Las 17 viviendas de lujo del palacete de Tirso de Molina 8 se ponen a la venta

Knight Frank inicia hoy la comercialización de uno de los proyectos residenciales más exclusivos del año: Palacio Tirso de Molina, ubicado en la Plaza Tirso de Molina número 8. Se trata de una promoción única, en uno de los barrios más céntricos de Madrid y propiedad de 1810 Capital Investments.

Construido en el siglo S.XVII (se tienen registros de su construcción entre 1650 y 1670), el Palacio Tirso de Molina ha sido íntegramente rehabilitado respetando en su fachada la geometría original y los elementos decorativos en un proyecto desarrollado por Touza Arquitectos. Y el resultado son 17 viviendas de hasta 11 tipologías distintas y de entre 97 y 206 m2, con uno y dos dormitorios, y distribuciones diferentes. Cuyos precios van desde los 510.000 euros al 1.060.000 euros del único ático disponible.

Las viviendas gozan de una situación privilegiada en el entorno de los barrios más céntricos y castizos de Madrid como Lavapiés, La Latina, Embajadores o el barrio de Las Letras, y a escasos metros de la Puerta del Sol. Una zona que está viviendo una época de esplendor por su gran oferta cultural, gastronómica, comercial, de ocio y entretenimiento.

Construido en el siglo S.XVI, el inmueble ha sido íntegramente rehabilitado respetando en su fachada la geometría original

Sus balcones, con las contraventanas en madera, miran a la plaza peatonal dedicada al dramaturgo que le da nombre. Aquí, en su número 8, se encuentra el único edificio de condición “casa-palacio” de la plaza. Una singularidad que, como explica el arquitecto Julio Touza, se ha puesto en valor durante los trabajos de rehabilitación, “poniendo en valor la gran entrada y su portal, su espectacular escalera central, el patio, las amplias alturas.

El proyecto ha ido encaminado a hacer compatible estos valores originales singulares con las necesidades de un moderno edificio residencial. Por eso, se han eliminado todos los impactos negativos que estos edificios sufren durante su vida, como un torreón añadido, no original, que se ha reducido y transformado en un singular cuerpo acristalado a modo de mirador de la ciudad, una joya secreta en su planta dúplex”, añade el arquitecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.