Los sectores más afectados por el Covid-19 pueden tardar 4 años en recuperar la demanda

Las consecuencias del Covid-19 pueden tardar hasta cuatro años en superarse en determinados sectores del inmobiliario, más golpeados por la crisis generada por la pandemia. Esta es una de las conclusiones del informe elaborado por la filial inmobiliaria de Natixis IM, la gestora AEW, que ve “probable” que “pasen de dos a cuatro años antes de que se alcancen los picos de demanda anteriores al Covid-19 en los sectores más afectados”.

Aunque el impacto del Covid-19 es desigual, AEW prevé que el sector inmobiliario en su conjunto recupere los niveles previos a la crisis en 2022

Entre estos sectores, AEW menciona a los activos de “retail, las residencias y, en cierta medida, las oficinas”. No obstante, la gestora prevé que el sector inmobiliario en su conjunto recupere los niveles previos a la crisis del coronavirus en 2022, aunque advierte de que “si bien la recesión por el Covid-19 ha golpeado más rápidamente y con más fuerza que las recesiones anteriores, el impacto varía mucho dependiendo del sector”. Por ese motivo, prevé que “algunos tipos de activos podrían tardar el doble de tiempo en recuperar la demanda que tenían antes de la pandemia”.

Además, el Covid-19 dejará su impronta en el mercado. “El brote provocará cambios estructurales de gran alcance y el impulso a las tendencias que ya eran evidentes”, augura el informe, que destaca que “se espera que el sector de la vivienda experimente un cambio estructural” con la búsqueda de vivienda a las afueras de las grandes ciudades, ya que el confinamiento ha impulsado la búsqueda de casas más grandes con espacio exterior (terraza, jardín…), una tendencia que incluso afecta al alquiler y al colectivo de los ‘millennials’.

Amenaza para el retail

El comercio minorista está entre los más afectados por esta crisis y aunque AEW explica que muchos comercios “estaban en dificultades antes de la pandemia debido al cambio continuo hacia el comercio electrónico, y esa tendencia solo se ha acelerado”. Como consecuencia, advierte de que “no todos podrán sobrevivir a la recesión que se avecina, lo que plantea desafíos para los propietarios de activos como los centros comerciales”.

En este panorama, el informe señala como ganadores a “los retailers que han apostado por la omnicanalidad, un modelo mixto entre el comercio electrónico y la tienda física”. Para ellos, el informe prevé que incluso puedan llegar a mejorar sus resultados por el repunte que ha experimentado el e-commerce durante esta pandemia. Un dato: AEW estima que el comercio electrónico llegue a suponer el 30% de las ventas totales en EE.UU.

Este impulso del comercio electrónico tendrá impacto en el inmobiliario industrial y logístico. Por un lado, estos activos verán reducida la demanda mientras dure el brote, ya que lor retailers conforman una importante base de inquilinos industriales, “por lo que sus problemas no son una clara victoria para los almacenes”, comentan desde AEW.

Sin embargo, “el comercio electrónico brindará cierto apoyo a la demanda industrial general y cambiará el uso del espacio desde el comercio minorista tradicional al industrial a lo largo del tiempo” explica el informe, que ve en este impulso a la demana la razón por la que estos activos se convertirán en un refugio de la inversión, al igual que los centros de datos.

Oficinas y teletrabajo

Por otro lado, AEW indica que “el trabajo en remoto será un motor de cambio para el sector de las oficinas” ya que la mayoría de los empleados han demostrado que pueden ser productivos trabajando desde casa y eso “podría reducir la demanda de las oficinas en torno a un 30%”.

Sin embargo, la filial de Natixis IM advierte de que “probablemente también aumenten los requisitos de espacio por persona para garantizar un distanciamiento social adecuado”, y añade que la tendencia por establecer una mayor separación física entre los empleados “debería compensar parte del efecto del trabajo remoto en la demanda de espacio de oficinas”.

Sobre las residencias de estudiantes o de mayores, AEW señala que, aunque han sufrido un gran impacto del coronavirus, tienen “fuertes impulsores subyacentes que deberían respaldar la demanda, una vez que pase la pandemia”.

En el caso de los estudiantes, esa reactivación debería producirse a medida que las universidades retomen su actividad normal, mientras que en el caso de las residencias de mayores AEW indica que la demanda vendrá del envejecimiento de la población y de la ola demográfica de los ‘baby boomers’.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.