Despierta el mercado residencial en Cataluña, aunque el tercer trimestre cerró con una caída de las compraventas del 24,5% interanual

La actividad inmobiliaria en Cataluña se recuperó en cierta medida durante el tercer trimestre en plena crisis del Covid-19, pero el volumen de compraventas de viviendas sigue siendo un 24,5% inferior al del mismo periodo del 2019. Esta es la principal conclusión del estudio sobre el impacto del estallido de la pandemia de coronavirus en las compraventas de vivienda en Cataluña, elaborado por la Asociación de Agentes Inmobiliarios de Catalunya (AIC) y el Colegio Oficial de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria (COAPI) de Barcelona, en el que también se destaca que los precios han mantenido una tendencia estable durante este tiempo a pesar de la pandemia.

Las compraventas de viviendas en Cataluña alcanzaron las 15.186 operaciones entre julio y septiembre, lo que supuso una subida del 17,06% sobre los datos del trimestre anterior, por la reactivación del mercado respecto al periodo abril-junio. “Esta mejora trimestral se ha producido como consecuencia del comportamiento tanto en vivienda nueva, con un aumento intertrimestral del 32,12%, como en vivienda usada, con una mejora del 14,22%”, señalan los autores del estudio.

Las compraventas de viviendas en Cataluña alcanzaron las 15.186 operaciones entre julio y septiembre, según el estudio de los API

No obstante, el repunte de la actividad en este tercer trimestre deja la comparativa interanual en negativo, ya que se realizaron un 24,4% menos operaciones que en el tercer trimestre de 2019. La caída en las compraventas de viviendas de segunda mano, que descendió un 28% en relación al mismo trimestre de 2019 hasta las 12.471 operaciones, ha tirado de este descenso. La vivienda nueva sigue una evolución anual mejor, y cerró el trimestre con un descenso interanual de solo -2,48%, y 2.715 compraventas.

En la provincia de Barcelona se registraron 9.871 transacciones, un 65% del total, seguida de Girona, con 2.296 compraventas (15,12%), Tarragona, con 2.249 operaciones (14,80%) y Lleida, con 770 transacciones de vivienda (5,08%). Todas las capitales de provincia han registrado incrementos en el número de operaciones, aunque la recuperación más vigorosa la han protegonizado Lleida (+46,19%) y Tarragona (+32,57%), por delante de Girona (+12,65%) y Barcelona (+7,99%).

El 12,12% de esas compraventas las protagonizaron extranjeros, entre los que son mayoría los compradores de nacionalidad francesa (21,65%), seguidos por chinos (7,14%) y marroquíes (7,01%). Por provincias, el peso del comprador internacional sigue siendo especialmente protagonista en Girona (27,71%), seguida de Tarragona y Lleida (ambas con un 12,26%) y Barcelona (8,37%).

Precios estables

En cuanto a la evolución de los precios, el informe de los API muestra un precio medio de una vivienda en Cataluña de 202.711 euros (2.233 euros/m²), “una cifra que afianza al alza la estabilización de este indicador”, afirman los autores. Con estos datos, el precio del metro cuadrado residencial en Cataluña apenas sube un 0,41% desde el trimestre anterior, y se incrementa un 2,54% respecto al tercer trimestre de 2019.

A nivel provincial, Barcelona sigue siendo la que registra precios más altos con una media de 2.576 euros/m², lo que supone un aumento interanual del 3,39%. Le siguen Girona, con un precio medio de 1.881 euros/m² (+1,42% interanual), Tarragona, con un precio medio de 1.384 euros/m² (+1,87% interanual); y Lleida, con un precio medio de 1.121 euros/m² (+5,25% interanual).

Por capitales de provincia, Barcelona tiene el metro cuadrado más caro, pero es la única que presenta un retroceso interanual en los precios, tras registrar un precio medio de 4.141 euros/m² durante el tercer trimestre, lo que supone una leve bajada del -0,53% interanual.

Por su parte, Girona cerró septiembre con un precio medio de 2.061 euros/m² (+10,41% interanual); Tarragona, alcanzó un precio medio de 1.370 euros/m² (+5,32% interanual); y Lleida cerró el trimestre con un precio medio de 1.201 euros/m² (+18,48% interanual).

Una de las tendencias más significativas experimentada durante el tercer trimestre es la mayor superficie de las viviendas adquiridas. Y es que la demanda inmobiliaria ya ha mostrado a raíz del confinamiento que busca viviendas más amplias, lo que ha quedado patente en las cifras del último trimestre: máximo histórico en la superficie de las viviendas transaccionadas tanto en obra nueva (101 m²) como en el mercado de segunda mano (93 m²).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.