Noticias Vivienda

Valdecarros saca a subasta las tres primeras parcelas residenciales de vivienda libre

La Junta de Compensación de Valdecarros mantendrá abierto desde hoy y hasta el próximo 9 de mayo el plazo de inscripción de licitadores interesados en participar en las subastas electrónicas de tres parcelas residenciales de vivienda libre de este nuevo barrio madrileño.

Las tres parcelas cuentan con una superficie total de 4.795 metros cuadrados y una edificabilidad total de 17.483 metros cuadrados. El precio de partida asciende a un total de 17,4 millones de euros.

Las tres forman parte de la primera de las ocho etapas en que se desarrolla este proyecto urbanístico, el mayor de España y uno de los mayores de toda Europa. La urbanización de esa primera etapa se inició en 2021, y la edificación de los primeros inmuebles comenzará en 2025.

En sus tres primeras etapas, Valdecarros pondrá en el mercado 13.580 viviendas asequibles, de las que más de un tercio serán de titularidad pública. Las tres parcelas de la primera etapa que serán subastadas de forma electrónica el próximo mayo aportarán unas 186 viviendas asequibles de venta libre.

Las subastas electrónicas se realizarán en días sucesivos a través de una plataforma específica habilitada por la empresa de subastas electrónicas Vortal. El miércoles 17 de mayo, de 10.00 a 11.00 horas, se subastará la parcela A.25.a.2; el jueves 18 de mayo, de 10.00 a 11.00 horas, la parcela A.25.d.1, y el viernes 19 de mayo, de 10.00 a 11.00 horas, la parcela A.25.d.5.

Las tres parcelas suman una superficie de 4.795 m2 y una edificabilidad de 17.483 m2. El precio de partida total es 17,4 millones de euros

Para participar en cada una de ellas, los licitadores deberán constituir antes del 5 de mayo una garantía de un 3% del importe total de salida de la parcela. La Junta de Compensación solo subastará aquellos terrenos de su propiedad, mientras que Ayuntamiento y Comunidad realizarán sus propias subastas de vivienda sobre el suelo de su propiedad, un 36% del total.

El comienzo de las subastas electrónicas para la edificación residencial es otro hito en el desarrollo de este nuevo barrio madrileño. Hace unas semanas, la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid aprobó inicialmente la adaptación del proyecto de urbanización de Valdecarros a su ejecución en ocho etapas, y definitivamente el proyecto de expropiación de los propietarios no adheridos a la Junta de Compensación del desarrollo.

Tras las aprobaciones municipales, las inversiones totales en urbanización ascenderán hasta 1.800 millones de euros. Sumadas las de edificación, el nuevo barrio madrileño podría aportar más de 7.500 millones de euros al conjunto de la capital, y creará unos 450.000 empleos entre directos e indirectos.

En los dieciocho años previstos para el desarrollo de las ocho fases, está previsto levantar 51.000 viviendas nuevas, una tercera parte de las 150.000 previstas para todo Madrid en el mismo periodo. De esas 51.000, al menos el 55% tendrá algún tipo de protección, de manera que a medio y largo plazo el barrio será el epicentro de la vivienda asequible en la ciudad.

Valdecarros se levantará sobre una superficie de más de 19 millones de metros cuadrados, equivalentes a unos 2.600 campos de fútbol, de los que al menos un millar (unos 7 millones de metros cuadrados) estarán dedicados a zonas verdes. El barrio albergará un mínimo de 110.000 árboles, a los que deben añadirse aquellos de los parques urbanos, gracias a los cuales cualquier vivienda del distrito distará menos de doscientos metros de una zona verde.

Las tres parcelas de la primera etapa que serán subastadas de forma electrónica el próximo mayo aportarán unas 186 viviendas asequibles de venta libre

El nuevo barrio se integra con el resto de los desarrollos urbanísticos del sureste de Madrid para facilitar la movilidad en Madrid. La proximidad y rápidos accesos de Valdecarros a las grandes autovías, como la M-45, la M-31 y la M-50, ayudarán a fortalecer la movilidad transversal en la ciudad y a descongestionar sus principales entradas. También se impulsará una movilidad sostenible y ecológica, que contará desde el primer momento con 127 kilómetros de carriles ciclistas específicos.

Será un barrio para pasear y recorrer a pie en un terreno prácticamente plano en el que casi el 90% de sus calles tendrán una pendiente inferior al 3%. Para conseguir este hito tendrán que moverse 30 millones de metros cúbicos de tierra con un esfuerzo financiero adicional de 250 millones de euros.