Los visados de vivienda retroceden a cifras de 2016 por la pandemia y agravan el problema de acceso a la vivienda

La crisis sanitaria, social y económica provocada por la pandemia de Covid-19 ha devuelto a la construcción a cifras de visado del año 2016. La superficie visada en proyectos de ejecución de obra nueva acumula una caída del 21% entre enero y septiembre (3,5 millones de metros cuadrados menos). En número de viviendas, el impacto de la pandemia se traduce en 11.046 viviendas visadas menos que en el mismo periodo del año anterior, en el que se visaron 78.835, según datos agregados de los Colegios Oficiales de Arquitectos.

El Consejo Superior de Colegios de Arquitectos de España (CSCAE), que ha ofrecido estos datos durante la presentación del primer Barómetro de Arquitectura y Edificación (Octubre 2020), constatan también una disminución de la superficie rehabilitada residencial del 7,61%, que alcanza el 38% en el caso de la superficie rehabilitada no residencial.

La superficie visada en proyectos de ejecución de obra nueva en España acumula una caída del 21% entre enero y septiembre, unos 3,5 millones de m², según el CSCAE

Según explican desde el CSCAE, antes de la declaración del Estado de Alarma, la estadística ya mostraba una ralentización en el número de visados de vivienda y de superficie visada. “Sin embargo, el visado tocó fondo en los meses de marzo, abril, mayo y junio, coincidiendo con el confinamiento y las semanas de hibernación de la economía para contener la propagación del coronavirus. En ese trimestre, la superficie residencial visada en obra nueva se desplomó hasta el 38% y el 39,3% en mayo y junio en comparación con los mismos meses de 2019, si bien la superficie no residencial autorizada empezó a resentirse en marzo. Ese mes del 41,6% respecto al mismo mes del año anterior”, comentan.

El descenso es más ligero en la rehabilitación integral y parcial de viviendas, donde el número de inmuebles visados ha caído un 6% entre enero y septiembre, con 18.330 rehabilitaciones visadas frente a las 19.506 del mismo periodo de 2019.

La evolución de la rehabilitación ha decaído con altibajos durante los meses de confinamiento, aunque se llegó a desplomar un 48,4% en julio respecto al mismo mes de 2019. Unos altibajos que se reflejan también en los datos sobre superficie residencial y no residencial rehabilitadas.

En total, se ha registrado una caída acumulada del 7,61% en la superficie rehabilitada de carácter residencial, unos 197.101 metros cuadrados visados menos que en el mismo periodo de 2019. Pero, sin duda, los peores datos se registraron en superficie rehabilitada no residencial, donde la caída interanual acumulada es del 38% (1.418.549 metros cuadrados menos).

Evolución de la rehabilitación

Como ha explicado el presidente del CSCAE, Lluís Comerón, en el transcurso de una rueda de prensa: “Que la caída en el número de viviendas rehabilitadas haya sido inferior a la que registra la obra nueva puede llevar a pensar que pudiera ser contracíclica. Pero, en realidad, los datos de superficie rehabilitada, tanto ahora como en la pasada crisis, nos advierten de que, en tiempos de crisis como el actual, la rehabilitación no se comporta como un elemento de estabilidad en nuestro sector”.

“Si no se habilitan cuanto antes ayudas públicas, enmarcadas en un plan estratégico, la rehabilitación por sí sola no tiene capacidad para amortiguar una desaceleración en el sector”, ha subrayado Comerón.

Luis Comerón: 'Si no se habilitan cuanto antes ayudas públicas, enmarcadas en un plan estratégico, la rehabilitación por sí sola no tiene capacidad para amortiguar una desaceleración en el sector'Haz click para twittear

Los datos del CSCAE revelan que desde septiembre se registró una ligera mejoría (con un aumento del 7% en vivienda nueva visada y del 10,9%, en rehabilitación integral y parcial), aunque este organismo pide tomar estos datos con cautela, “ya que uno de los factores que ha podido influir en este incremento es la aplicación obligatoria de los cambios introducidos en el Código Técnico de la Edificación (CTE) en diciembre de 2019”, apuntan.

Consecuencias

El frenazo en la edificación, que se ha intensificado con la pandemia, puede tener consecuencias a medio plazo y dificultar el acceso a la vivienda. Comerón ha recordado que ya antes de la crisis del Covid-19 el sector estaba produciendo menos viviendas que en los años 60 del siglo pasado.

Con 67.789 viviendas visadas entre enero y septiembre, las cifras acumuladas se asemejan a las de 2016, pero quedan muy lejos de las 144.594 del año 1960, cuando empiezan a recogerse datos de visado de vivienda nueva en España.

“En 2019, se visaron la mitad de las viviendas del peor momento de la historia del visado desde que se tienen registros: el año 1984. Desde la crisis financiera, la actividad en la construcción, especialmente en rehabilitación, se encuentra muy por debajo de las tasas habituales en los países europeos que nos rodean. Ahora, es el momento de aprovechar el potencial del sector para contribuir a salir de la crisis, impulsando la necesaria transformación de nuestras viviendas, pueblos y ciudades para mejorar el bienestar de las personas y la sostenibilidad del planeta”, ha reivindicado Comerón, que ha apostado por la rehabilitación, la regeneración y renovación urbanas y la construcción de obra nueva allí donde sea preciso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.