Buenos pronósticos para la inversión inmobiliaria

editorial el inmobiliario - febrero 2021
Ana M. Pastor, directora de El Inmobiliario mes a mes
Ana M. Pastor, directora de El Inmobiliario mes a mes

Los rebrotes de la pandemia y los retrasos en la vacunación están enfriando los ánimos, pero los expertos parecen seguir confiando en que en 2021 comience la recuperación del sector inmobiliario dadas las expectativas de reactivación económica, que se unen a la condición de valor refugio del ‘ladrillo’, que se potencia habitualmente en las crisis.

Así las cosas, las previsiones que se pueden hacer estos primeros días del año no son para lanzar las campanas al vuelo. El presidente de CBRE España lo define a la perfección al hablar de “optimismo moderado” y de recuperación gradual. Adolfo Ramírez-Escudero cree que la actividad en el inmobiliario español crecerá motivada por el retorno progresivo a la normalidad en los próximos meses y el impulso que dará a la economía el avance de la vacunación entre la población. Y estima que la inversión se animará, previsiblemente en el segundo semestre, “a la par de la recuperación de la economía y según se vaya completando el plan de vacunación”. Sin embargo, este experto también recuerda que la recuperación del turismo y una efectiva utilización de los fondos europeos serán factores claves para impulsar la inversión.

Una mejoría que se verá condicionada, lógicamente, por cómo evolucione la financiación. Cushman & Wakefield, recuerda que la financiación bancaria ha sido más restrictiva en 2020 y que el crédito bancario desaceleró rápidamente a cierre del primer semestre. Y los augurios para este 2021 es que los bancos seguirán siendo muy selectivos a la hora de abrir el grifo y que primará la cautela a la hora de financiar los activos de aquellos sectores más castigados por la pandemia.

Sea como sea, hay apetito inversor. Las previsiones sobre una mejora en la inversión respecto a 2020 se basan en la constatación de que el volumen de capital buscando oportunidades sigue siendo notable, lo que demuestra que España continúa en el foco de los inversores. Savills Aguirre Newman destaca que España se mantiene como uno de los países más atractivos de Europa para invertir en real estate y que ofrece alternativas para cualquier perfil de inversor inmobiliario en 2021.

El sector es consciente de que el interés por invertir en España pervive a pesar de la situación económica y sanitaria, pero también admite que la atracción no es igual en todos los segmentos. Lo cierto es que los activos que tienen más papeletas para tirar del carro inversor en el próximo año, siguiendo la tendencia de 2020, son la logística y los proyectos de vivienda para alquilar, activos sobre los que hay menos incertidumbre sobre los ingresos que pueden generar, seguidos de cerca por hiper y supermercados, que también se han mostrado muy resistentes a los efectos provocados por el Covid-19.

Activos alternativos como residencias de estudiantes y para la tercera edad presentan, igualmente, buenas credenciales para atraer a los inversores. Lo mismo que las oficinas prime, tal y como resaltan desde la consultora JLL, que calcula que la inversión de oficinas remontará un 29% durante este año.

Por su parte, los hoteles, especialmente los vacacionales, y los centros comerciales se encuentran bajo la atenta mirada del capital, pero con un enfoque oportunista. El motivo, que pone negro sobre blanco Colliers International, es que “los inversores esperan ver descuentos en los precios de más del 20% en ambos sectores, los más afectados por la crisis” resaltando que actualmente hay “una oportunidad extraordinaria de adquirir activos únicos en estos momentos de dificultad y desplegar iniciativas ambiciosas orientadas a nuevos usos”.

 

Aquí tienes nuestra revista inmobiliaria online: