“Estamos a punto de lanzar en fábrica 72 viviendas para una promoción en Alcalá de Henares, el lote más grande de Homm hasta la fecha”

Entrevista a Roberto Beitia, director de Marketing y Comercial de Homm.

Homm, una de los empresas de referencia en la edificación industrializada modular, está a punto de lanzar en fábrica 72 viviendas para una promoción en Alcalá de Henares, un lote que se convertirá en el más grande de la compañía hasta la fecha. Un nuevo hito de la firma en 2022, que se suma al de haber entregado llave en mano 527 módulos de vivienda industrializada con un total de 15.800 m2.

Nos acercamos al ecuador del 2022, ¿cómo ha ido lo que llevamos de año para Homm?

Tenemos una valoración muy positiva de lo que llevamos de año, vemos que la demanda se empieza a estabilizar y eso nos ha permitido entregar recientemente dos promociones de 21 viviendas, lo que supone un gran hito para la empresa porque implica que ya hemos entregado 527 módulos en total de vivienda industrializada integral o, lo que es lo mismo, 15.800 m2.

Todo ello, teniendo en cuenta los coletazos de la pandemia, que se hicieron notar hasta finales del año pasado, hace que el balance sea muy positivo.

Desde luego no paramos de oír hablar sobre industrialización en el sector, ¿ha notado Homm algún cambio en la demanda?

Sí, ya no es un modelo desconocido, sino que es una realidad, tanto para promotores como para clientes finales. Esto se debe fundamentalmente a que cada vez hay más información sobre las múltiples ventajas que ofrece esta tipología constructiva, y esto en nuestro caso, unido al aval que supone el gran número de viviendas que ya hemos entregado en los últimos años, hace que cada vez más clientes (pequeños, medianos y grandes) nos contacten atraídos por la viabilidad y seguridad que ofrece nuestro producto, así como por la reducción de incertidumbres, algo cada vez más valorado, especialmente desde la pandemia.

¿Qué proyectos tienen en marcha en estos momentos?

Actualmente estamos terminando de fabricar una promoción de 11 viviendas para Torrejón de Ardoz, y estamos a punto de lanzar en fábrica otro nuevo lote de 72 viviendas para una promoción en Alcalá de Henares, un gran proyecto para nosotros porque se convierte en el lote más grande que habremos hecho hasta la fecha.

Estamos muy contentos por el compromiso depositado en nosotros por parte de nuestros clientes, y por poder ofrecer y abarcar promociones de esta envergadura con nuestra solución integral, que va desde el diseño, la fabricación, el montaje y los acabados hasta la posventa.

“Actualmente estamos terminando de fabricar una promoción de 11 viviendas para Torrejón de Ardoz, y estamos a punto de lanzar en fábrica otro nuevo lote de 72 viviendas para una promoción en Alcalá de Henares, un gran proyecto para nosotros porque se convierte en el lote más grande que habremos hecho hasta la fecha”

Gracias a promociones de esta envergadura, nuestro proyecto crece, con cada vez más viviendas de calidad entregadas y con otras muchas comprometidas en cartera, fruto del buen resultado del producto.

Claramente el sector ha entendido que la industrialización tiene unas ventajas que se pueden aprovechar para dar solución a los problemas de falta de mano de obra, calidad, sostenibilidad y rentabilidad de sus operaciones.

Tener una propuesta de valor sólida y las referencias ya entregadas nos han ayudado a que nuestros clientes valoren nuestro servicio, lo que nos permite crecer y ganar estabilidad, dos factores muy importantes para el desarrollo del producto.

Queremos ser el referente principal en edificación industrializada modular sostenible haciendo las cosas bien. Todavía es pronto, pero en breve podremos comunicar más hitos para la compañía que ya no son tan lejanos.

¿Cuál es la gran diferencia que implica industrializar proyectos de vivienda?

Industrializar es pasar de pensar en proyectos con infinitas variables, a pensar en proyectos basados en componentes o en productos configurables.

Es importante diferenciar las tipologías de industrialización para empezar a ser más concretos. A mayor grado de industrialización de las viviendas, como es el caso del 3D que entregamos llave en mano en Homm, obtenemos más certidumbre, pero a su vez aparecerán más reglas de juego, y a menor grado de industrialización, por ejemplo con componentes en 2D, tenemos más flexibilidad pero menos certidumbre.

En nuestro caso, nos hemos especializado en la industrialización de promociones residenciales de baja densidad llave en mano. Diseñamos, producimos, montamos y entregamos todos nuestros productos. De esa forma, somos capaces de actuar de extremo a extremo, y de ofrecer un producto testado que va incorporando todas las mejoras que se van detectando en el proceso de mejora continua.

Además, esto implica tener en plantilla a un gran equipo técnico y una mano de obra fija en la que revierte ese conocimiento y esa mejora continua.

Todas esas mejoras permiten producir productos de gran calidad que luego generan una posventa mínima y evita los problemas derivados de la misma.

Gracias a ello, somos capaces de ofrecer un precio cerrado desde el inicio, y eso le permite a nuestros clientes tener un control total sobre el coste. Además, también vemos cómo nuestra apuesta por crear un producto sostenible es cada vez más valorada por todos los agentes, tanto financieros como clientes finales. Todo ello para que nuestros clientes obtengan siempre la máxima seguridad en su inversión.

Por ejemplo, este año hemos seguido cumpliendo con la planificación fijada y hemos entregado las dos últimas promociones en 7 meses desde la concesión de la licencia hasta la entrega de llaves, lo cual ha sido muy valorado por nuestros clientes, ya que esto nos sitúa como una opción muy fiable en plazos, precios y calidad.

¿Y qué ventajas tiene para el comprador final apostar por la construcción industrializada?

Fundamentalmente, seguridad en su inversión, puesto que sabe que lo que ha comprado se va a ejecutar y a entregar con las máximas garantías de calidad, confort y durabilidad, y eso pone en valor su activo y ratifica que es una buena inversión, ayudando a su vez al promotor a tener éxito en la comercialización de las promociones.

Vemos como crece, pero la realidad es que aún solo representa un 1-1,5% del sector. ¿Qué le piden al sector para que esto cambie?

Es fundamental que el sector apoye a los industrializadores, que el promotor no solo le pida o exija al industrializador, sino que confíe en el modelo y le aporte continuidad en la contratación. Que exista una cultura del proveedor, al igual que en otros sectores, para que las fábricas puedan invertir y crecer en capacidad con seguridad.

También es clave hablar de la colaboración público-privada, ya que el apoyo de la Administración es muy importante para impulsar el desarrollo del sector y fomentar que los promotores opten por proyectos industrializados. En esta misma línea podríamos hablar de la agilización de licencias para este tipo de proyectos, o la salida de grandes paquetes de suelo finalista para evitar precios que tensionen las viabilidades, y en su defecto afecten a la calidad constructiva.

En definitiva, es la propia Administración la mayor interesada en aportar soluciones a la gran presión social que provoca el problema de acceso a la vivienda, y la que tiene la necesidad de poder disponer de vivienda de calidad en plazos cortos, algo en lo que la industrialización modular podría ayudar claramente a resolver.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.