de financiación, el comparativo de las rentabilidades poco atractivas que ofrecen otros productos financieros y el buen momento de los fundamentales del mercado. Fundamentales que, no obstante, van a acusar este próximo año el enfriamiento de la economía…

 

siga leyendo

Editorial nº 182: Ciudades y urbanismos sostenibles


Editorial nº 181: Precisión en el lenguaje


Editorial nº 180: Una vuelta al ‘cole’ complicada


Editorial nº 179: Estrés vacacional


Editorial nº 178: El test del mercado


Editorial nº 177: Reinventar el negocio


Editorial nº 176: Claridad es poder


Editorial nº 175: La prudencia pone de moda los productos alternativos


Editorial nº 174: La consolidación del sector suma y sigue


Editorial nº 173: El Tribunal Supremo, obligado a arreglar el caos hipotecario


Editorial nº 172: Pensar en el largo plazo


Editorial nº 171: Nos sobran los motivos para confiar en la Marca España


Editorial nº 170: La Administración y los promotores necesitan acercar posturas


Editorial nº 169: El alquiler pierde atractivo frente a la compra


Editorial nº 168: Cuando ser cauto es la norma de la casa


Editorial nº 167: Ciudades con alma


Editorial nº 166: Por una gestión eficiente del suelo


Editorial nº 165: Un estímulo para seguir construyendo un futuro estable


Editorial nº 164: Trabajo en equipo


Editorial nº 163: Recuperem el seny


Editorial nº 162: Diez años después, vuelven las grúas


Editorial nº 161: Los promotores puros salen a escena


Editorial nº 160: El tren de la recuperación amplía sus destinos


Editorial nº 159: ¿Lo soportará todo el parqué?


Editorial nº 158: La fortaleza del mercado inmobiliario español


Editorial nº 157: El futuro llama a la puerta


Editorial nº 156: Los cimientos están puestos


Editorial nº 155: En el punto de mira del retail internacional


Editorial nº 154: Un sector recién pintado


Editorial nº 153: La oportunidad es un bien preciado


Editorial nº 152: El riesgo


Editorial nº 151: Madrid necesita un modelo de ciudad más ágil


Editorial nº 150: La proyección internacional, una asignatura pendiente