Noticias Vivienda

La superficie visada para construcción cae un 8% en el primer trimestre de 2023

El sector de la edificación en España sigue acusando los efectos de la inflación, la subida de los tipos de interés, los altos costes de la construcción y la incertidumbre económica. En correlación con el último trimestre de 2022, la superficie visada para obra nueva y rehabilitación ha caído, entre enero y marzo, un 8,1%. Según las estadísticas de los Colegios de Arquitectos, se han tramitado 7.720.504 metros cuadrados, 684.232 menos que en el mismo periodo del año pasado.

Por ámbitos de actuación, la obra nueva y la rehabilitación mantienen comportamientos desiguales: mientras que la primera ha registrado una caída del 12,94% en el primer trimestre del año, la superficie visada para rehabilitación ha crecido un 7,69%, pasando de 1.954.779 metros cuadrados en el primer trimestre de 2022 a 2.105.066 m2 este año. Se trata del mejor dato del último lustro. Sin embargo, la razón de este aumento reside en la importante subida que ha experimentado la superficie para rehabilitación de carácter no residencial (21,82%). La superficie para rehabilitación residencial ha retrocedido un 3,75%, si bien supera el millón de metros cuadrados tramitados, en línea con la senda positiva que empezó a registrarse en el año 2021, como consecuencia de la experiencia vivida durante la pandemia de covid, que hizo más sensible a la población respecto a las carencias y necesidades de sus viviendas, y, sobre todo, a raíz de la aprobación de las ayudas a la rehabilitación impulsadas dentro del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia del Gobierno con cargo a los fondos europeos Next Generation.

En rueda de prensa, Laureano Matas, secretario general del Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos de España (CSCAE), ha indicado que el volumen de consultas atendidas en las Oficinas de Apoyo a la Rehabilitación de los Colegios de Arquitectos (Red OAR) se ha duplicado en el primer trimestre de este año, pasando de una media de 1.238 al mes, en 2022, a 2.572.

“Hay interés en rehabilitar y las oportunidades para hacerlo, tanto en materia de ayudas, gracias a los fondos europeos, como de fiscalidad, son históricas. Sin embargo, la coyuntura económica actual dificulta la decisión de las familias, que están perdiendo poder adquisitivo, para invertir en su bienestar y en la necesaria mejora de sus hogares para adaptarlos al desafío climático que vivimos”, señala Matas, que ha pedido “agilidad” a las Administraciones Públicas en la convocatoria de ayudas y en la tramitación de expedientes para evitar el estancamiento de un sector que ha considerado estratégico para que España alcance los objetivos medioambientales comprometidos con Europa a través de la transformación profunda del parque edificado. “El reto actual demanda viviendas adaptadas para hacer frente a los efectos, ya patentes, del cambio climático; más eficientes desde una doble perspectiva energética y económica y más accesibles y funcionales para garantizar el bienestar de esta generación y de las siguientes, salvaguardando el futuro del planeta. Es un imperativo ético”, añade.

Retroceso de la obra nueva

El número de viviendas visadas para obra nueva ha retrocedido un 13,7%. Se han autorizado 3.756 viviendas menos que en el primer trimestre de 2022, hasta alcanzar las 23.651. La caída del 12,94% que ha experimentado la superficie visada supone una pérdida de 835.519 metros cuadrados en comparación con el mismo periodo del año pasado. De forma desagregada, entre enero y marzo se han visado 4.162.502 m2 para obra nueva de carácter residencial, lo que representa una caída del 14,13%. En el ámbito de la obra nueva no residencial, se ha pasado de 1.602.493 m2 en el primer trimestre de 2022 a 1.452.936 m2 (-9,33%).

