La cuesta de enero es también la de las solicitudes de reunificación de deudas

El impacto de la cuesta de enero en la economía familiar tiene un efecto más allá del propio mes de enero y que se traduce en el mayor aumento del número de solicitudes de reunificación de deudas del año.

De este modo, durante el primer cuatrimestre se recibe el 40% de las peticiones de refinanciación, consistente en acumular diferentes créditos bajo el préstamo hipotecario. Un porcentaje que supone 6.800 solicitudes entre enero y abril, según los datos facilitados por la Agencia Negociadora.

“Sin duda, la época de Navidad supone un elevado gasto extra entre los consumidores que en enero tienen que continuar con los gastos fijos como la vivienda, los colegios o los recibos de servicios básicos. Un esfuerzo que, si no se controla evitando caer en créditos de elevado coste para financiar las compras, puede generar un efecto de bola de nieve en la economía familiar con desastrosas consecuencias de solvencia”, advierte Luis Javaloyes, consejero delegado de Agencia Negociadora de Productos Bancarios.

Durante el primer cuatrimestre se recibe el 40% de las peticiones de refinanciación, consistente en acumular diferentes créditos bajo el préstamo hipotecario

En el resto de los dos cuatrimestres del año se produce el mismo número de solicitudes, con el 30%, lo que representan unas 5.100 operaciones durante cada uno de los periodos. En total, durante el ejercicio se reciben alrededor de 17.000 peticiones de reunificación de deudas.

“Hay que tener en cuenta que el tiempo de maduración para solicitar una refinanciación no se produce de un día para otro, ni tampoco la concesión de la misma es inmediata. En promedio, el tiempo que media entre la petición y la firma de la operación es de 55 días”, precisan desde la compañía.

Proceso

El proceso pasa porque la persona afectada sea consciente de que tiene un problema de malendeudamiento y considere ponerle freno, tras varios meses con dificultades para abonar créditos. Una vez que asume dar el paso, realiza una búsqueda de información. Cuando se realiza la solicitud formal de la operación, los expertos de Agencia Negociadora valoran la misma y si el demandante cumple con los requisitos de viabilidad se presenta el expediente a las entidades bancarias que la estudiarán como una solicitud de nueva hipoteca. Es el banco quien finalmente acepta o rechaza la solicitud.

La razón por la que se abarata el coste de los créditos (personales, preconcedidos, tarjetas, revolving, rápidos o minicréditos) de forma tan elevada obedece a que se acumulan en el préstamo hipotecario, cuyos intereses son muy inferiores al resto. Los últimos datos del INE señalan que el coste medio de una hipoteca a tipo variable es del 2,17% y a tipo fijo, del 3,02%.

Por el contrario, los intereses del resto de créditos van desde el entorno del 8% TAE en el caso de personales o al consumo, hasta el 2.000% en el caso de los minicréditos, pasando por el 20% en caso de aplazamiento de compras en tarjetas de crédito y revolving.

“El mal endeudamiento es el nuevo sobreendeudamiento de las familias que consiste en formalizar créditos con un elevado coste para los titulares y que en muchas ocasiones resulta muy difícil devolver, haciendo cada vez más grande la deuda”, señala Javaloyes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.