El Banco de España aboga por una intervención pública en el mercado del alquiler para frenar los precios

Un estudio del Banco de España aboga por intervenir el mercado del alquiler para frenar “el notable aumento acumulado de los precios” y reducir las dificultades para el acceso a la vivienda que tiene determinados colectivos, aunque pide tener precaución con las medidas que se tomen para paliar los efectos del Covid-19 para evitar que  “generen distorsiones en el mercado del alquiler que acaben mermando su seguridad jurídica, lo que desincentivaría el necesario incremento de la oferta para absorber el aumento estructural de la demanda”.

En el estudio “El mercado de la vivienda en España entre 2014 y 2019”, destaca “el notable aumento acumulado de los precios de los alquileres, que responde a un incremento de la demanda de vivienda en alquiler, especialmente entre los jóvenes, que no ha podido ser absorbido por la oferta. Y recuerda la institución que preside Pablo Hernández de Cos que “durante los últimos años han aumentado las dificultades para el acceso a la vivienda para determinados colectivos, como los jóvenes, los hogares con rentas más bajas y los que residen en áreas metropolitanas”.

Aumentar la oferta

Unos problemas de accesibilidad a la vivienda y las consiguientes ineficacias a nivel macroeconómico que el Banco de España cree se pueden aliviar mediante algunas intervenciones públicas en el mercado del alquiler. Y de estas medidas, las que le parecen más “efectivas para este fin son aquellas que se centran en incrementar de manera estable la oferta de vivienda en arrendamiento a disposición de los colectivos más vulnerables”. Señalando que este tipo de políticas suelen instrumentarse a través de una combinación de estímulos al sector privado para que facilite un incremento progresivo y sostenido de la oferta y de provisión pública de vivienda de alquiler.

Lo más efectivo es incrementar de manera estable la oferta de vivienda en arrendamiento a disposición de los colectivos más vulnerables

Y añade que “también podrían considerarse políticas centradas en detectar y recalibrar aquellos componentes de la regulación urbanística y del uso del suelo que dificultan la disponibilidad de viviendas en áreas tensionadas”.

Covid-19

También se refiere el estudio al posible impacto de la pandemia del Covid-19, sobre el mercado inmobiliario en la medida en que va a generar un profundo efecto contractivo sobre las rentas y la actividad económica.

Apunta que las medidas temporales aprobadas por el Gobierno para aliviar la presión financiera de los segmentos más vulnerables, como la moratoria de las hipotecas o el aplazamiento del pago de los alquileres, contribuirán a mitigar alguno de estos efectos en el corto plazo”.

Sin embargo, en el estudio se reconoce que “existe una mayor incertidumbre sobre los efectos de más medio plazo sobre el mercado inmobiliario de esta perturbación, así como sobre el impacto de las medidas introducidas. Avisando que conviene evitar que “se generen distorsiones en el mercado del alquiler que acaben mermando su seguridad jurídica, lo que desincentivaría el necesario incremento de la oferta para absorber el aumento estructural de la demanda”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.