Fondos de inversión y family offices se lanzan a comprar activos hoteleros

El mercado inmobiliario hotelero de nuestro país vive su “agosto” particular. Debido al impacto de la crisis del coronavirus en el sector turístico, los hoteles se han convertido en uno de los activos inmobiliarios más cotizados para fondos de inversión y family offices, tanto si se encuentran en zonas urbanas como en los principales destinos vacacionales del país.

Según datos de la consultora inmobiliaria Laborde Marcet, el producto más buscado es un hotel de a partir de 80 habitaciones, con precios que se mueven entre los 200.000 y los 600.000 euros por habitación, dependiendo de su ubicación, lo que significa que el precio total de la operación oscila entre los 15 y los 50 millones de euros.

Barcelona, Madrid, Marbella, Málaga, Palma, Bilbao o San Sebastián son las ciudades que despiertan un mayor interés en fondos de inversión y family offices, que tratan de adquirir este tipo de activos inmobiliarios a precios más competitivos que antes de la pandemia. Y es que, como explica Gerard Marcet, socio fundador de Laborde Marcet, la pandemia ha llevado al sector a “una situación de tensión financiera límite por la drástica caída del turismo, llevando a algunos propietarios a alcanzar acuerdos a precios algo más competitivos”.

Por eso, desde la consultora han aconsejado a todos sus clientes con liquidez que aprovechasen el momento y no tardasen demasiado en tomar la decisión de compra, “porque la recuperación del sector turístico será en ‘U’ y los precios podían fluctuar más pero no con caídas fuertes”, apunta Miquel Laborde, socio fundador de la compañía.

De hecho, son muchas las operaciones que se han cerrado en estos meses veraniegos. La más reciente ha sido la compra, por 18, 5 millones de euros, del hotel Tryp de Chamberí, en Madrid, por parte de la socimi All Iron. Pero entre las más importantes destacan la adquisición, por parte de Brookfield, de la cadena hotelera Selenta Group, en una operación de 440 millones de euros; o la venta de ocho hoteles de Meliá a una sociedad participada por Bankinter en una operación de 203 millones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.