En portada Vivienda

Vía Célere alcanza las 565 viviendas en comercialización en la provincia de Barcelona

Vía Célere arranca la comercialización de 56 nuevas viviendas situadas en la zona alta del barrio de Mas Rampinyo, en Barcelona. La promoción, denominada Célere Arts II, está compuesta por unidades de uno, dos, tres y cuatro dormitorios, todas ellas con terraza, trastero y plaza de garaje. Con este lanzamiento, la promotora ha alcanzado las 565 viviendas en comercialización en toda la provincia. Asimismo, Vía Célere ya supera la cifra de 600 viviendas en Cataluña, repartidas entre ocho promociones.

El conjunto residencial, distribuido en cuatro plantas, está emplazado en el entorno de Montcada i Reixarch, una localización privilegiada, al tratarse de un barrio moderno y consolidado que ofrece un gran número de oportunidades de ocio y servicios en sus proximidades, como áreas deportivas, restaurantes, colegios, comercio de proximidad, farmacias y supermercados. Asimismo, se encuentra próximo a zonas verdes como el Parque de la Llacuna, además de estar perfectamente comunicado con el centro de la capital gracias su acceso rápido a la vía C-58 y a la C-17.

Por otra parte, Célere Arts II también incluirá algunas de las principales zonas comunes disruptivas de Vía Célere, tales como una cubierta equipada con piscina, área de solárium, gimnasio, sala infantil y sala social gourmet en la planta baja del edificio, donde se podrán organizar celebraciones con amigos y familiares con todo tipo de comodidades.

Esta promoción destaca por sus instalaciones, así como por su arquitectura y la calidad de los materiales empleados. De igual forma, la promoción está diseñada con zonas de día y de noche diferenciadas para obtener una mejor iluminación y distribución del espacio con el objetivo de que los residentes puedan aprovechar al máximo las posibilidades de su vivienda. En este sentido, las terrazas ocupan un lugar destacado en Célere Arts II con motivo de su gran amplitud.

Cabe resaltar que Célere Arts II contará con una calificación energética B, que asegura una disminución de emisiones de CO2 y un significativo ahorro energético y económico para sus futuros residentes.