Merlin deja en suspenso parte del dividendo y revisa sus planes de inversión por el Covid-19

El pasado miércoles, el Consejo de Administración de Merlin Properties acordó repartir entre sus accionistas un dividendo de 0,14 euros por acción, dejando en suspenso el abono de otros 0,17 euros por título, según el comunicado remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

La empresa adelantó en la publicación de resultados del 27 de febrero el abono de un total de 0,52 euros por acción con cargo a 2019, de los que había abonado ya 0,20 euros. Pero deja en el aire el abono de algo más de la mitad de ese dividendo pendiente, 0,17415 euros, abriendo la puerta a su supresión.

Merlin reducirá un 25% el sueldo al staff directivo de la socimi y revisará sus planes de inversión teniendo en cuenta «el actual entorno de prudencia y preservación de capital»

«El Consejo de Administración decidirá en cuanto al importe final a distribuir y la fecha de distribución del mismo una vez se realice una evaluación de las consecuencias que tuviera para el negocio de la compañía la situación creada por la pandemia del Covid-19, teniendo igualmente la facultad de cancelar dicha distribución si las circunstancias así lo recomendaran», indica la comunicación remitida a la CNMV.

La aprobación de este dividendo se votará en la próxima Junta General de Accionistas, que Merlin ha convocado para los próximos días 16 y 17 de junio de 2020, en primera y segunda convocatoria, con celebración previsible en segunda convocatoria, segun indican desde la socimi.

Además, Merlin ha informado que el Consejo de Administración reducirá su remuneración un 25% y se ha acordado con el consejero delegado, el director general corporativo y el resto de miembros de la alta dirección la no percepción de remuneración variable y/o plan de acciones en el ejercicio 2020.

Desde la firma aseguran que «Merlin Properties goza de una gran solvencia financiera para afrontar estos momentos difíciles». La compañía cuenta con más de 1.100 millones de euros en tesorería, sin vencimientos de deuda hasta abril de 2022 y con un nivel de endeudamiento del 40,6% a cierre de 2019. Además «existe una holgura muy amplia para el cumplimiento de los covenants financieros», apuntan desde Merlin. Esta solidez se ha visto refrendada por las dos principales agencias de rating, quienes acaban de reafirmar el rating «investment grade» de la socimi, BBB en el caso de S&P y Baa2 en el caso de Moody’s.

Planes de inversión

Por otro lado, Merlin ha analizado sus planes de inversión futuros, en concreto los denominados planes Landmark (oficinas), Flagship (centros comerciales) y Best II & III (logística), con el objetivo de identificar prioridades teniendo en cuenta «el actual entorno de prudencia y preservación de capital, separando proyectos en ejecución y con altos niveles de alquileres ya comprometidos de aquellos otros cuya ejecución se puede diferir», explica la empresa.

El conjunto de actuaciones en ejecución y generadoras de rentas en el corto plazo contemplan una inversión remanente agregada de 247,7 millones de euros a lo largo de los próximos cuatro años, de los cuales 167,4 millones se prevén desembolsar en 2020. Las rentas futuras estimadas atribuibles a estos proyectos (con un nivel de prealquileres del 65%) ascienden a 37,3 millones de euros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.