El Banco de España empeora sus previsiones y pronostica una caída del PIB de entre el 9% y el 15% para este año

El Banco de España ha actualizado sus previsiones macroeconómicas para España y ha presentado un escenario más negativo que en su previsión de hace mes y medio, con caídas del PIB de entre el 9% y el 15,1% este año. En las anteriores estimaciones realizadas en abril, la caída del PIB esperado oscilaba entre el 6,6% y un 13,6%.

De esta forma, el Banco de España estima que en el segundo trimeste de este año, el conjunto de la actividad económica se ha desplomado entre el 16% y el 21,8% con respecto al primer trimestre, el momento de mayor importancia del confinamiento y la paralización de la actividad.

Tras esta etapa de fuerte declive, para el conjunto del año, la caída se situará entre el 9%, -con una recuperación del 7,7% en el 2021 y del 2,4% en el 2022-, y el 11,6%, -con una recuperación del 9,1% y del 2,1% en el 2021 y 2022, respectivamente-. En el peor de los escenarios, la caída del PIB podría ser del 15,1%, pero eso sería en el caso de que hubiera rebrotes importantes de la pandemia.

La recuperación económica en el mejor de los escenarios se completaría a finales del año 2022, si bien en los dos supuestos más negativos la recuperación del nivel previo a la pandemia no se produciría hasta el 2023.

Pérdida de empleo

El Banco de España estima que la destrucción de empleo derivada de la pandemia llevará la tasa de paro desde el 14,1% que había el año pasado, hasta porcentajes que van desde el 18,1% al 23,6% este año. Lo más preocupante es que en todos los escenarios previstos, la tasa de paro en 2022 superaría ampliamente la de finales de 2019: un 17,1% en el escenario más benigno y un 22,2% en el más negativo.

El Banco de España considera que la recesión en nuestro país será mayor que en el conjunto de la zona euro, con diferencias de en tornos a unos tres puntos, según los escenarios, aunque considera que la recuperación será más intensa. Eso se debe a que las medidas de distanciamiento social y restricciones de movilidad han sido más intensas y duraderas que en otros países comunitarios, lo que ha afectado a sectrores de peso como los servicios.

Además, el esfuerzo presupuestario para paliar los efectos de la pandemia aumentará el déficit público que este año acabará entre el 9,5% y el 11,2% del PIB. Eso se trasladará a la deuda pública, que se situará a finalo de año entre el 111,7% y el 119,3% del PIB. Ante estas cifras, el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ya hizo un llamamiento el mes pasado para retomar la senda de consolidación fiscal y de reformas estructurales acordada en el Congreso de los Diputados por el máximo consenso posible y para mantenerla durante varias legislaturas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.