WIRES analiza la problemática del urbanismo en España

La compleja situación normativa y el excesivo marcvo regulatorio está en la base de la problemática del urbanismo en España. Esta es una de las conclusiones del evento “Un nuevo modelo de urbanismo, problemática del modelo actual español de planteamiento y gestión y propuestas de modificación” organizado por WIRES (Women in Real Estate Spain) en la Escuela de Arquitectura de la Universidad Politécnica de Madrid.

El evento, que ha contado con la colaboración del MDI (Master en Dirección de Empresas Inmobiliarias) y la Universidad Politécnica de Madrid así como la colaboración de Sociedad de Tasación, ha congregado a más de 200 profesionales inmobiliarios este lunes.

WIRES congregó a más de 200 profesionales del sector para analizar un nuevo modelo de urbanismo

La jornada ha contado con la ponencia de Flavio Tejada, responsable de European Cities Task Force Chair de Arup, quien expuso el caso de estudio de Kings Cross en Londres, destacando el tiempo necesario de maduración para que un proyecto de transformación urbanística llegue a cuajar. Tejada se ha referido a que los proyectos inmobiliarios deben “cocinarse al baño María”, con paciencia y con una perspectiva de colaboración entre todas las partes, sobre todo Administración e iniciativa privada.

La mesa redonda, moderada por Silvia López, socia de WIRES y directora de Fieldfisher, ha contado con la participación de Ángela de la Cruz Mera, subdirectora general de Políticas Urbanas del Ministerio de Fomento; José María Bañón, catedrático de Derecho Administrativo de la Universidad Complutense de Madrid; José María Ezquiaga, profesor titular de Urbanismo en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid; y Carolina Roca, socia de WIRES, accionista y directora de Grupo Roca Inmobiliario, además de vicepresidenta de Asprima.

Los integrantes del panel coincidieron en que hasta el momento, el urbanismo tenía un planteamiento estrictamente técnico y administrativo, que no contaba con la iniciativa privada. Sin embargo, se empieza a notar un cambio de dirección.

Colaboración público-privada

Para Carolina Roca, “las claves más importantes para que un proyecto urbanístico alga adelante son dos: la administración y la iniciativa privada. El urbanismo tiene que diseñarse para un bien social pero, sobre todo, tiene que servir para que la inversión privada pueda acometer esta inversión y salgan adelante proyectos que requieren mucho capital”.

A la importancia de este binomio Administración-iniciativa privada, Roca ha añadido que “cuando durante la pasada legislatura se estuvo trabajando en la Ley del Suelo de la Comunidad de Madrid, se crearon distintas mesas y en ninguna de ellas estaba representada la iniciativa privada. La iniciativa privada necesita poder establecer las condiciones bajo las que será capaz de hacer sus números y seguir adelante con la inversión”.

En cuanto a la controvertida Ley de Seguridad Jurídica, el panel ha coincidido en que ante un problema de gran cantidad de normativa existente, la problemática real es que se utilice la
judicialización del urbanismo como herramienta para paralizar actuaciones urbanísticas. Y una de las formas de evitar esa paralización urbanística es con la Ley de Seguridad Jurídica.

Según Ángela de la Cruz, esta ley está en revisión para que no sea una ley tan parcial. “La idea era introducir modificaciones en la Ley de Procedimiento Administrativo Común con una
idea fundamental: eliminar la doctrina jurisprudencial de que los planes urbanísticos son reglamentos. Ni la legislación urbanística tradicional española ni la actual legislación urbanística de ninguna comunidad autónoma dice en artículo alguno que un plan urbanístico sea una disposición de carácter general, sea un reglamento”.

Otra de las problemáticas que ha abordado la mesa de debate es que la complejidad del urbanismo no se queda solo en unas decisiones técnico-jurídicas, sino en la invasión de la política en el urbanismo. Carolina Roca ha afirmado que el planeamiento urbanístico es un instrumento de política de vivienda, que es lo que establece la Constitución. Y la iniciativa privada, el instrumento para realizar las políticas de vivienda. “No somos un agente especulador”, ha apuntado Roca.

Silvia López ha resumido las principales conclusiones de la jornada en cuatro puntos principales: replanteamiento de si los planes tienen que tener carácter normativo, flexibilización del procedimiento urbanístico, menor politización del sistema, e ir hacia un sistema de cooperación, con menor rigidez.

El cierre de la jornada ha recaído en Mariano Fuentes, delegado del Área de Gobierno de Desarrollo Urbano del Ayuntamiento de Madrid. Fuentes ha incidido en que la pieza fundamental del nuevo equipo de gobierno es impulsar la construcción de 15.000 viviendas en Madrid. Impulsar vs construir.

Según Fuentes, esto se va a llevar a cabo “por un lado, mediante la construcción de vivienda pública pero en segundo lugar, contando con la colaboración público-privada, actuando con el patrimonio municipal del suelo. Y entendiendo que la iniciativa privada tiene un gran problema que es la agilización urbanística y en ese caso, el Ayuntamiento tiene mucho que decir en cuanto a adecuar sus procedimientos internos y sus procesos de trabajo”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.