La inversión en viviendas en alquiler centra la atención de los inversores, según Knight Frank

La inversión en stock residencial en toda Europa creció un 13% en el primer trimestre de 2020 en comparación con los primeros meses de 2019. Además, el sector residencial supuso el 24% de toda la inversión inmobiliaria en Europa entre enero y marzo de este año (frente al 19% de 2014), según un informe de Knight Frank que analiza la tendencia ascendente del mercado de viviendas en alquiler (Private Rented Sector, PRS en inglés).

Esta tendencia al alza de la inversión en viviendas de alquiler también se está notando en España desde hace tiempo, y desde la consultora creen que las circunstancias en que nos encontramos consolidarán esta tendencia.

La inversión en residencial ha representado el 25% del total invertido en el sector inmobiliario español durante el segundo trimestre

La consultora destaca que este crecimiento contrasta con la contracción de los yields en varios mercados inmobiliarios comerciales core. “En la situación actual, el sector residencial ofrece tanto diversificación como beneficios basados en los ingresos a largo plazo”, destacan desde Knight Frank.

Build to rent: oportunidad y refugio

“En los últimos meses, ya se ha constatado una importante afluencia de capital de interés tanto nacional como extranjero en busca de oportunidades de inversión en nuestro país para carteras de vivienda en alquiler”, constata Carlos Zamora, director del Área Residencial de Knight Frank.

El Snapshot realizado por Knight Frank con los datos del primer trimestre de PRS recoge que la inversión en estos inmuebles se situó en 330 millones de euros, una cifra que se acercaría a los 600 millones de euros hasta el mes de junio. De hecho, la inversión residencial ha representado el 25% del total invertido durante el segundo trimestre, solo superada por el sector de oficinas durante este periodo.

Como explican desde Knight Frank, los inmuebles de build to rent son considerados activos defensivos desde hace mucho tiempo, puesto que se trata de un sector que está más vinculado a las tendencias demográficas que a los ciclos económicos, lo que previsiblemente mantendrá la demanda de inversión a pesar de la situación actual.

“Se están viendo ciertos cambios demográficos estructurales y en las formas de entender el estilo de vida que están favoreciendo un mayor crecimiento de las poblaciones urbanas, donde, por otro lado, la oferta de vivienda es insuficiente. Y puesto que las nuevas generaciones prefieren vivir y trabajar en grandes ciudades”, explican desde Knight Frank, cuyos expertos prevén que esta tendencia continúe.

Esto supone una oportunidad única para muchos inversores, más aún al tener en cuenta que los primeros datos indican que el residencial ha resistido mejor que otros mercados el impacto del Covid-19.

Y es que, aunque en los últimos meses la gestión y organización de los alquileres ha sido un gran reto, finalmente las tasas de renovación han aumentado –ya que los inquilinos están prefiriendo dar continuidad a los contratos- y los ingresos, en forma de cobro de alquileres, se han mantenido fuertes. En Reino Unido, por ejemplo, una encuesta realizada por Knight Frank reflejaba que los mayores inversores en PRS habían registrado niveles de cobro de los alquileres del 96% en marzo, 94% en abril y del 95% en mayo.

En la agenda de los inversores

Ya antes del Covid-19 los equipos de research de Knight Frank esperaban ver una mayor presencia de activos residenciales en las carteras de ciertos grupos inversores, para quienes podrían llegar a representar la mitad de sus inversiones inmobiliarias en la próxima década.

Otro ejemplo de la buena aceptación de este segmento es la llegada, durante los últimos años, de varios fondos europeos centrados en el sector residencial, una tendencia que, debido a la situación actual, es de prever que se acelere.

A este respecto, Stuart Osborn, Head of European Residential Investment Transaction de Knight Frank, apunta que “en los últimos tres meses fondos institucionales, así como otros inversores oportunistas, han puesto su mirada en este sector, anticipando y analizando todos los movimientos. Los precios han permanecido relativamente estables, sin mostrar grandes ajustes, por lo que esperamos ver una actividad renovada en el mercado, que aunque al principio será tentativa, irá creciendo”.

Stuart observa que “a medida que cambia el mercado laboral es probable que la flexibilidad y los servicios especializados suban puestos en el ranking de prioridades a la hora de escoger una vivienda. Esto, junto a la continua falta de oferta, la incertidumbre económica, el aumento del desempleo y un mercado hipotecario frustrado hará que el mercado de alquileres siga teniendo una gran demanda. Y esto, a su vez, apuntalará un aumento significativo en la actividad de inversión”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.