Madrid: el próximo gran centro tecnológico de Europa

La ciudad de Madrid está recuperando el tiempo perdido y va camino de convertirse en un importante y competitivo hub de innovación para startups y empresas tecnológicas. “Con alquileres de oficinas más baratos, cuatro universidades importantes y una cultura local vibrante, Madrid está emergiendo rápidamente como un centro de nuevas tecnologías”, afirma Ben Forster, analista del sector inmobiliario cotizado de Schroders.

“Aunque Madrid ha llegado tarde a la fiesta de la tecnología, ha aprendido grandes cosas de Londres, Shenzhen y Denver. Por esta razón, creemos que, si Madrid es capaz de combinar las mejores prácticas de estos centros tecnológicos globales con su ventaja competitiva a nivel de costes y su estilo de vida genuinos, creemos que podría convertirse en el próximo gran centro de innovación de Europa”, asegura Forster, que recuerda que en 2018 se crearon en España 4.115 startups, una cifra que ya crece a un ritmo del 25% anual, según datos de Mobile World Capital (2019).

Si Madrid combina las mejores prácticas de centros tecnológicos globales con su ventaja competitiva a nivel de costes y estilo de vida, podría convertirse un gran centro de innovación

Además, el panorama parece cada vez más propicio para acercar la innovación a la capital. Hasta hace poco, Madrid carecía de una estrategia para agrupar a las empresas innovadoras, las universidades y los proveedores de capital, una fórmula promovida por ciudades líderes a nivel mundial como Londres y San Francisco.

Con el cambio en la Alcaldía de Madrid tras las elecciones de junio, el nuevo alcalde José Luis Martínez-Almeida planea crear un nuevo superhub de innovación en el Mercado Puerta de Toledo, promoviendo las industrias creativas y estableciendo una agencia de innovación público-privada. Este centro también promoverá iniciativas en torno a la sostenibilidad y el medio ambiente.

A este proyecto se suma el desarrollo urbanístico que se está impulsando en la capital, con proyectos como Madrid Nuevo Norte, que incluye la construcción de 10.500 nuevas viviendas con una inversión de 7.300 millones de euros y la previsión de 240.000 nuevos puestos de trabajo durante los próximos 25 años. La iniciativa supone uno de los mayores proyectos de construcción urbana de Europa y supondrá más de 3,3 millones de metros cuadrados para aprovechamientos comerciales y nuevas zonas verdes en la ciudad.

“Esta apuesta por impulsar el crecimiento puede recordar a aquellos años de auge que vivió la construcción en España antes de la crisis financiera de 2008. Sin embargo, al haberse recuperado más despacio que sus vecinos europeos, España posee una economía más equilibrada y unas tasas de endeudamiento en los hogares más reducidas. A medida que las economías de alrededor alcancen el pleno empleo, Madrid irá creciendo”, señala el analista de Schroders.

Fortalezas y debilidades

A juicio de Forster, si Madrid consigue reducir la cantidad de trámites burocráticos necesarios para abrir un negocio, la ciudad puede hacer valer sus fortalezas como futuro centro tecnológico. Como destaca el analista, Madrid no sólo es una capital próxim a los mercados de Europa, América Latina y el norte de África, sino que ya alberga a una de las mayores empresas de telecomunicaciones del mundo, Telefónica, junto a empresas de gran crecimiento como Google, Amazon y Cabify.

En la actualidad, en cuanto a financiación de empresas está por detrás de Londres y París, pero están surgiendo varias incubadoras y redes empresariales. “La capital española ofrece a las empresas de alto crecimiento varias opciones para que puedan trabajar de forma más flexible. Como la ciudad alberga cuatro universidades importantes, también hay graduados con talento dispuestos a aceptar nuevas oportunidades de trabajo”, expone Ben Forster.

“Los millennials verán que vivir en Madrid cuesta entre un 30% y un 50% menos que en Londres, París y Estocolmo. Con alquileres de oficinas y salarios parecidos, las empresas también encuentran que es un lugar atractivo”, apunta el analista, que tampoco pasa por alto que el estilo de vida madrileño ofrece 290 días de sol al año, junto con una abundante vida nocturna, cultura y buena gastronomía, “por no hablar de los dos principales equipos de fútbol, elementos que la convierten en un lugar atractivo para vivir”.

De cara a la inversión, el desarrollo de Madrid como centro tecnológico europeo viene acompañado de interesantes beneficios. “Las startups crearán nuevos puestos de trabajo. Un aumento del número de personas que van a trabajar a la ciudad significa que habrá una mayor demanda de espacio para oficinas; sin duda, una buena señal para los propietarios de oficinas españoles que han esperado pacientemente el regreso de un ciclo de crecimiento más sostenible”, señala Forster.

El analista del sector inmobiliario ve clara la oportunidad para la capital. “Si los líderes políticos y empresarios de Madrid pueden cumplir sus promesas de reducir las barreras administrativas a la innovación, el futuro de la ciudad parece prometedor. Esto debería ir acompañado de mayores flujos de talento y capital, como hemos visto en otras partes del mundo. Todo ello creará oportunidades para aquellos propietarios de espacios de oficinas que se encuentren situadas en lugares atractivos”, concluye.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.