En portada Vivienda

Los promotores del macroproyecto la Térmica, en Málaga, prevén empezar las obras en el segundo trimestre

El Ayuntamiento de Málaga, tras seis años de proceso administrativo urbanístico, ha dado finalmente luz verde a la transformación de los suelos de La Térmica, restando como último trámite la ratificación del proyecto de reparcelación por parte de la Gerencia Municipal de Urbanismo.

Una vez completados los trámites, la previsión de los promotores del proyecto es que las obras de urbanización puedan comenzar en el segundo trimestre del año, al igual que la edificación de la primera promoción residencial, cuyo plazo de ejecución se estima en cuatro años.

“La Térmica” es uno de los desarrollos más emblemáticos y relevantes de la costa de Andalucía con una superficie de 116.000 metros cuadrados, donde se levantarán 870 viviendas, incluyendo 273 de protección oficial, comercios, oficinas, un hotel, así como instalaciones públicas y zonas verdes,

«La Térmica» tiene una superficie total de casi 116.000m², que se destinarán a múltiples usos, entre ellos la construcción de 870 viviendas, privadas y de protección oficial, una zona comercial, oficinas, un hotel, así como zonas públicas y espacios verdes. De hecho, estos dos últimos aspectos serán uno de los elementos diferenciales del proyecto, ya que «La Térmica» superará el ratio exigido por el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) y destinará para espacios libres de edificación y uso público, alrededor del 80% de la superficie bruta del sector – 82.890 m² -, incluyendo una nueva zona de atracciones en el paseo marítimo al servicio de todos los ciudadanos.

La colaboración público-privada que ha impulsado este proyecto pretende convertir a “La Térmica” en un punto de encuentro no sólo para los habitantes de la zona sino para todos los malagueños y es un ejemplo representativo del cambio que está experimentando la ciudad hacia un modelo urbanístico moderno, sostenible y digitalizado. Para ello, se regenerará una zona tradicionalmente industrial y se adaptará a las necesidades demográficas y económicas de la zona mientras se impulsa la sostenibilidad del ámbito y se incorporan criterios ESG.

Para lograrlo, los edificios de «La Térmica» buscarán la integración y el respeto al medio ambiente a través de la distribución de las fachadas y el uso del color blanco para aprovechar el poder termorregulador del mar en la aclimatación de los edificios, reduciendo así también su consumo energético, limitando significativamente las emisiones de CO2. Además, el diseño redondeado de las fachadas reducirá el impacto del viento, facilitando la vida de los futuros residentes. Por otro lado, es compromiso de los promotores que todos los edificios cuenten con el máximo estándar en certificación de eficiencia energética, igualando o superando las tendencias actuales en Europa.

Además, con el desarrollo de la construcción de «La Térmica», se estima que se crearán alrededor de 1.500 puestos de trabajo, directos e indirectos, además de una importante actividad económica y social. Asimismo, una vez finalizada la construcción, las instalaciones de este nuevo barrio permitirán la creación de 600 nuevos puestos de trabajo.