El miedo al confinamiento sigue condicionando a quienes buscan vivienda

Los expertos de Instituto de Valoraciones han analizado la actividad del sector residencial y dan algunas pistas sobre cómo podría presentarse el comportamiento de la demanda de vivienda tras el verano. Sus conclusiones sobre las nuevas tendencias de quienes buscan una nueva residencia, es que estas tendencias continuarán estando condicionadas por el shock que supuso el confinamiento derivado de la pandemia del Covid-19 y el miedo a que vuelva a repetirse. Estiman que los demandantes buscarán viviendas más grandes, con habitaciones extra para teletrabajar, valorándose mucho los espacios exteriores, así como contar con una segunda residencia como válvula de escape.

Según Instituto de Valoraciones, “los jóvenes posiblemente seguirán prefiriendo el centro de las grandes urbes por facilidades de comunicación, de ocio y cercanía con su entorno. Por el contrario, las familias se decantarán por las viviendas unifamiliares en el extrarradio de las ciudades debido a su oferta de estancias más amplias, con espacios exteriores y entornos naturales”.

Habitaciones “extra”

Además, han detectado que quienes buscan vivienda consideran necesario tener más habitaciones en la vivienda habitual por el teletrabajo a largo plazo, ya que Muchas empresas han anunciado sus planes de permitir teletrabajar a los profesionales de forma permanente o parcial, y con ello, ha surgido la necesidad de contar en las viviendas con habitaciones o zonas especiales que se puedan habilitar como oficina o estudio. Tras varios meses trabajando en casa, cobra auge la importancia de separar la vida laboral con la personal y para ello, una solución es separar, en el hogar, el lugar de trabajo con el lugar de descanso. Así, las habitaciones “extra” se presentan también como una nueva demanda entre los que buscan vivienda tras el confinamiento.

Dichos expertos también prevén también que aumente el interés por las segundas residencias en zonas costeras y rurales que garanticen un lugar de “escape” y con actividades de ocio durante todo el año. Y se basan, por ejemplo, en que durante esta temporada estival, un 27,8% de las personas que tienen pensado irse de vacaciones, piensan utilizar su segunda vivienda, así lo reflejan los datos ofrecidos por el Barómetro de junio 2020 del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

Señalan que “estas residencias se presentan como la opción ideal para disfrutar de las vacaciones o del tiempo libre en una vivienda propia y cómoda que ofrezca espacios amplios y exteriores, garantizando el lugar perfecto donde relajarse, o incluso, teletrabajar”. Y ponen como ejemplo lo ocurrido en los municipios de Jaca y La Taha en las provincias de Huesca y Granada. En el primero de ellos, según fuentes municipales, aseguran que desde que terminó el estado de alarma muchos propietarios de segundas residencias han vuelto, mientras que La Taha, un pequeño municipio de 900 habitantes empadronados y 500 residentes, se ha llegado a multiplicar por cinco, superando cifras de años anteriores, según han informado fuentes municipales al diario ahora Granada.

Los expertos prevén que las operaciones tarden más en cerrarse por la situación de incertidumbre y una demanda más exigente

 Se lo pensarán más

Además, estiman que los compradores necesitarán un “mayor tiempo de negociación y en la toma de decisión a la hora de adquirir una vivienda”. Lo que argumentan en que “debido a los meses de confinamiento, muchos de los potenciales compradores de vivienda se han dado cuenta de que su hogar actual no es tan cómodo o agradable como pensaban y han detectado necesidades que antes no tenían. Ello ha condicionado su proceso de búsqueda y ha dado lugar a una demanda más exigente, en la que los compradores cuentan con una definición del producto buscado más sólida y rígida. Esto, sumado a una incertidumbre económica y laboral, prolonga en el tiempo el período de búsqueda y cierre de la operación”.

Valor refugio

Dicha incertidumbre no lleva aparejado un menor interés de la compra de vivienda como inversión que seguirá siendo considera un valor refugio. Por el contrario, Instituto de Valoraciones considera que “el interés inversor podría aumentar para evitar posibles subidas de impuestos y beneficiarse de la mejora en las condiciones de financiación”. Y augura que “ante una posible futura subida de impuestos que pueda perjudicar la rentabilidad de las inversiones, se podría pensar que aquellos que tengan la capacidad económica para invertir ahora, lo harán de cara a evitar pagar más impuestos en el futuro”.

Otro motivo, a juicio de estos expertos, para invertir en vivienda en estos momentos sería el de beneficiarse de unas condiciones de financiación más atractivas marcadas por la tendencia negativa del euribor y el interés del sector financiero por aumentar el número de operaciones y la mejora de sus márgenes.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.