“Un total de198 edificios de oficinas tienen ya el certificado BREEAM”

Entrevista a Javier Torralba, director de BREEAM España.- 

 

El director de BREEAM España, Javier Torralba, resalta en esta entrevista que el sector de oficinas supone el 33% de las certificaciones que realizan en nuestro país, “ya que ha sido uno de los primeros sectores en apostar por la sostenibilidad junto al residencial”, y señala que hasta la fecha han obtenido este sello un total de 198 edificios.

Desde su implantación en España, en 2020 ¿cuántas oficinas han recibido la certificación BREEAM?
A nivel internacional BREEAM está muy vinculado con la certificación de oficinas y en España el porcentaje es el 33% del total de proyectos evaluados, que incluye aquellos edificios registrados que están en proceso de obtener el certificado y los que ya han finalizado el proceso, en este último caso el número total de edificios es de 198. El principal motivo por el que el número de oficinas es ligeramente mayor se debe a que las oficinas pueden evaluarse a través de dos esquemas: BREEAM Nueva Construcción, aplicable a obra nueva, y BREEAM En Uso, para aquellos edificios ya construidos con al menos dos años en funcionamiento.

Los edificios certificados permiten a los promotores solicitar precios mayores ya que garantizan al usuario una reducción de sus costes de mantenimiento

¿Cómo evoluciona el sector de oficinas en materia de sostenibilidad en España? ¿La pandemia de Covid-19 está impulsado la preocupación de promotores y empresas?
El sector de oficinas ha sido uno de los primeros en apostar por la sostenibilidad junto al residencial, ya que antes de la pandemia pasábamos el 80% de nuestro tiempo en el interior de los edificios en los que vivimos y trabajamos, y muchas empresas fueron conscientes de la necesidad de ofrecer espacios más saludables para cuidar a sus empleados y al mismo tiempo limitar su impacto en el medioambiente. Por este motivo, se incrementó la apuesta de las empresas por certificaciones de construcción sostenible que permiten aunar estos beneficios en sus instalaciones.

La pandemia ha servido para concienciar al sector de la necesidad de ser sostenibles, de manera que percibimos un renovado interés por nuestra metodología y que cada vez más empresas se interesan por la aplicación de requisitos sostenibles. Al fin y al cabo, lo que todos los analistas y estudios de mercado indican es que las compañías que no apuesten por la sostenibilidad tendrán más complicada su supervivencia.

¿Qué ventajas conlleva para un promotor que su edificio cuente con esta certificación y qué beneficios obtiene la empresa que compra o alquila el inmueble?
La primera ventaja para un promotor que certifica sus activos es que estos se van a revalorizar. Un edificio sostenible es un edificio mejor construido y, por lo tanto, de mayor calidad. Por otra parte, los inmuebles sostenibles son una inversión con un menor riesgo, ya que su ciclo de vida es mayor que el de las construcciones normativas.

En segundo lugar, certificar es una estupenda forma de posicionarte en el mercado y frente a la competencia. Que un promotor se someta voluntariamente a la evaluación de un tercero independiente es sinónimo de transparencia, compromiso con la sostenibilidad y confianza en el producto que ofrecen al mercado.

También hay que destacar que los edificios certificados cuentan con una mayor tasa de ocupación lo que permite a los promotores alquilar o vender antes estos activos. En el caso concreto del alquiler, permite solicitar unos precios mayores ya que le garantiza al usuario una reducción de sus costes de mantenimiento.

BREEAM es un certificado internacional que facilita que, en un mercado globalizado, los promotores puedan comercializar sus activos más allá del mercado nacional. Además, hay que añadir las subvenciones y ayudas existentes para construir de forma sostenible. Cada vez más entidades financieras conceden financiación o rebajas hipotecarias a promotores que demuestran que sus edificios serán sostenibles y estarán certificados. Con el beneficio añadido de que apostar por la certificación permite al promotor anticiparse a las presiones regulatorias de la UE en materia de sostenibilidad y emisiones de CO2.

