Notarios compraventa viviendas préstamos sociedades
Mercados Noticias

España concentra el 21% de los préstamos dudosos de Europa: 76.700 millones

El stock de préstamos dudosos en España sumaba en el primer semestre del año 76.700 millones de euros, un 21% del total del mercado NPL europeo. Una cifra que ha evolucionado de forma desigual desde principios de 2020, con anulaciones y anticipos trimestrales sucesivos. Sin embargo, ahora se encuentra en un nivel más alto del que cerró el año pasado: 69.700 millones de euros. Así lo confirma una nueva edición del informe sobre el mercado de préstamos dudosos (NPL), elaborado por Prime Yield, firma especializada en la valoración de activos y préstamos inmobiliarios para fondos de inversión y entidades bancarias integrada en Gloval, en el que se analiza la evolución de este mercado y las previsiones para los próximos meses.

En términos anuales, los NPL en España han evolucionado positivamente, disminuyendo un 3% desde los 78.900 millones de euros registrados en el segundo trimestre de 2022. Asimismo, en lo que va de año la tendencia es diferente, ya que ha crecido trimestralmente un 2%, el equivalente a 1.300 millones de euros, comparado con los 75.400 millones de euros del primer trimestre del año.

De este modo, nuestro país se coloca en términos de stock de créditos morosos en el segundo puesto europeo, solo por detrás de Francia que cuenta con un stock de NPL por valor de 115.500 millones de euros, según datos de la Autoridad Bancaria Europea (EBA). El pódium lo completa Italia con un stock de 43.400 millones de euros. En total, el sector bancario europeo cuenta con 361.000M€, un stock que ha registrado una caída interanual del 3%. Sin embargo, los datos recientes también muestran cierto deterioro de la calidad de los activos en términos trimestrales, ya que el stock de morosidad ha aumentado un 1% desde finales de marzo de 2023, lo que equivale a 3.900 millones de euros.

Entrando en detalle, la morosidad de los hogares representa la mayor parte de la cartera de NPL del país, ascendiendo a 45.000 millones de euros en el segundo trimestre, el equivalente al 59% de la morosidad agregada, y de los cuales 21.700 millones de euros proceden de las hipotecas. El stock de morosidad de los hogares ha crecido en los últimos 12 meses un 3% en comparación con a los 43.700 millones de euros registrados a finales del segundo trimestre de 2022. Y un 5% frente a los 43.000 millones de euros del trimestre anterior. Respecto a la morosidad debida a las hipotecas, esta ha disminuido un 5% interanual, de los 22.900 millones registrados en el segundo trimestre de 2022, aunque un crecido un 3% frente a los 21.100 millones del primer trimestre de 2023.

En cuanto a las empresas no financieras (NFC) el stock de créditos dudosos representa el 40% de la morosidad agregada, sumando un stock de morosidad de 30.900 millones de euros en el segundo trimestre de 2023. La tendencia a la baja fue más marcada, ya que este componente cayó un 11% anual, desde los 34.600 millones de euros del segundo trimestre de 2022, y un 3% trimestral, desde los 31.800 millones de euros del primer trimestre.

Las pequeñas y medianas empresas representan el 64% de la morosidad de la banca minorista, el equivalente a 19.700 millones de euros en el segundo trimestre de 2023, mientras que la deuda impagada garantizada por bienes inmuebles corporativos (CRE) corresponde a un 28%, o 8.600 millones de euros. Con una caída interanual del 9% respecto a los 21.700 millones de euros del segundo trimestre de 2022, la morosidad de las PYMEs también ha retrocedido en términos trimestrales, un 3% respecto a los 20.300 millones de euros del primer trimestre. Este movimiento a la baja fue aún más significativo en los CRE, con caídas del 13% en términos anuales, frente a los 9.900 millones de euros del 2T 2022, y del 8% en términos trimestrales frente a los 9.300 millones de euros del primer trimestre del año.

