El retraso en las entregas lastra los resultados de Metrovacesa

La inmobiliaria Metrovacesa ha demorado hasta comienzos de este año la entrega de casi la mitad de las 509 viviendas de las que tenía previsto dar las llaves 2019, como consecuencia de la entrada en vigor de la Ley Hipotecaria y el retraso en la concesión de licencias de primera ocupación, según ha informado la empresa.

Así, la compañía que dirige Jorge Pérez de Leza cerró el pasado año con 289 viviendas entregadas y, por lo tanto, facturadas, y asegura que las otras 220 están siendo entregadas “al comienzo” de 2020.

Este retraso en las entregas ha tenido su impacto en los ingresos de la inmobiliaria, que cerró el año con unos ingresos de 170,1 millones de euros, de los que sólo el 37%, unos 63,2 millones de euros, corresponden al negocio residencial. Los 106,9 millones de euros restantes (63%) son ingresos por ventas de suelo.

De esta forma, Metrovacesa cerró el año en números rojos, con un resultado neto negativo de -4,5 millones de euros, frente a las pérdidas de -9,1 millones de euros del ejercicio 2018. El EBIT fue de 2,6 millones de euros en 2019.

Preventas y promoción

No obstante, la compañía ha incrementado las pre-ventas de vivienda hasta 1.511 unidades, lo que representa un incremento de un 70% frente al ejercicio 2018 y un ritmo de 4,1 ventas al día. De este modo, cierra el año con un libro de preventas acumulado de 597 millones de euros (equivalente a 2.131 unidades).

Además, durante el pasado ejercicio, Metrovacesa lanzó al mercado 2.386 unidades y inició la construcción de 34 promociones que suman 2.341 viviendas, la mayor cifra registrada por la compañía hasta ahora. De este modo, a 31 de diciembre de 2019, contaba con 136 promociones activas con un total de 7.962 unidades. De esta cifra, 92 proyectos se encuentran actualmente en fase de comercialización y 58 en construcción.

Asimismo, la compañía ha obtenido una cifra récord de licencias durante el ejercicio, alcanzando permisos de construcción para el desarrollo de 3.034 unidades.

Desde Metrovacesa también destacan la “solidez” de su situación financiera, “con el menor ratio de apalancamiento del sector (loan to value), de un 3%, lo que respalda el objetivo de Metrovacesa de mantener su apalancamiento a largo plazo por debajo del 25%”. En cuanto a la deuda neta, esta se situó a 31 de diciembre de 2019 en 78 millones de euros.

Por otro lado, la calidad de la cartera de suelo de la compañía, garantía para el desarrollo de su plan de negocio sin necesidad de realizar compras adicionales, refuerza su perfil único de generación de caja. A 31 de diciembre de 2019, la caja de Metrovacesa ascendía a 139,7 millones de euros.

La promotora se apoyará en su capacidad para combinar diferentes herramientas -promoción residencial para inversor tanto individual como institucional, ventas de suelo y desarrollos terciarios- para maximizar sus flujos de caja. De hecho, la compañía tiene previsto generar un flujo de caja libre de entre 1.100 y 1.400 millones de euros en el periodo 2020-2023.

Dividendo

Esta fuerte generación de caja de la promotora, sumada a los bajos niveles de endeudamiento anteriormente reseñados, permitirán a Metrovacesa aumentar la retribución a sus accionistas. Concretamente, la compañía ofrecerá un dividendo de al menos 70 millones de euros, que serán abonados previsiblemente en el próximo mes de mayo. La cuantía definitiva será aprobada el mes de marzo, cuando se prevé la convocatoria para la próxima Junta General de Accionistas.

Este importe implica una rentabilidad por dividendo mínima del 5% al precio actual de mercado y un incremento de más de un 40% con respecto a la retribución de 2019. Esto reafirma el compromiso de Metrovacesa de distribuir a los accionistas el 80% de la caja generada en su negocio operativo en calidad de dividendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.