Cada vez más entidades bancarias conceden financiación o rebajas hipotecarias a promotores que demuestran que sus edificios serán sostenibles y estarán certificados

Respecto a la empresa que compra o alquila unas oficinas certificadas, en primer lugar, estará garantizando un entorno saludable para sus empleados, lo que se traduce en mayor confort, mayor rendimiento y menos bajas médicas. De cara a la Responsabilidad Social Corporativa y reputación de marca, las empresas que utilizan oficinas sostenibles están trabajando desde un entorno que es menos contaminante y más respetuosos con el medioambiente.

Por último, hay que destacar una ventaja fundamental y es que las empresas que trabajan desde una oficina sostenible notan una mejoría considerable en su cuenta de resultados. Los edificios sostenibles son eficientes y como consecuencia bajan los gastos asociados a las facturas de luz y agua, que suelen ser muy elevadas independientemente del volumen de la empresa.

Exactamente, ¿qué aspectos certifica el sello BREEAM en una oficina?
Independientemente de la tipología de edificio, la metodología de BREEAM ofrece una visión exhaustiva que evalúa hasta 49 requisitos sostenibles de diez categorías distintas: Salud y Bienestar, Energía, Agua, Materiales, Gestión de obra, Residuos, Contaminación, Ecología, Transporte e Innovación.

Es importante explicar esto porque no es necesario cumplir todos los requisitos para obtener nuestro certificado y son los promotores, con la guía del Asesor BREEAM, el que decide a que requisitos optar en función del entorno, las características del edificio, etc.

Los requisitos orientados a la salud y bienestar, el rendimiento energético o el ahorro de agua suelen ser los más aplicados. Por ejemplo; instalación de luminarias LED en el edificio, priorizar la iluminación natural, accesibilidad al inmueble, buenas conexiones de transporte público, aparcamiento para bicicletas que permitan a los empleados no depender de un vehículo motorizado, instalar griferías eficientes de bajo caudal, una adecuada gestión de los residuos que se generan, utilizar materiales que cuenten con ecoetiquetas de bajo impacto ambiental, un adecuado aislamiento térmico y acústico, monitorización e instalación de sistemas que garanticen una correcta calidad del aire interior…

¿Cuáles son las empresas que más se están poniendo las pilas en este tema? ¿De qué sectores?
Respecto a las empresas que más están certificando sus activos con BREEAM en el sector oficinas hay que destacar algunas como: Colonial, Merlin Properties, Hines, Airbus, Meridia Capital, Prologis Spain y, recientemente, Mutualidad General de la Abogacía. A su vez, estas empresas alquilan o venden las oficinas a otras empresas, de multitud de sectores diferentes, por lo que es muy difícil tipificar qué empresas demandan específicamente este tipo de activos. La sostenibilidad, al fin y al cabo, afecta a todas las actividades del mercado.

Prado Urban Park es uno de los edificios de oficinas más emblemáticos que ha certificado BREEAM, en opinión de Torralba.

¿En materia de rehabilitación, ¿las reformas en marcha tienen en cuenta los parámetros de sostenibilidad?
Por supuesto, más si cabe por las nuevas normativas europeas que exigen edificios con cero emisiones para 2050. Ser sostenible no es más caro, la aplicación de muchos requisitos se abarata enormemente si se planifican en la fase de diseño del edificio. Rehabilitaciones como la que se está llevando a cabo con Breogán Park en A Coruña, que aprovecha un antiguo centro comercial abandonado, o la rehabilitación del Banco de España en San Sebastián, ponen de manifiesto que con la planificación adecuada es posible introducir parámetros de construcción sostenible y optar a certificaciones como BREEAM.

¿Cuáles son los últimos y más emblemáticos edificios de oficinas que han logrado el certificado o que lo tienen en marcha?
Por mencionar algunos de los edificios de oficinas más emblemáticos que se han certificado en España, destacamos el edificio de Prado Urban Park. También destacan la torre Realia que es uno de los inmuebles más emblemáticos de Madrid y dos edificios de su skyline como Torre Espacio y Torre Cepsa. En Barcelona se han certificado inmuebles tan reconocidos como las Torres Porta Fira o la emblemática Torre Agbar.

Entre los proyectos de oficinas que optan al certificado, podemos destacar las oficinas del Ministerio de Asuntos Exteriores o las rehabilitaciones por parte del Banco Santander de sus edificios Hernán Cortes y Paseo de Pereda en Santander.

 

Más información en nuestra revista inmobiliaria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.