La vivienda nueva es la opción favorita del 41% de los compradores catalanes que buscan casa, según Culmia

La pandemia y el efecto del confinamiento han modificado las prioridades del comprador de vivienda en Cataluña en todas las fases del proceso. Así lo demuestran las conclusiones del informe ‘El viaje del comprador en España’ a cargo de Culmia. Elaborado por la firma demoscópica Sigmados, el análisis ofrece una radiografía actual del perfil del demandante de vivienda en nuestro país y en sus comunidades autónomas.

El informe revela que más un 40% de los catalanes reconoce estar planteándose en la actualidad un cambio de vivienda y en el que, en líneas generales, prioriza espacios más grandes, disponibilidad de terraza o jardín o incluso la posibilidad de disfrutar de una zona más tranquila.

Esta búsqueda de espacios más amplios responde principalmente al perfil medio del actual comprador de vivienda que en su mayoría, un 60,5%, cuenta con 3 o más integrantes en el hogar, seguido de las parejas, el 30,7%. Por el contrario, solo un 8,7% de las personas que actualmente se encuentra en proceso de búsqueda viven solas.  

Según los datos del informe, el 64,7% de los encuestados reconoce haber realizado alguna vez una búsqueda para adquirir vivienda y de ellos el 49% terminó adquiriéndola. En general son las personas mayores de 35 años quienes realizan más compras de viviendas, liderados por el grupo de mayores de 65 años, un 66,7%.

En su mayoría, las personas que están buscando una nueva vivienda cuentan ya con una residencia propia. Más de la mitad, 54,5%, viven en propiedad y sólo un 14% se encuentra buscando mientras reside en la vivienda familiar. Destaca en este punto el 31,5% de personas que viven actualmente en régimen de alquiler y que buscan un activo en propiedad, en línea con la actual tendencia del mercado residencial.  

¿Qué vivienda demandan los catalanes?    

La búsqueda de vivienda en la Cataluña se basa principalmente en viviendas en propiedad, sin embargo, dentro de esta categoría existe una distinción entre la búsqueda de viviendas de nueva construcción (41%) y viviendas de segunda mano (34,5%).

Por grupos de edad, puede observarse como mayores de 65 años se decantan en mayor medida por las nuevas construcciones en régimen de propiedad, al igual que el grupo de 46-64 años, aunque empatando prácticamente con la 2ª mano en propiedad. El piso es la opción más demandada, con un 54%, seguido de la casa 40,5%, el ático 24,5%, el piso en urbanización 20% y el apartamento 18,5%. Y entre sus preferencias prevalecen los espacios amplios donde las 3 habitaciones son las más solicitadas, por el 57%, seguidas de 4 o más con un seguidas de 4 o más con un 23%, y de la opción de dos habitaciones, con un 19,5%.   

Principales motivos del cambio de vivienda

La pandemia ha modificado las prioridades del perfil tipo del comprador y junto con las viviendas más espaciosas se valoran ahora otros aspectos más allá del propio interior. Entre los principales motivos que han empujado a los catalanes a iniciar la búsqueda de una vivienda, el 24% reconoce la posibilidad de poder vivir en una zona más tranquila, mientras el 22% revela que desearía contar con un espacio de terraza o jardín en su vivienda. La falta de espacio, 17,5%, la posibilidad de disponer de una vivienda de obra nueva,16,5%, o vivir en una zona mejor comunicada,13%, son los otros motivos de búsqueda.  

Sobre la localización, los potenciales compradores se muestran pocos proclives a la movilidad geográfica o los cambios que supongan grandes distancias. El 35,5% asegura que busca una vivienda en la misma ciudad e incluso el mismo barrio donde vive actualmente; un 26,5% busca vivir en la misma ciudad, pero un barrio más céntrico y, en la misma línea, un 22% querría vivir en una zona más céntrica de su misma área metropolitana.  Por el contrario, el 10,3% busca una vivienda en su misma área metropolitana pero más lejos del centro, y un 17,5% más lejos del centro en su misma ciudad. No obstante, un 13,8% busca mudarse a otra ciudad en la misma comunidad autónoma y solo un 5,4% busca cambiarse de ciudad en otra región.  

El impacto de la pandemia y el cambio de necesidades también se ve reflejado entre los aspectos que más se valoran a la hora de decidir la compra de una vivienda. Además del precio y la localización, los catalanes sitúan como tercera preferencia el disponer de una vivienda de mayor tamaño y la posibilidad de contar con una terraza privada con luminosidad. La disponibilidad de aparcamiento y trastero y convivir con unos vecinos adecuados son los otros dos grandes factores de decisión. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.