En portada Vivienda

Colocada la primera piedra para levantar 10.793 viviendas en Valdecarros

El Ayuntamiento de Madrid y Valdecarros Madrid han colocado hoy la primera piedra de las obras de urbanización de la segunda y tercera fase de Valdecarros y sobre la que levantarán 10.793 viviendas a partir de 2025, que se sumarán a las 2.580 viviendas de la primera etapa, actualmente en urbanización.

Este nuevo barrio, que consolidará el Ensanche de Vallecas y La Gavia, es el mayor desarrollo urbanístico en marcha en todo el país. Aportará en sus ocho fases en total 51.000 viviendas, la mayor bolsa de pisos nuevos en la capital para esta década y la próxima.

Las obras de urbanización de las etapas segunda y tercera de las ocho que compondrán el nuevo barrio, fueron adjudicadas a Dragados, Acciona y Ortiz, ambas por un importe total de 124 millones de euros. En total, el presupuesto de ejecución de obras de Valdecarros asciende a 1.800 millones de euros, que se eleva hasta un total de 7.500 millones de euros al sumar las inversiones en construcción. Se crearán 450.000 puestos de trabajo.

La colocación hoy de la primera piedra de estas dos nuevas etapas fue presidida por Borja Carabante, segundo teniente de Alcalde de Madrid y delegado del Área de Gobierno de Urbanismo, Medio Ambiente y Movilidad. Intervino además Luis Roca de Togores, presidente de Valdecarros Madrid. Asistieron, entre otros, Ramón Cubián, director general de Suelo de la Comunidad de Madrid; Eusebio González Castilla, director gerente de la Agencia de Vivienda Social de la Comunidad de Madrid, y José Luis Fernández-Quejo, gerente del Ente Público Canal de Isabel II.

Por el Ayuntamiento de Madrid, Álvaro González, concejal y delegado del Área de Gobierno de Políticas de Vivienda; Macarena Ávila, jefa del Servicio de Gestión de Suelo Privado del Área de Gobierno de Urbanismo, Medio Ambiente y Movilidad, y Margarita Torres, directora general de Planificación Estratégica del Área de Gobierno de Urbanismo, Medio Ambiente y Movilidad, entre otros.

En su discurso, Carabante expresó como objetivo municipal “convertir Madrid en la mejor ciudad para invertir, trabajar o visitar. Para hacerlo posible debemos impulsar tanto el acceso a la vivienda como la regeneración urbana, las zonas verdes y la movilidad sostenible. Valdecarros es un ámbito con un altísimo porcentaje de vivienda protegida, precisamente para hacer accesible el reto que tienen en común las grandes ciudades de favorecer el acceso de los ciudadanos a la vivienda. Genera también nuevas zonas nueva verdes, apuesta por la movilidad sostenible y entiende que el espacio público también es regeneración del entorno urbano, y que por tanto ayuda a conseguir espacios más habitables, sostenibles y amigables para los ciudadanos”.

Por su parte, Roca de Togores valoró la importancia de la colaboración público-privada para articular proyectos integrales como el de Valdecarros, en el que la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid desarrollarán 21.000 de las 51.000 viviendas que se edificarán en este desarrollo. Argumentó que el nuevo barrio será capaz de incrementar la oferta, abaratar los precios y facilitar el acceso a la primera vivienda a miles de jóvenes.

Las obras de urbanización de las etapas segunda y tercera de las ocho que compondrán el nuevo barrio, fueron adjudicadas a Dragados, Acciona y Ortiz, por un importe total de 124 millones

Epicentro de la vivienda asequible

La etapa segunda de Valdecarros tiene una superficie total de 627.000 metros cuadrados sobre los que se construirán 4.608 viviendas. La tercera etapa contará con 707.000 metros cuadrados para 6.185 viviendas. Si se añaden las 2.580 viviendas de la primera etapa, cuyas obras de urbanización concluyen en el primer trimestre de 2024, las tres primeras etapas del nuevo barrio pondrán en el mercado 13.373 nuevas viviendas, de las que unas 6.500 tendrán alguna protección, lo que representa la mayor bolsa residencial en la ciudad a corto y medio plazo.

Además, la segunda etapa destinará a oficinas más de 20.000 metros cuadrados; otros 7.500 metros cuadrados para actividades terciarias, y 20.000 metros cuadrados más para dotacional privado. La tercera etapa incluirá un parque industrial de 34.000 metros cuadrados, y 30.000 metros cuadrados más en oficinas. En espacios verdes las dos etapas contarán con 360.000 metros cuadrados y se plantarán sobre ella 105.000 árboles y arbustos.

Al ser un desarrollo urbanístico que se completará esta década y la próxima, Valdecarros Madrid ha dispuesto un plan financiero, aprobado en 2022, que reserva a nombre de la Junta de Compensación todos los aprovechamientos no residenciales, así como una parte menor de los usos residenciales libres en las tres primeras etapas y de vivienda VPT en las cinco restantes.

Hasta el momento, Valdecarros ha completado dos subastas de suelos de la etapa primera, y tres de la etapa segunda. Hace unas semanas, adjudicó tres parcelas de uso residencial libre de la segunda etapa, con una edificabilidad superior a 21.000 metros cuadrados para unas 250 viviendas. Se adjudicaron por un importe total superior a los 25 millones de euros, equivalentes a un precio medio final aproximado de 1.195 euros por metro cuadrado y una revalorización del 20 % sobre los mil euros por metro cuadrado marcados como precio de salida.

La mayor afluencia de postores y el mayor importe alcanzado en esta segunda subasta certifican el creciente interés que Valdecarros está adquiriendo dentro de los desarrollos del sureste, gracias a la consolidación que aporta respecto al ensanche de Vallecas y La Gavia. Los 1.195 euros por metro cuadrado alcanzados en estas tres parcelas se han convertido, de hecho, en referencia para los distintos nuevos desarrollos del sureste.

Además, el pasado mayo se adjudicaron tres parcelas de la primera fase por un importe total de 18 millones de euros, equivalentes a un precio medio final de 1.050 euros por metro cuadrado. Los tres suelos de esa primera subasta tenían una edificabilidad de más de 17.000 metros cuadrados.

El barrio de Valdecarros ocupará 19 millones de metros cuadrados, de los que casi el 40% estarán destinados a zonas verdes. Cualquier vivienda del distrito distará menos de doscientos metros de una zona verde. Su proximidad y rápidos accesos a las grandes autovías, como la M-45, la M-31 y la M-50, ayudarán a fortalecer la movilidad transversal en la ciudad y a descongestionar sus principales entradas. Además, impulsará una movilidad sostenible y ecológica, que contará desde el primer momento con 127 kilómetros de carriles ciclistas específicos.

El barrio estará recorrido por un sistema de autobuses de tránsito rápido de alta capacidad que agilizará el transporte público y facilitará la movilidad. Será un barrio fácil de recorrer a pie en un terreno prácticamente llano. Casi el 90% de sus calles tendrán una pendiente inferior al 3%. Para conseguir este hito tendrán que moverse 30 millones de metros cúbicos de tierra con un esfuerzo financiero adicional de 250 millones de euros.

Añadir comentario

Click para añadir comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.