La crisis del Covid-19 aumenta el atractivo del ‘build to rent’ para las promotoras

El build to rent ha llegado para quedarse y la crisis del Covid-19 puede darle un nuevo empujón a esta fórmula de inversión en los próximos meses debido al impulso que se prevé tome el alquiler tras la pandemia.

Se estima que muchos hogares se decidirán a alquilar en lugar de comprar una vivienda, dado los problemas de empleo y las mayores dificultades para conseguir una hipoteca, lo que está provocando que las promotoras estén analizando y trabajando ya para convertir algunos de sus proyectos build to self en build to rent, dado el interés que existe por parte de los inversores, especialmente los institucionales, en este tipo de activos.

Las promotoras prefieren vender en bloque las viviendas a un inversor para acelerar los retornos

Esta es una de las claves que Samuel Población, director de Residencial y Suelo de CBRE España, ha dado hoy durante la presentación del informe “Mercado Residencial en España 2020”, durante la cual se ha puesto de manifiesto la previsión de que durante el periodo post Covid-19 se mantenga y se acelere esta tendencia previa a la crisis sanitaria, que impulsa el crecimiento del alquiler, del que ya vive el 23,9% de los hogares, según han recordado hoy los expertos de la consultora inmobiliaria.

Por ello, desde CBRE auguran un comportamiento estable de la rentabilidad bruta por alquiler en el escenario post Covid-19, principalmente por el incremento de la demanda como consecuencia del endurecimiento de la accesibilidad a la compra y el viraje de compra a alquiler tanto por parte de usuarios como de promotores/inversores

Las cifras de 2019 son elocuentes. Las operaciones de built to rent representaron el 41% de la inversión residencial en 2019, con un volumen total de 675 millones de euros para la construcción de alrededor de 3.300 viviendas destinadas al alquiler. La mayoría de estas promociones se localizan en la Comunidad de Madrid, y principalmente en zonas de nuevo desarrollo.

La inversión continúa

Mientras que el primer trimestre de 2020, el volumen de inversión residencial (incluye edificios terminados y operaciones build to rent) fue de 509 millones de euros. Y en el segundo trimestre ya se han cerrado operaciones por un valor superior a los 150 millones, tal y como resalta Samuel Población, que cita la compra por Axa de un paquete de casi 1.000 viviendas o la adquisición que ha hecho Conren Tramway de la parcela donde Hotusa construirá 108 apartamentos en alquiler en el centro de Barcelona.

Los promotores reorientarán muchos proyectos para en lugar de venderlos a usuarios venderlos a inversores, tal y como subraya el vicepresidente de CBRE España, Javier Kindelan, que apunta que “muchas promotoras se están incorporando a ese modelo de negocio y prefieren vender en bloque las viviendas para acelerar los retornos”. Pero no solo eso, puesto que hay promotoras que están virando en su modelo de negocio y están elaborado una rama patrimonial dirigida al alquiler, como Neinor y Pryconsa.

Por ello, Samuel Población prevé que, si la situación sanitaria evoluciona favorablemente, se podrían recuperar los niveles de inversión previos a la pandemia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.