La morosidad de la banca cerró mayo en el 4,73%, en mínimos de hace 11 años

La morosidad de la banca española volvió a caer en mayo, en pleno estado de alarma, y se situó en el 4,73%, en mínimos de hace 11 años. El dato es dos centésimas inferior al registrado en abril, mes en el que la tasa de morosidad se situó en el 4,75%. Con la caída contabilizada en mayo, son ya cuatro meses consecutivos de retrocesos.

Las razones de este descenso de la morosidad se deben, por un lado, a que el crédito concedido siguió aumentando gracias a medidas de apoyo a la economía como los avales del Instituto de Crédito Oficial (ICO).

Además, también pudieron contribuir a este descenso otras iniciativas puestas en marcha para paliar las consecuencias económicas de la pandemia del coronavirus, como las moratorias hipotecarias o de préstamos de consumo.

El número de créditos sigue subiendo y se sitúa en los 1,22 billones de euros en mayo frente a los 1,21 billones del mes de abril. Se trata de la cifra más alta desde 2018.

El volumen de dudosos aumentó en 250 millones frente al mes anterior, tras haber registrado un descenso en marzo. Por su parte, el montante de crédito repuntó un 1,4% respecto al mes precedente, incrementándose el volumen total en 17.208 millones.

Estado de alarma y morosidad

A pesar de la declaración del estado de alarma y el parón de buena parte de la economía en los momentos más duros de la crisis para frenar la expansión del virus, la morosidad no aumenta de forma inmediata por varias razones que conviene tener en cuenta.

En primer lugar las entidades no tienen que apuntar en su contabilidad como moroso un préstamo desde el impago de la primera mensualidad, sino que debe esperar a que transcurran al menos 90 días desde que el cliente deja de afrontar la cuota.

De esa forma, sólo las familias que entraran en apuros nada más comenzar la declaración del estado de alarma en marzo y entonces dejaran de pagar sus cuotas hipotecarias o de consumo, podrían estar incluidas ya en los datos del cierre de mayo, lo que no sucedería con los clientes que no empezaron a presentar problemas hasta abril.

Además, no puede pasarse por alto que el Gobierno aprobó una moratoria hipotecaria y de préstamos de consumo que el propio sector financiero amplío para que llegue a más beneficiarios y rebaja considerablemente la factura de muchas familias, que durante meses sólo pagan intereses y evitan ser considerados morosos.

Aunque la morosidad se mantiene por el momento bajo control, las entidades han seguido aumentando poco a poco sus provisiones para hacer frente al deterioro de sus créditos, hasta sumar 37.309 millones de euros a cierre de mayo, 646 millones más en un solo mes. De esa cantidad, la banca atesoraba 34.700 millones a finales de mayo, 634 millones más que en abril y, por tanto, copaban el esfuerzo del sector financiero para cubrir pérdidas crediticias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.