En portada Oficinas

Las oficinas ganan terreno al teletrabajo apostando por la flexibilidad, según CBRE

En España, las oficinas están ganando terreno al teletrabajo y se están transformando para mejorar la experiencia de los empleados. Espacios donde los puestos individuales dan paso a entornos mucho más colaborativos, innovadores y de mayor calidad, en los que las corporaciones están encontrando un aliado para atraer y fidelizar a su talento. Esta es una de las principales conclusiones del informe Tendencias CBRE en oficinas. El estudio refleja la apuesta de las corporaciones por mejorar las oficinas y atraer a los empleados, priorizando aspectos como la socialización, bienestar, colaboración y productividad.

Tras el impacto de la pandemia en la definición de los modelos de trabajo de las compañías españolas, el estudio de CBRE muestra la consolidación en España del modelo flexible con predominancia de la oficina. En concreto, los trabajadores españoles van de media casi 3 días a la semana a la oficina, frente a los 1,8 días a nivel europeo, según CBRE. A nivel global, la media también es de 1,8 días a la semana en la oficina. La mayoría de las corporaciones optan por un modelo de trabajo híbrido. Sólo un 11% se decanta por el trabajo 100% en remoto y apenas otro 10% se decanta por un modelo 100% presencial. De forma general, la ocupación se mantiene estable entre lunes y jueves, mientras que la presencialidad cae casi un 70% los viernes.

La asistencia también varía según el sector de actividad y el tamaño de las compañías. Con más de tres días a la semana en la oficina, destacan el sector público, infraestructuras o lifesciences. En el extremo opuesto, el sector de las telecomunicaciones, con 1,6 días de media. Por su parte, las compañías de menos de 2.000 empleados son las que presentan mayor asistencia (3,4 días de media a la semana en la oficina).

En Europa se va de media a la oficina 1,8 días a la semana, mientras que en España el ratio está en 2,6 días

Menos puestos individuales

Los espacios de trabajo se están transformando en lugares mucho más colaborativos e innovadores, priorizando cuatro aspectos: socialización, bienestar, colaboración y productividad. Las oficinas están dando un mayor protagonismo a las actividades colaborativas, creativas y sociales frente a las tareas administrativas e individuales.

El informe de CBRE detecta cómo se están reduciendo los puestos de trabajo individuales, dejando atrás la proporción de un puesto/empleado, que ahora es de 0,74. La tendencia actual es el hotdesking, o sillas calientes, permitiendo una forma de trabajo mucho más colaborativa y flexible. Si bien, esto no pasa en todos los sectores. El sector público es que el menos se está adaptando a esta nueva forma de trabajo. Por su parte, la superficie útil por puesto de trabajo aumenta en un 14%, hasta los 14,1 m2/puesto de trabajo.

Esto tiene su reflejo en el diseño de las oficinas. Los espacios dedicados a despachos se reducen a la mitad y se consolida el uso de espacios abiertos y de colaboración. Las salas de reuniones tradicionales también pierden peso -se reducen en un 40%- y se apuesta por zonas de encuentro informales y salas polivalentes, cuya presencia aumenta más del doble. Para atraer a los empleados, las empresas destinan más superficie a amenities -espacios comunes como terrazas, salas de descanso, coffee cornes…-. Desde 2019, ha crecido la proporción de espacios en las oficinas enfocados a la colaboración y la interacción social. En la actualidad, estas zonas representan de media un 44% del espacio total, frente al 24% de 2019.

Las corporaciones están apostando por la calidad de las oficinas mejorando y aportando valor en cada metro cuadrado contratado. Para ello, crece la inversión en tecnología y calidad de materiales. Se observa un incremento acumulado del 70% en la ratio de inversión (€/m2) con respecto a 2019. El informe de CBRE también resalta el protagonismo que están adquiriendo los espacios de trabajo flexibles, incluso en sectores, como el financiero, que hasta ahora eran ajenos a esta tendencia. Además de ser la mejor opción para aquellas corporaciones con necesidades cambiantes y una personalización continua del espacio, cada vez es más común que las empresas incluyan los espacios flexibles en sus oficinas tradicionales, apostando por combinar ambas filosofías.

La superficie media contratada en 2023 ha sido de 820 m2 frente a los 1.150 m2 de 2019, cobrando más importancia la calidad que la cantidad contratada

Menos superficie, pero de más calidad

La superficie media contratada en 2023 ha sido de 820 m2 frente a los 1.150 m2 de 2019. El número de operaciones de más de 2.500m2 se ha reducido en mayor proporción (-40%) que aquellas de menor tamaño (-25%). Si bien la tendencia es de apostar por edificios bien ubicados y con las máximas calidades, observándose un gran protagonismo de los edificios grado A. Según los datos de CBRE, la disponibilidad de espacios de mayor calidad es escasa, situándose en el 2,2% en Madrid. En aquellos edificios de Grado A en CBD la tasa de disponibilidad es aún menor, situándose en un 1,7%.

Para Alfonso Galobart, vicepresidente de CBRE España “el mercado de oficinas está en pleno proceso de transformación y optimización. Las corporaciones están invirtiendo en mejoras para atraer a los empleados de vuelta, demostrando que el espacio de oficina sigue siendo un componente imprescindible de la cultura corporativa. Aquellos edificios que no cumplan con los estándares de calidad, tecnología, flexibilidad y ESG indudablemente se quedarán atrás y dejarán de ser competitivos en el mercado”.