House Habitat construye el edificio de viviendas de madera más alto de Baleares

House Habitat está construyendo en la ciudad de Palma (Mallorca) el edificio plurifamiliar de madera más alto de las Islas Baleares y primer inmueble de viviendas en proceso de certificación Passivhaus en la región.

“Este proyecto pionero en construcción sostenible está situado en el barrio de El Molinar de la capital balear. Diseñado por el arquitecto Joan Bonet Cifre, el edificio consta de 4 plantas, cada una de las cuales albergará una vivienda. Toda la superficie (552 m2) se está construyendo con madera contralaminada o CLT (Cross-Laminated Timber): un sistema industrializado que permite una ejecución mucho más rápida en comparación con las obras tradicionales. De hecho, la estructura de este edificio se completará en solo 11 días de trabajo” informa compañía en un comunicado.

House Habitat explica que la variedad de madera utilizada es el pino radiata, procedente de bosques sostenibles de los Pirineos del fabricante vasco Egoín. Un material, que además de permitir procesos de construcción más rápidos, posee otros atributos técnicos como la ligereza, la durabilidad o resistencia, aparte de sus reconocidas cualidades como aislante térmico, acústico o regulador de la humedad.

La compañía argumenta que “un elemento decisivo a favor de la utilización de la madera en la construcción es su bajo impacto medioambiental, fundamental para conseguir los objetivos globales frente al cambio climático”, después de recordar que “edificios son responsables del 40% del consumo de energía en el mundo y aproximadamente el 36% de las emisiones de carbono”.

37 piscinas olímpicas de CO2

La madera es un recurso natural, renovable y reutilizable, con una mínima huella de carbono en relación a los materiales convencionales. También es la única materia prima que absorbe carbono durante su crecimiento y que lo almacena una vez construido el edificio. Se estima que un metro cúbico de madera puesta en obra inmoviliza una tonelada de CO2 durante la vida útil del edificio, sustrayéndolo de la atmósfera. En el caso del edificio de El Molinar se han utilizado 186,3 metros cúbicos de madera, por lo que evitará la misma cifra de toneladas de emisiones de CO2. Una cantidad que llenaría 37 piscinas olímpicas (50x25x2 metros).

El inmueble, de cuatro plantas, está en proceso de obtener la certificación Passivhaus por su ahorro en el consumo de energía

Además, la madera requiere de mucha menos energía en el proceso de transformación. Por el contrario, la producción de cemento supone el 6% de las emisiones de carbono mundiales; mientras que la de acero –la mitad de la cual se destina a la edificación- suma el 8%.

Passivhaus

El edificio plurifamiliar de madera de El Molinar contará con el certificado Passivhaus. Los inmuebles Passivhaus ahorran entre el 75% y el 90% de consumo de energía respecto a otro convencional, ya que para obtener esta certificación, entre otros requisitos, es necesario cumplir unos valores energéticos delimitados. Como norma general, la demanda de refrigeración y calefacción ha de ser inferior a 15 kwh/(m2 a), la de energía primaria a 120m2 a y la hermeticidad menor a 0,6 renovaciones de aire por hora.

“Nos congratula volver a ser pioneros en las Islas Baleares en construcción sostenible mediante este proyecto, ejemplo de innovación sostenible que demuestra cómo es posible compatibilizar una alta calidad constructiva con un bajo impacto ambiental y nos sitúa a la vanguardia en edificación residencial en madera en la región” señala Pep Bosch, delegado de House Habitat en Baleares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.