JLL actualiza el stock de oficinas de Madrid y Barcelona que aumenta un 16%

El mercado inmobiliario está viviendo un momento de transformación y el impacto de la tecnología. El uso del big data da paso a nuevas herramientas y servicios. En este sentido, JLL ha presentado los resultados de un trabajo de campo de más de dos años en los que se ha revisado y analizado el stock de oficinas de las dos principales ciudades españolas para este mercado: Madrid y Barcelona. Ignacio Sobrino, director de oficinas de JLL España, y Laura Caballero, directora de digital business experience de JLL España y responsable de la oficina de Barcelona, han sido los encargados de dar voz a estos datos.

«Es la primera vez en más de dos décadas que una consultora internacional emprende un proyecto de esta magnitud con el objetivo de disponer de los datos de calidad más actuales y enriquecidos del mercado de oficinas de ambas ciudades», señalan desde JLL. El proyecto forma parte de la apuesta de la consultora por la digitalización y el big data, y supone un paso definitivo en la mejora de la visión 360º de los principales mercados de oficinas en España: «Apostando por la innovación, buscamos mejorar la oferta de servicios basados en la explotación de datos inmobiliarios para una mejor toma de decisiones de los clientes«.

JLL stock oficinas

Stock de oficinas en Madrid y Barcelona

Los datos de stock actuales de oficinas en Madrid alcanzan los 2.683 edificios, con 16,8 millones de metros cuadrados en 46 zonas analizadas; mientras que en Barcelona hay 1.600 edificios activos, con 8,3 millones de metros cuadrados en 26 zonas analizadas. «Con todo este proyecto, se ha conseguido aumentar el stock en más de 1.900 activos y se ha aumentado el stock en un 16% en las dos ciudades«, aseguran desde JLL. Por ciudades, este aumento se traduce en un 33 % en Barcelona y un 9 % en Madrid.

De esta forma, se ha analizado y revisado el stock de oficinas en Madrid y Barcelona, en materia de edificios exclusivos. Esto ha supuesto 3 años de trabajo para la firma, con 3.000 km recorridos en ambas ciudades y 1.500 llamadas a propietarios. En estos edificios, además, se han verificado 4.200 fechas de construcción y 700 fechas de reforma. Asimismo, se han recogido 12.000 fotos de alta calidad, 500 vídeos y 1.600 tour virtuales.

En este proyecto se han invertido 940 horas en salidas a calle en Madrid y 635 horas en Barcelona. Se han subido a la base de datos 1.977 directorios entre las dos ciudades y se han  obtenido más de 5.000 empresas en el proceso de captación. «Hemos recorrido una a una las zonas de Barcelona de 10-12 kilómetros por zona a pie, y en coche las zonas de la periferia. En Madrid, hemos recorrido cerca de 2.000 kilómetros en todos los submercados», explican.

«Ahora sí estamos preparados para ayudar a nuestros clientes con datos de stock reales. Conocemos la edad de los edificios, quién los ocupa, la eficiencia, si necesitan reforma o si ya se han realizado, vencimientos de contratos, qué renta pagan, qué ofrece su área de competencias… Esto nos permite realizar estrategias comerciales proactivas, que aportan valor a nuestros clientes«, añaden.

Otros datos relevantes del estudio

De este análisis, además, se desprende la oportunidad de crecimiento en cuanto a estándares de calidad y sostenibilidad: «La sostenibilidad no es una opción«.  En referencia a BREEAM, solo el 2,75 % en Barcelona y el 4,75 % en Madrid de los edificios analizados cuentan con esta certificación. Pero también queda mucho por hacer en certificación LEED, ya que solo 147 de los 1.600 edificios en Barcelona y 180 de los 2.683 en Madrid están certificados por esta entidad. Sobre edificios grado A, con características demandas por los corporate, en Barcelona se observa solo un 7,9% de total; mientras que en Madrid hay un 4,6%.

También se ha podido observar que en Barcelona 15 propietarios de 209 inmuebles (1,6 millones de m2) concentran el 20% del stock; mientras que en Madrid 30 propietarios de 396 inmuebles (3,7 millones de m2) concentran el 15% del total.

El análisis excluye los edificios de oficinas que según normativa son de uso dotacional (177 inmuebles con 1 millón de metros cuadrados en Barcelona y 240 inmuebles con 2,4 millones de m2 en Madrid).

Visión del mercado

«2021 ha sido un año complicado debido a las circunstancias. Pero ahora los corporate vuelven a confiar en el mercado, algo fundamental», asegura Ignacio Sobrino. Además, aún sin fechas de cierra confirmadas, vaticina una superación de los 600.000 m2 en ambas ciudades, todavía lejos de las cifras prepandemia, que arrojaban datos en torno a los 900.000 m2.

En referencia al 4º trimestre, los datos de contratación han sido de 250.000 m2 en ambas ciudades, con un crecimiento del 92% a nivel interanual. «Hablamos de 132.000 m2 para Madrid (un 53% más respecto al trimestre anterior y un 174% más con respecto al 4T 2020). En Barcelona, 114.000 m2, un 46% de incremento con respecto al tercer trimestre», añade Sobrino.

En materia de disponibilidad, «esta ha aumentado ligeramente, provocada por la entrada en vigor de nuevo producto que hasta ahora había estado un poco parado», afirma. «Hablamos de un 9,9 % en Madrid y 8,5% en Barcelona. Estas cifras hacen referencia al stock actual pero no a la oferta futura», añade.

Las rentas se han mantenido bien durante el cuarto trimestre: «Seguimos manteniendo los 36,5 euros/m2/mes en Madrid y los 27,5 para Barcelona en zona prime». Los sectores más activos y que están impulsando la actividad son los sectores financieros, tecnológicos y servicios profesionales.

Asimismo, Ignacio Sobrino ha puesto el foco en los espacios flexibles y cómo está afectando este nuevo modelo híbrido de trabajo en las empresas. «Todavía no tienen muy claro hacia dónde va ese modelo, pero sí tenemos claro desde JLL es que los corporate van a cambiar la forma usar los espacios. Ya no van a medir el coste del metro cuadrado en función del espacio que ocupan los trabajadores. Ahora se tiene muy en cuenta la cantidad de experiencias por m2 que pueden tener los empleados en las oficinas. Y aquí estos espacios flex jugarán un papel importante«, asegura Sobrino.

Laura Caballero se muestra optimista respecto a 2022. «Los datos en 2021 ya han sido muy consistentes para la totalidad del mercado. En el caso de Barcelona se han alcanzado cifras de contratación similares a las que veíamos prepandemia. Por ello, entendemos que este año 2022, con una vuelta a la normalidad y si el COVID lo permite, será mejor», asegura. Y añade: «Muchas compañías han esperado dos años para tomar decisiones para ver si todo se normaliza. Creemos que este años saldrán al mercado y llevarán a cabo esos planes de espacios flex y de otra tipología de espacios más tradicionales. Pero tomarán decisiones en base a su estrategia inmobiliaria«. «El mundo de las oficinas está inmerso en una profunda transformación y son muchas las compañías que se están planteando cuál es el uso de sus espacios. 2022 va a ser el año de la materialización de esa estrategia«, concluye.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.