La evolución de la superficie visada para obra nueva y rehabilitación refleja un retroceso en la mayoría de los territorios del país, encabezado por Navarra, con una caída del 44,37% respecto a los tres primeros meses del año pasado. Le siguen Galicia (28,69%), Madrid (27,38%), La Rioja (25,83%), Comunidad Valenciana (23,82%), Extremadura ( 22,54%), Cataluña (21,51%), Castilla-La Mancha (18,79%) y Castilla y León (-13,42%). Por su parte, ha aumentado en Cantabria (131,7%), Aragón (61,78%), Murcia (41,44%), Canarias (20,41%), Andalucía (16,4%), País Vasco (8,67%), Asturias (5,93%) e Islas Baleares (2,88%).

Por sectores, la superficie visada para rehabilitación residencial y no residencial ha aumentado en la mayor parte del territorio. Los mayores incrementos se han registrado en Aragón (93,62%), La Rioja (53,93%), Asturias (40%), Canarias (30,15%), País Vasco (28,1%), Andalucía (23,56%), Islas Baleares (19,4%), Comunidad Valenciana (13,55%) y Murcia (10,98%). Aunque de forma ligera, también ha aumentado en Galicia (4,6%) y en Extremadura (0,76%). Ha registrado caídas en Madrid (64%), Castilla-La Mancha ( 32,51%), Navarra (29,9%) y Castilla y León (13,64%).

En el ámbito de la obra nueva, la superficie visada de carácter residencial y no residencial ha retrocedido en la mayoría de las regiones. Las mayores caídas se han registrado en Navarra (49,09%), Galicia (39,62%), La Rioja (35,21%), Extremadura (32,43%), Comunidad Valenciana (31,8%), Cataluña (29,57%), Madrid (21,26%), Islas Baleares (-19,67%), Castilla-La Mancha (16,78%), Asturias (14,34%), Castilla y León (13,35%) y País Vasco (10,9%). Solo ha aumentado en Cantabria (59,74%), Aragón (52,43%), Murcia (50,54%), Andalucía (15,16%) y Canarias (13,95%).

La visión de los arquitectos

El 40,57% de los arquitectos y arquitectas que ha participado en la sexta ola del Barómetro de Arquitectura y Edificación cree que el volumen de trabajo en rehabilitación mejorará en los próximos seis meses (+4,5% respecto al sondeo de septiembre), un 40,38% piensa que se mantendrá igual y el 14,56%, que empeorará. En el ámbito de la obra nueva, el 42,46% considera que el volumen de trabajo se mantendrá igual (+13,2% que en septiembre); el 32,4%, que empeorará y el 25,14%, que mejorará.

En relación con otras formas de ejercer la profesión (urbanismo, tasación y peritajes, restauración, interiorismo, sostenibilidad, seguridad y salud, entre otras), el 55,81% de los arquitectos encuestados piensa que el volumen de trabajo se mantendrá estable en el corto plazo, un 29% cree que mejorará y el 15%, que empeorará.

En cuanto a los factores clave en la evolución del sector de la rehabilitación a corto plazo, como en barómetros anteriores, los encuestados consideran que el desconocimiento por parte de la sociedad de los beneficios de la rehabilitación y de su rentabilidad económica, y las causas derivadas del aumento de la inflación son los factores que pueden hacer que la rehabilitación caiga. En cuanto a los principales factores que pueden implicar un aumento de la rehabilitación, consideran que sería un aumento de las ayudas públicas directas (fondos Next Generation y otras) y las mejoras en la normativa y en la burocracia, a diferencia del anterior barómetro, en el que se aludía a la promoción directa de las obras.

Con respecto a los factores que creen que pueden hacer que la obra nueva caiga, siguen siendo el aumento de los costes de la construcción y las causas derivadas del aumento de la inflación. Cambia respecto al anterior barómetro la percepción sobre los 3 factores que pueden provocar un aumento de la obra nueva. En esta ocasión, priorizan la agilización en la concesión de licencias, las facilidades a la financiación de proyectos y el estancamiento y bajada de los costes de mano de obra y materiales de construcción, cuando, en el anterior sondeo, el primer factor era la bajada de los costes, las facilidades a la financiación de proyectos y el aumento de la capacidad de encargo.