La inversión en residencial podría crecer hasta el 25% en 2021, por el empuje del ‘build to rent’

El build to rent sigue espoleando la inversión en residencial. De hecho, si se mantienen las previsiones macroeconómicas de recuperación, en 2021 se podría producir un incremento de entre el 15% y el 25% de las cifras de inversión en este segmento, impulsado por la promoción destinada al alquiler, según un informe sobre tendencias elaborado por Gesvalt.

Este estudio, realizado por el departamento de Research de la compañía, prevé una recuperación paulatina de la confianza en el mercado residencial español, “tras haber demostrado ser uno de los más sólidos de todo el tejido empresarial”, señalan desde Gesvalt.

Gesvalt prevé una caída de los precios de la vivienda durante 2021 similar a la del año anterior, aunque será más acusada en la segunda mano

Sin embargo, el informe también prevé una reducción de precios, similar a la registradas en los últimos meses de 2020. En el último trimestre del 2020 los precios de la vivienda sufrieron un ajuste del 1,1% interanual y el metro cuadrado cerró el pasado ejercicio a un precio de 1.391 euros/m² a nivel nacional, según datos de Gesvalt. “Esta bajada será más moderada en los grandes núcleos urbanos, donde la demanda de vivienda es mayor y donde se espera una recuperación más ágil”, desde la consultora.

De la misma forma, Gesvalt apunta que “el descenso de los precios será menos pronunciado en el alquiler que en la compraventa, ante la posible disminución del poder adquisitivo de los españoles, a raíz de la crisis económica, podría reducir la capacidad de adquirir una vivienda en propiedad, impulsando la demanda de contratos de arrendamiento”. Esta circunstancia, como apuntan desde la consultora, también podría conceder más importancia a los proyectos de build to rent, que se reactivarán con fuerza en 2021.

Compraventa de viviendas

En lo que respecta a las compraventas, la vivienda de obra nueva resistirá mejor el descenso de los precios que la de segunda mano, aunque desde la consultora señalan en el estudio que podría haber un descenso de la oferta de este tipo de producto en los próximos años, debido a los ajustes en las expectativas de nuevos desarrollos que han realizado las grandes promotoras cotizadas.

La principal razón de la mayor fortaleza de la obra nueva respecto a la segunda mano es que “estas construcciones se ajustan mejor a las nuevas necesidades que han surgido entre los españoles a raíz del confinamiento, como la búsqueda de mayor espacio, terrazas y jardines en detrimento de una localización más cercana a sus oficinas”, señalan desde la consultora.

Según apunta en Gesvalt, “2021 será un año clave en el que se determinará el rol que jugará el teletrabajo en el futuro y, con ello, cuáles de estas nuevas tendencias de la demanda residencial se consolidarán”.

Considerando estos factores, desde la consultora prevén un incremento del parque de viviendas en 2021, que podría llegar a ampliarse en un millón de metros cuadrados en los próximos dos años, concentrándose casi en su totalidad en Madrid y Barcelona.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.