Merlin Properties ya es el segundo socio de la Operación Chamartín tras comprar casi un 15% de la participación de San José

Merlin Properties ya es la segunda propietaria de la conocida popularmente como Operación Chamartín, que cambió su nombre a Madrid Nuevo Norte. La socimi ha comprado una participación del 14,46% de la sociedad promotora Distrito Castellana Norte (DCN), al grupo constructor San José por un importe de 168,89 millones de euros.

La socimi que dirige Ismael Clemente, y que está participada por el Banco Santander, logra de esta forma posicionarse en el proyecto después de que no prosperaran las negociaciones que inicialmente mantuvo con BBVA, el otro socio promotor del desarrollo, con una participación del 75%, y que reconoció a la CNMV que las negociaciones no habían prosperado.

La constructora de origen gallego, controlada por Jacinto Rey, se queda aún con un 10% del accionariado, con lo que se asegura negocio constructor futuro propio, además de mantener la posibilidad de construir para terceros, como BBVA y la propia Merlin. Ambas compañías se dispararon en bolsa al cierre del día del anuncio.

Grupo San José, controlada por Jacinto Rey, se queda aún con un 10% del accionariado, con lo que se asegura negocio constructor futuro propio, además de mantener la posibilidad de construir para terceros

La operación, cuyo pago incluye la concesión de un crédito a San José, está pendiente del derecho de retracto que el BBVA tiene sobre un acuerdo que afecte a la sociedad.

Hay que recordar además que BBVA explicaba en el comunicado remitido a la autoridad bursátil su intención “en el corto plazo de proseguir con las autorizaciones y las ampliaciones de capital que están previstas en el calendario de un proyecto que tiene un largo periodo de maduración”.

Merlin entra en la Operación Chamartín cuando esta operación ha logrado el acuerdo de todas las partes implicadas tras más de 25 años de desarrollo y negociación entre los promotores y las tres administraciones que participan en el proyecto, fundamentalmente poniendo los suelos, el Ayuntamiento de Madrid, la Comunidad de Madrid y el Ministerio de Fomento a través de Renfe y Adif.

Reversionistas

Madrid Nuevo Norte lleva asociada una inversión de unos 6.000 millones de euros y supondrá actuar sobre tres millones de metros cuadrados de terreno, a lo largo de una franja alargada de 5,6 kilómetros de longitud que atraviesa el Norte de Madrid, desde las proximidades de Plaza de Castilla hasta la M-40.

El eje del proyecto es la remodelación de la estación de Chamartín, con la construcción a realizar sobre el soterramiento de vías, y sobre las que se construirá el denominado parque central’, un espacio verde de trece hectáreas. El último bloqueo ejercitado por el Ayuntamiento de Madrid dirigido por Manuela Carmena, redefinió el diseño incorporando más zonas verdes, porcentaje de vivienda social y una menor densidad.

Y está pendiente además la negociación con los reversionistas, ahora capitaneados por el empresario murciano Trinitario Casanova, que reclaman derechos sobre sus terrenos expropiados. De hecho el grupo que dirige, Baraka, ha registrado una demanda judicial contra el BBVA y Distrito Castellana Norte, al que reclama 713 millones de euros por incumplimiento de contrato por derechos de reversión en la operación Chamartín.

Según ha detallado el grupo empresarial, la demanda solicita la apertura de juicio ordinario contra ambas entidades y que se estime íntegramente para que se condene a BBVA y a DCN, al sostener que “están obligadas contractualmente a satisfacer los derechos de reversión derivados del procedimiento expropiatorio de los recintos ferroviarios de Chamartín y Fuencarral”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.