Una nueva vida: living

Por Javier Kindelan, vicepresidente CBRE España y Head de Living de CBRE España

Los nuevos estilos de vida y los cambios sociales, culturales y demográficos exigen una oferta inmobiliaria más dinámica, adaptiva y flexible. En este contexto, surgen nuevos productos de living con capacidad de responder a estas tendencias, que logran anticiparse y responder a estas nuevas necesidades.

Dónde vivimos y a qué llamamos hogar está en constante evolución, influenciado por el ciclo de vida, búsqueda de mayor bienestar, cambios culturales y por aspectos sociodemográficos, como puede ser la edad de emancipación, el tamaño de las familias o la necesidad de estar conectados socialmente de forma más activa con sus respectivas comunidades. La democratización del viajero en términos de accesibilidad aporta una mayor movilidad poblacional, y a su vez exige una oferta inmobiliaria más dinámica, adaptiva y flexible.

El creciente envejecimiento de nuestra población que en términos demográficos es cada vez más anciana y busca una mayor pluralidad, lo es lejos de los estereotipos habituales, disfrutando de una longevidad de mayor calidad, nivel de educación superior y recursos económicos más holgados.

La realidad es que somos más plurales, y las familias tradicionales ya no son la norma, son más pequeñas, hasta el punto de que para el 2040 se estima que el 50% de las familias no tengan hijos y el 30% de los hogares sean unipersonales. Nuestra cultura y hábitos también evolucionan reflejando un importante descenso en los niveles de ahorro familiar (-77% de descenso del ahorro entre 2000 y 2019) incrementando el consumo más hedonista, en vacaciones, salir a comer y otras actividades de ocio colectivo.

Aunque es evidente que estamos dando un paso atrás en términos de la globalización, la movilidad se ha democratizado como anticipábamos, y las fronteras son cada vez más tenues, donde estudiar o trabajar desde cualquier lugar es una realidad cada vez más relevante. Los avances tecnológicos y el efecto de la pandemia han despertado el interés de los nómadas digitales, que buscan explotar los formatos híbridos de trabajo en remoto con estilos de vida más saludables y que, unido a la mayor movilidad, influye directamente en unos ciclos de estancia cada vez más cortos.

La trayectoria vital de las personas se ha transformado, evolucionando de una forma muy lineal en el pasado con tres fases tradicionales (educación, trabajo y jubilación) a un modelo de vida circular, dinámica e interrelacionada, donde la educación y el trabajo se combinan al mismo tiempo y en el que el momento de la jubilación es más tardío. En consecuencia, los activos de living donde basamos nuestro hogar en función del estadio de nuestro ciclo de vida, deben adaptarse a las circunstancias de cada individuo, proporcionando diferentes soluciones habitacionales y experienciales, accesibles para cada etapa de la vida más cortas y diversas.

Hay productos de living con capacidad de responder a estas tendencias, que logran anticiparse y responder a estas nuevas necesidades o estilos de vida, sin embargo, la oferta residencial actual está desajustada y necesita adaptarse rápidamente, sumando los avances tecnológicos e integrando una mayor sostenibilidad energética. No es de extrañar que la oferta se dinamice e incorpore espacios sensorizados, cargados de IoT y mecanismos automatizados e interconectados. Los elevados y alarmantes costes energéticos aceleraran la adaptación del parque anticuado de viviendas para reducir su factura energética y a su vez contribuir a reducir a lo que actualmente supone el 40% de la emisión de huella de carbono en el mundo, los inmuebles. Los materiales y procesos de construcción o reforma se verán condicionados e impulsados por la nueva taxonomía y exigencias medioambientales, prolongando la longevidad de los inmuebles y adaptándose de forma más dinámica a las exigencias de los nuevos estilos de vida, tamaño de las familias o conectividad de las comunidades generacionales.

El equipo de CBRE Living cuenta con más de 75 especialistas que cubren los diversos segmentos del living, como las residencias de estudiantes, espacios de coliving, residencial en venta o alquiler, como los senior living orientados a cubrir los espacios habitacionales del ciclo de vida más longevo.

