Las ejecuciones hipotecarias sobre viviendas habituales repuntan un 37% en 2020

El número de ejecuciones hipotecarias sobre viviendas habituales se situó en 7.367 en 2020, cifra que es la más elevada desde 2017 y que supone un incremento del 37,4% respecto a 2019, su mayor repunte anual desde el inicio de la serie, en 2014, según la estadística de ejecuciones hipotecarias publicada este lunes por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Con este ascenso, las ejecuciones hipotecarias sobre viviendas habituales rompen además con cinco años de retrocesos después de que en 2019, 2018, 2017, 2016 y 2015 bajaran un 19%, un 39,8%, un 48,3%, un 30,3% y un 12,6%, respectivamente.

El número de ejecuciones hipotecarias sobre viviendas habituales se situó en 7.367 en 2020, la cifra más elevada desde 2017

Sólo en el cuarto trimestre de 2020 se registraron 3.018 ejecuciones hipotecarias sobre viviendas habituales, un 67,3% más que en el trimestre anterior, y más del doble que en el cuarto trimestre de 2019.

Vivienda usada y vivienda nueva

Del total de ejecuciones hipotecarias sobre viviendas registradas el año pasado, 15.791 afectaron a viviendas usadas, con un descenso anual del 25%. Por contra, las ejecuciones sobre viviendas nuevas retrocedieron un 51,6%, hasta sumar 3.112.

La estadística revela además que el 21,5% de las ejecuciones hipotecarias iniciadas sobre viviendas en 2020 corresponde a hipotecas constituidas en 2007, el 13,3% a hipotecas suscritas en 2006 y el 13,2% a hipotecas firmadas en 2008.

Por comunidades autónomas, Comunidad Valenciana lideró las ejecuciones sobre viviendas el año pasado, con un total de 4.643, seguida de Andalucía (3.538) y Cataluña (3.492). En el lado opuesto se situaron Navarra (61), País Vasco (102) y La Rioja (148).

Influencia de la pandemia

El objetivo principal de esta estadística es ofrecer trimestralmente el número de certicaciones de ejecuciones hipotecarias iniciadas e inscritas en los Registros de la Propiedad durante el trimestre de referencia. Estadística recuerda que no todas las ejecuciones de hipoteca terminan con el lanzamiento (desahucio) de sus propietarios y señala que la crisis provocada por el Covid-19 hizo que la evolución del número de inscripciones de certicaciones por ejecuciones hipotecarias fuera distinta en los diferentes periodos del año.

Así, durante el confinamiento, la atención diaria al público en los Registros de la Propiedad se realizó exclusivamente mediante correo electrónico o por vía telefónica, lo que causó una «disminución importante» del número de inscripciones de certicaciones por ejecuciones hipotecarias en los registros sobre viviendas, registrándose el mayor descenso en tasa anual en el segundo trimestre (-64,3%).

Con la desescalada y la llegada de la ‘nueva normalidad’ se observó «una progresiva recuperación» del número de inscripciones de certicaciones por ejecuciones hipotecarias.

En conjunto, bajan las ejecuciones hipotecarias

En 2020 se iniciaron 34.750 ejecuciones hipotecarias, un 38,8% menos que en 2019. De ellas, 33.156 afectaron a fincas urbanas (donde se incluyen las viviendas) y 1.594 a fincas rústicas. Las ejecuciones hipotecarias sobre fincas urbanas bajaron un 38,6% en relación a 2019.

Dentro de las fincas urbanas, 18.903 ejecuciones correspondieron a viviendas, un 31,2% menos que en 2019, y de ellas 9.407 eran ejecuciones sobre viviendas de personas físicas, cifra un 27,4% superior a la de 2019.

Por su parte, las ejecuciones hipotecarias sobre viviendas de personas júridicas disminuyeron un 52,8% en el año, hasta las 9.496, mientras que las realizadas sobre solares cayeron un 62,2% en el año del Covid y totalizaron 1.242.

Asimismo, las ejecuciones hipotecarias sobre locales, garajes, ocinas, trasteros, naves, edicios destinados a viviendas, otros edificios y aprovechamientos urbanísticos sumaron 13.011 en 2020, un 44,1% menos que en 2019.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.