El consumo de cemento ha crecido un 17,3% durante el primer semestre del año, hasta alcanzar las 7,3 millones de toneladas, algo más de un millón de toneladas más que en el mismo período de 2020, según los últimos datos publicados en la Estadística del Cemento de Oficemen. Sin embargo, el sector cierra el ecuador del año aún por debajo (-1,4%) de los niveles de consumo prepandemia.

La buena evolución de junio, cuando se consumieron en España casi 1,4 millones de toneladas de cemento, el dato más alto para este mes desde 2011, ha ayudado a conseguir estas cifras. Esta positiva evolución, así como los indicadores económicos hacen prever a la patronal de las cementeras “un resultado para el cierre de este año más optimista del que vaticinamos en enero, al hacer balance de 2020”, ha dicho Víctor García Brosa, presidente de Oficemen.

Las exportaciones reducen su ritmo de crecimiento

Las exportaciones han moderado su ritmo de crecimiento en el acumulado del primer semestre hasta el 35,9%, 2,3 puntos porcentuales menos que el alcanzado durante los cinco primeros meses de 2021, y todo ello a pesar del crecimiento del 23,5% (con 684.266 toneladas exportadas) experimentado en junio. En el acumulado anual ya se alcanzan los 3,8 millones de toneladas y en el cómputo de los últimos 12 meses la cifra asciende a 7,1 millones de toneladas.

“Aunque celebramos la recuperación de las exportaciones, tras la caída por debajo de los seis millones en 2020, lo cierto es que, a nuestro juicio, la inestabilidad de los mercados internacionales por la incidencia de la pandemia continúa siendo el componente exógeno que marca esta evolución en positivo. Desgraciadamente, si no se toman medidas, cuando se estabilice la situación a escala internacional, los elevados costes eléctricos y de emisiones de CO2 que soporta actualmente la industria cementera española incidirán de nuevo negativamente en nuestra balanza comercial”, explica García Brosa.

A día de hoy, en la media acumulada, el precio eléctrico en nuestro país es de 64,9 €/kWh, frente a los 34,9 €/kWh de 2020, o los 57,4 €/kWh de 2019. Por otro lado, el precio de derechos de emisión de CO2 se ha duplicado en doce meses, alcanzando los 52,78 €/t de media en junio de 2021, frente a los 23,33 €/t de un año antes.