El segmento de inversión residencial (BTR y PRS) acaparó durante el primer trimestre el 84% del total invertido en living

El sector de inversión de living se ha multiplicado por cinco en Europa y por 10 en los EE. UU. en la última década, y presenta una oportunidad única de convertirse en España en el sector de referencia y de mayor volumen a futuro. Muestra de ello fueron los casi 3.000 millones de euros invertidos en living en 2021 y que aunaron el 23% del volumen total transaccionado en el sector inmobiliario. 2022 ha comenzado como un año excepcional situándose como el first asset class en el primer trimestre con una cuota de un 26% del total de la inversión con más de 4.300 millones de euros invertidos en living.

El segmento de inversión residencial (BTR y PRS) acaparó durante el primer trimestre el 84% del total invertido en living, con cerca de mil millones, destacando el gran volumen de producto BTR transaccionado que ante la falta de producto terminado y alquilado registró alrededor de 740 millones. Estas transacciones de BTR pondrán en el mercado un nuevo stock de vivienda en alquiler que hará crecer en más de un 20% hasta 2024 el parque actual de vivienda en alquiler en manos institucionales y que se sitúa a día de hoy en alrededor de 100.000 viviendas.

Equipo Living CBRE
De arriba abajo, de izquierda a derecha: Íñigo Laspiur, Javier Caro, Elena Sainz de la Peña, Carlos de la Torre, Eduardo Martín, Marta Barrado, Rafael Bou, Javier Kindelan, Ofelia Núñez, Miriam Goicoechea, Samuel Población y Stefano Somoggi de Perlac.

Por su parte, las residencias de estudiantes ocuparon el segundo puesto con cerca de 125 millones invertidos en el primer trimestre de 2022 pero que en 2021 concentró el 23% del total invertido en living. Las perspectivas de este segmento son muy favorables dada la tasa de provisión de estudiantes en España que se sitúa muy por debajo de la media europea (6,5% vs. 14%).

Los segmentos de coliving y senior living, pese a encontrarse en una fase inicial y en vías de profesionalización, ya están empezando a recoger transacciones de inversión en este comienzo de 2022 y pronostican una proyección de su oferta muy significativa fruto de esta nueva demanda. Por ponerlo en contexto, la oferta de número de camas en edificios completos de coliving se verá multiplicada por cinco en dos años pasando a contar con más de 5.000 camas profesionalizadas en 2024.

Las perspectivas en el mercado de inversión de living son favorables pero no están exentas de riesgos debido a la elevada incertidumbre geopolítica y económica, y la elevada inflación, sin embargo, el apetito inversor sigue latente y muy centrado en las rentabilidades tan atractivas que presenta este sector frente a otras opciones alternativas.

De acuerdo a nuestra Brújula inmobiliaria de CBRE, el sector residencial en 2022 se situará en mercado en expansión. Estimamos que el dinamismo de la demanda de vivienda se mantendrá con niveles cercanos a los previos a la pandemia y el precio de la vivienda mantendrá su avance (+3,6%), liderado por el incremento de la vivienda nueva.

En cuanto al mercado de suelo, ante la escasez de suelo finalista, continuaremos viendo un alto interés en suelo en gestión en las principales capitales de provincia.

La consolidación en el sector o necesidad de estructurar plataformas operativas exige de los servicios de nuestro equipo corporativo o consultoría estratégica para ayudarles a definir planes estratégicos de los diversos actores del sector. La demanda de capital y de financiación verde mantiene a nuestros especialistas a la vanguardia de la sofisticación financiera del sector, que se apoyan en los modelos predictivos del equipo econométrico, valoraciones automatizadas o vasta experiencia del equipo humano que cubre la red comercial en las más de 9 oficinas de CBRE Living. Los retos que presentan el sector del suelo urbano, que como materia prima inmobiliaria escasea en España, unida a la complejidad legislativa que los usos más dinámicos del nuevo residencial requieren, o los problemas de las cadenas de suministros y cuellos de botella productivos, exigen que las soluciones que CBRE aporte generen soluciones excepcionales de gran valor.

Podemos concluir que la forma en la que vivimos y nuestro estilo de vida condicionarán el diseño, configuración y transformación de nuestros hogares, cada vez más plurales y adaptados al ciclo de vida, donde estudiar, emanciparse, crear una familia o jubilarse se hace apalancándose en el mayor bienestar, la experiencia, la tecnología, la sostenibilidad o las preferencias de mayor conectividad o pluralidad de las personas. u

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.