Los datos fiables y completos, la piedra angular para legislar en materia de arrendamientos

Por Carlos Gómez, director del área Gloval Analytics.-

 

La cercanía de la próxima llamada a las urnas vuelve a poner sobre la palestra alguno de los temas recurrentes en cada una de las recientes y múltiples convocatorias de elecciones. Uno de estos temas recurrentes se centra en el sector inmobiliario y más concretamente en el mercado del alquiler de vivienda.

Se ha hablado largo y tendido en los últimos meses sobre la situación de este mercado, llegándose incluso a tratar de legislar al respecto sin contar con los datos necesarios para tener una idea clara de la situación del alquiler y las posibles consecuencias de tales legislaciones. La derogación del decreto sobre vivienda y alquiler pone de manifiesto el desconocimiento de datos concretos al revelar la falta de consenso que existe en la clase política cuando se trata de incidir en materia de arrendamientos.

No existe una fuente oficial de precios del alquiler como sí ocurre con los datos de compraventa de viviendas

En esta campaña electoral hemos vuelto a oír propuestas diferentes basadas en visiones no siempre coherentes del mercado inmobiliario. Solo podrá haber un consenso en materia de arrendamiento cuando se convenga cuál es la realidad del mercado a partir de datos fiables y completos.

Uno de los principales escollos a la hora de disponer de estos datos con carácter general, calidad adecuada y suficiente profundidad es que no existe una fuente oficial de precios del alquiler como sí ocurre con los datos de compraventa de viviendas.

Además, al igual que pasa con el mercado de compra-venta, el mercado del alquiler es un mercado altamente fragmentado con múltiples intervinientes que acaparan una parte ínfima del mercado total, por lo que la información está distribuida localmente sin que se pueda tener un acceso centralizado.

Por parte pública, la información la acaparan los ayuntamientos y hay tanta disparidad en su tratamiento como homogeneidad en su falta de iniciativas de concentración del dato. En la faceta privada una parte del dato está distribuido por los cientos de inmobiliarias y portales inmobiliarios online.

Alquiler y acceso a una vivienda

Aun así, hay diversos datos que nos hablan de la tensión que sufre el mercado del alquiler en algunas zonas, y cómo esto afecta a la posibilidad de acceso a una vivienda, ya que en algunos casos el esfuerzo de alquiler puede suponer más del 30% aconsejado para no poner en riesgo la estabilidad de la economía familiar.

El estudio “Perspectivas del mercado de la vivienda” realizado por el profesor Josep Oliver, catedrático de Economía Aplicada de la UAB, y la inmobiliaria Anticipa prevé en Madrid rentas para 2020 superiores a cualquier dato histórico y en tres comunidades (Madrid, Cataluña y Canarias) el esfuerzo de las familias rebasará el 40% de sus ingresos.

Han vuelto a aparecer propuestas durante esta campaña para que los ayuntamientos puedan imponer límites en el precio del alquiler. Para que esta u otras soluciones puedan tener un impacto real es necesario disponer de datos reales y correctos para determinar qué es un mercado tensionado, cuál es la razón de que lo esté, cuándo un precio es especulativo y cuándo no. Es decir, es necesario dotar de transparencia al mercado inmobiliario en general, y al del alquiler en particular.

En esa línea están trabajando diferentes actores del sector y Gloval, como empresa de valoración líder, ha desarrollado, entre otros indicadores basados en el uso de Big Data e inteligencia artificial sobre su ingente cantidad de datos, un nuevo índice del estado de tensión del mercado del alquiler a nivel de micromercado y que está disponible online en la web de Gloval.

Esperemos que este índice, junto con otras informaciones de diferentes actores del sector que están surgiendo, ayude a tener una idea más clara del estado de cada micromercado y poder tomar mejores decisiones, tanto políticas como particulares.

La transparencia en el sector y el acceso a la información no debe ser cosa del futuro, debe ser una realidad ya mismo puesto que no hay impedimentos tecnológicos para ello, solo humanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.