Editorial

Ana M. Pastor, directora de El Inmobiliario mes a mes
Ana M. Pastor, directora de El Inmobiliario mes a mes

Compás de espera

A la incertidumbre que vive el negocio inmobiliario por la evolución de la pandemia de coronavirus se suman en este inicio de ‘curso’ dos hechos con una repercusión importante para el sector: el Anteproyecto de Ley de Trabajo a Distancia y la anunciada fusión CaixaBank-Bankia.

Por un lado, el mercado de oficinas está pendiente de la futura legislación sobre el teletrabajo, una normativa que se ha convertido en una realidad inexcusable para empresas y empleados.

Trabajar desde casa es una fórmula que han ido adaptando paulatinamente algunas empresas para mejorar la conciliación laboral y familiar de sus plantillas y que se ha acelerado, por pura necesidad durante esta crisis sanitaria global, por lo que no solo urge legislar al respecto sino hacerlo buscando un equilibrio que satisfaga a ambas partes, con objeto de que no penalice ni a trabajadores ni a las compañías.

Mientras en la nueva normativa se pone negro sobre blanco, algunas empresas han puesto en stand by sus búsquedas de espacio corporativo a la espera de calcular los metros cuadrados que necesitarán por la aplicación del teletrabajo, unas decisiones que marcarán las cifras de contratación del mercado de oficinas en el corto y medio plazo.

Todas las consultoras inmobiliarias insisten en que habrá metamorfosis, pero no desaparición. Hay consenso entre los expertos en señalar que el teletrabajo cambiará las oficinas, pero no supondrá el fin del trabajo presencial. Aunque también prevén que los ejemplos de éxito del teletrabajo durante el confinamiento y el miedo a que se repitan este tipo de medidas, provoquen que las empresas reduzcan su cantidad de metros…

 

siga leyendo

 

 

Editorial nº 188: No solo buenas intenciones

 

Editorial nº 187: Optimismo realista


Editorial nº 186: Tiempos de solidaridad inmobiliaria frente al coronavirus


Editorial nº 185: El coronavirus pospone el MIPIM a junio


Editorial nº 184: Veinte años no es nada


Editorial nº 183: La política enmaraña el mercado


Editorial nº 182: Ciudades y urbanismos sostenibles


Editorial nº 181: Precisión en el lenguaje


Editorial nº 180: Una vuelta al ‘cole’ complicada


Editorial nº 179: Estrés vacacional


Editorial nº 178: El test del mercado


Editorial nº 177: Reinventar el negocio


Editorial nº 176: Claridad es poder


Editorial nº 175: La prudencia pone de moda los productos alternativos


Editorial nº 174: La consolidación del sector suma y sigue


Editorial nº 173: El Tribunal Supremo, obligado a arreglar el caos hipotecario


Editorial nº 172: Pensar en el largo plazo


Editorial nº 171: Nos sobran los motivos para confiar en la Marca España


Editorial nº 170: La Administración y los promotores necesitan acercar posturas


Editorial nº 169: El alquiler pierde atractivo frente a la compra


Editorial nº 168: Cuando ser cauto es la norma de la casa


Editorial nº 167: Ciudades con alma


Editorial nº 166: Por una gestión eficiente del suelo


Editorial nº 165: Un estímulo para seguir construyendo un futuro estable


Editorial nº 164: Trabajo en equipo


Editorial nº 163: Recuperem el seny


Editorial nº 162: Diez años después, vuelven las grúas


Editorial nº 161: Los promotores puros salen a escena


Editorial nº 160: El tren de la recuperación amplía sus destinos


Editorial nº 159: ¿Lo soportará todo el parqué?


Editorial nº 158: La fortaleza del mercado inmobiliario español


Editorial nº 157: El futuro llama a la puerta


Editorial nº 156: Los cimientos están puestos


Editorial nº 155: En el punto de mira del retail internacional


Editorial nº 154: Un sector recién pintado


Editorial nº 153: La oportunidad es un bien preciado


Editorial nº 152: El riesgo


Editorial nº 151: Madrid necesita un modelo de ciudad más ágil


Editorial nº 150: La proyección internacional, una asignatura pendiente