La ratio de NPL de España a junio de 2023 se mantuvo sin cambios en el 2,8%, tanto en comparación anual, como trimestral. Se trata del nivel más bajo registrado y confirma una mejora significativa de la calidad del crédito en los últimos años. Aun así, sigue siendo un punto porcentual superior a la media de Europa, un 1,8%. El comportamiento de este indicador no fue uniforme en todas las clases de morosidad. La ratio de morosidad de los hogares aumentó tanto en términos anuales, desde el 3,6% del segundo trimestre de 2022; como trimestrales, desde el 3,5% del primer trimestre de 2023, alcanzando el 3,7% a finales de junio. Y, en su subsegmento más importante, la tasa de morosidad de las hipotecas, se situó en el 2,6% en el segundo trimestre de 2023, confirmando un ligero descenso interanual de 0,1 puntos porcentuales, y un aumento trimestral de 0,1 puntos porcentuales desde el 2,5% del 1T 2023.

Por su parte, la ratio de NPL en Europa se ha mantenido estable en el 1,8% desde el segundo trimestre de 2022, y la tendencia general solo muestra algunos ajustes quirúrgicos. A pesar de las importantes mejoras en los últimos meses, Grecia sigue teniendo la tasa de morosidad más alta de Europa en el 2T, con un 4,6%, seguida de Polonia y Hungría, con un 4,4% y un 3,1% respectivamente. Portugal registra una ratio de morosidad del 3,0%, y todos los demás países sitúan este indicador por debajo de ese nivel.

En cuanto al mercado de venta de carteras morosas en España, este se ha mostrado contrario a la tendencia europea y ha manifestado un dinamismo creciente a lo largo del año, tanto en número de procesos de venta (activos y en curso) como en valor nominal agregado transaccionado. Si se estima que la venta de carteras de NPL en España en 2022 rondó los 11.000 millones de euros, la actividad de este año debería al menos igualar ese volumen y se prevé que supere los 16.000 millones de euros, aunque un resultado anual de esta magnitud depende de la conclusión de una de las mayores operaciones de los últimos años: la venta de una cartera de morosos de Axactor por valor de 6.000 millones de euros, que, de completarse, dará un fuerte impulso a los resultados anuales del mercado de morosos en España. Sin embargo, incluso si alcanza este nivel de alrededor de 16.000 millones de euros, que es una evolución muy positiva en comparación con los resultados de los últimos años, desde 2020, el mercado español seguirá cotizando por debajo de su dinámica prepandémica.

Cabe destacar que 2023 está siendo un año a dos velocidades distintas en cuanto a ventas de morosos en España. La primera mitad del año se caracterizó por una actividad más moderada, acelerándose significativamente la entrada de carteras, especialmente las de mayor tamaño, a partir de mediados de año.

Deals potenciales en el mercado NPL de España

Desde mediados de año se han puesto en marcha varios procesos de venta de carteras con un valor nominal muy elevado, entre los que destacan los proyectos Victoria (3.000 millones de euros, vendido por Sareb a Axactor) y Nebula (2.000 millones de euros, vendido por Blackstone a GCBE, empresa propiedad de Cerberus), que por sí solos tienen un valor de 5.000 millones de euros.

Sin embargo, hay que subrayar que la mayoría de las operaciones en curso se refieren esencialmente a activos no garantizados, lo que significa que el valor final de venta será relativamente bajo. La creencia de que la morosidad aumentará debido a la subida de los tipos de interés y la inflación favorece las nuevas ventas no sólo en el mercado secundario, sino también a los bancos, aunque estos últimos son más selectivos y de menor tamaño que en el pasado. Santander, CaixaBank, BBVA y Unicaja son algunos de los bancos que lideran este movimiento.

“En España se espera que las ventas crezcan este año, con la posibilidad de alcanzar los 16.000 millones de euros. El mercado español se caracteriza por el retorno de las grandes carteras al flujo de operaciones, con una fuerte actividad del mercado secundario en esta fase. En cuanto a las perspectivas, nuestro país sigue la tendencia europea, donde el deterioro de las condiciones macroeconómicas en los últimos años probablemente tendrá un impacto en el aumento de los impagos a medio plazo, lo que debería conducir a un aumento de los préstamos morosos y, por tanto, a un refuerzo de las carteras de créditos impagados a la venta en el mercado», señala Francisco Virgolino, Managing Director de Prime Yield.