El ascensor solar es una realidad

Es responsabilidad de todos hacer una buena gestión del medioambiente y las empresas tienen, en este sentido, un importante papel, por eso la política ambiental es uno de los pilares fundamentales de Otis.

Otis, la empresa líder en España y en el mundo en la fabricación, instalación y mantenimiento de ascensores, lleva años desarrollando tecnologías limpias y de bajo consumo energético, no solo aplicables a sus productos, sino también a sus procesos e instalaciones, reduciendo los residuos contaminantes, la emisión de CO2 y el consumo de agua en las actividades de fabricación, montaje y mantenimiento.

Un claro ejemplo se encuentra en su centro industrial de Leganés, que cuenta con una de las mayores instalaciones de paneles solares fotovoltaicos en edificios industriales de España; está formada por 3.600 paneles de 200W cada uno y tiene una extensión de 12.450 m2. Estos paneles producen, de modo limpio y sin emisiones contaminantes, el 60% de la energía que necesita el centro.

Un ascensor que funciona con el sol

Hace ocho años Otis lanzó al mercado el Otis Gen2 Switch Solar. Este modelo es un claro ejemplo del compromiso y determinación de la compañía por desarrollar ascensores innovadores y que no solo minimizan el consumo de energía, sino que, como en este caso, son capaces de generar su propia energía y lograr un balance energético cero, pudiendo funcionar sin conexión alguna a la red eléctrica.

Este ascensor, al estar conectado a unos paneles fotovoltaicos, utiliza energía cien por cien limpia y puede funcionar de forma autónoma, por lo que el ahorro en la factura eléctrica es del cien por cien. Su sistema de abastecimiento por energía solar se ha desarrollado íntegramente en España.

Es capaz de generar su propia energía

El Otis Gen2 Switch Solar, además de funcionar con la energía producida por los paneles solares fotovoltaicos conectados al ascensor, es capaz de generar su propia energía que almacena en su sistema de acumuladores. Esto es posible gracias a la tecnología Switch y a su drive regenerativo que utiliza el movimiento del propio ascensor para generar energía aprovechable.

En un ascensor la cabina está unida a un contrapeso a través de una polea. Cuando el contrapeso baja, la cabina sube, y cuando el contrapeso sube, la cabina baja. Si la cabina baja cargada, esta pesa más que el contrapeso, por ello baja por efecto de la gravedad, generando energía en vez de consumirla. Esto mismo ocurre cuando la cabina sube vacía; en este caso el contrapeso es más pesado y también baja por efecto de la gravedad, generando energía. Esta energía, gracias a su drive regenerativo es utilizada para recargar sus acumuladores, minimizando así el consumo de energía.

Permite olvidarse de la factura eléctrica

Además de generar su propia energía, si se conecta a unos paneles solares fotovoltaicos adecuados, estos le proporcionan toda la energía que necesita para funcionar, con lo que se eliminan totalmente las emisiones de CO2 a la atmósfera necesarias para la generación de energía eléctrica y permite un funcionamiento totalmente autónomo de la red con lo que el consumo energético proveniente de la misma es cero.

Si se produjeran periodos de tiempo prolongados sin el suficiente nivel de insolación, el Otis Gen2 Switch Solar es capaz de funcionar también con una corriente monofásica de 220V, disponible en cualquier tipo de edificación, ya que solo requiere 500W para su funcionamiento, menos de lo que requiere, por ejemplo, un horno microondas.

Con placas fotovoltaicas el ahorro en factura eléctrica es del cien por cien. Pero incluso en el caso en el que sea necesaria su conexión a la red eléctrica, el ahorro en la factura eléctrica oscila entre un 70% y un 90%, debido, no solo a la reducción en el consumo, sino a poder reducir la potencia eléctrica contratada y, por tanto, el término fijo de potencia.

Seguridad y garantía de movilidad

El Otis Gen2 Switch Solar es capaz de efectuar más de 100 viajes sin alimentación eléctrica, lo que supone varios días de funcionamiento, aunque no hubiese suficiente nivel de insolación o se produjera un corte eléctrico prolongado. Esto garantiza la movilidad de todos los usuarios, lo que es especialmente importante en el caso de usuarios con discapacidad o con movilidad reducida.

No requiere instalación de alimentación eléctrica, ya que la energía se la proporcionan las placas solares fotovoltaicas complementadas por la energía que produce el mismo ascensor, pero si el nivel de insolación no fuese suficiente o no hubiese espacio para la instalación de las placas solares y se precisase su conexión a la red eléctrica, tampoco sería necesaria una instalación específica, ya que puede funcionar con una toma de corriente monofásica de 220V como la que encontramos en cualquier enchufe. Y como solo necesita 500W de potencia, en la mayoría de los casos no será necesario contratar más potencia a la compañía eléctrica, con el importante ahorro que, como hemos visto, esto supone.

Sistema Gen2, más eficiente y seguro

El Otis Gen2 Switch Solar forma parte de la familia de ascensores Gen2, ascensores que cuentan con un sistema de cintas planas de acero recubiertas de poliuretano en lugar de los tradicionales cables de acero trenzado. Son más ligeras y tienen mayor durabilidad que los cables de acero. Su gran flexibilidad permite un radio de curvatura mucho más pequeño y, por lo tanto, la utilización de una máquina compacta sin engranajes que es un 50% más eficiente que una convencional.

Con la tecnología Gen2, dado que las cintas están recubiertas de poliuretano, se evita el efecto metal contra metal, con lo que se consigue un funcionamiento extraordinariamente silencioso. Ni las cintas, ni la máquina, con rodamientos encapsulados lubricados de por vida, precisan ser engrasados, por lo que la generación de residuos contaminantes del ascensor es cero.

El Otis Gen2 Switch Solar permite reducir de modo extraordinario el desgaste del ascensor frente a un modelo convencional. Las cintas planas de acero recubiertas de poliuretano no necesitan poleas ranuradas, reduciendo el desgaste e incrementando la durabilidad. Al utilizar una máquina sin engranajes, se reducen las partes móviles y, por tanto, se minimiza la posibilidad de incidencias. El estado de las cintas planas está monitorizado 24 horas al día, los 365 días del año gracias al dispositivo Pulse, que detecta electrónicamente cualquier anomalía. u

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.