El consumo de cemento se desploma un 28,3% en marzo y se teme una mayor caída en abril por el estado de alarma

Los datos de la demanda de cemento, que sigue en caída libre pronostican un estancamiento del sector constructor.  El consumo de cemento en España en marzo fue el más bajo desde 1965, si se excluyen los años del periodo de crisis de la última década, y según Oficemen, la patronal del sector, que ya advierte que la caída de la demanda de este material se ha acelerado aún más desde que se decretó el estado de alarma y se inició el confinamiento,” cuando se perdió aproximadamente un 50% del consumo.

De momento, el consumo ha caído en marzo un 28,3%, lo que lo sitúa en 923.581 toneladas, 363.653 menos que en el mismo mes del año anterior, según los últimos datos publicados en la Estadística del Cemento que realiza la Agrupación de Fabricantes de Cemento de España (Oficemen).

“Con seguridad, los datos de abril, que incluyen la completa paralización del sector de la construcción entre los días 30 de marzo y 12 de abril, seguirán mostrando peores cifras de consumo de cemento que, no olvidemos, es el indicador adelantado del estado de salud de la construcción, que con un 8,5% del volumen total de empleo en España, debe ser una pieza fundamental para la recuperación de la economía tras la pandemia, más aún si tenemos en cuenta que la reactivación del turismo, otro de los grandes pilares, será mucho más lenta y compleja”, explica Víctor García Brosa, presidente de esta agrupación

Los datos de marzo elevan a dos dígitos, un 12,7%, la caída en el acumulado del año, lo que supone una pérdida de 457.246 toneladas y sitúa el consumo absoluto del primer trimestre en 3.133.454 toneladas.

Los datos de marzo elevan a dos dígitos, un 12,7%, la caída en el acumulado del año

Por lo que respecta a los datos de año móvil (abril 2019 – marzo 2020), la tendencia entra también en números rojos, con una caída del 0,2%, lo que sitúa los valores absolutos en 14 millones de toneladas, unas cifras de consumo similares a las de la España de 1967.

Medidas urgentes

“Solicitamos al Gobierno la aprobación urgente de un Plan Nacional de Construcción Verde que compense la caída del sector turístico durante 2020-2021, y que debería impulsar, entre otras, las infraestructuras relacionadas con la Agenda 2030, como por ejemplo las vinculadas con la gestión y depuración del agua, las de movilidad sostenible, las relacionadas con la sanidad, las de mejora de la red ferroviaria, las necesarias para la prevención de los efectos del cambio climático, la red de energías renovables y las infraestructuras para la economía circular y el urbanismo sostenible”, apunta García Brosa.

El residente de Oficemen subraya que “a la inversa de lo que sucedió en 2008, donde muchos trabajadores de la construcción pudieron encontrar empleo en el sector del turismo y de la hostelería, ahora, la construcción debe ser el motor del país para evitar la destrucción de cientos de miles de empleos”.

Y añade que “estamos a disposición de las autoridades para colaborar en la destrucción de los residuos generados por la crisis del COVID-19, caso de ser requeridos a tal efecto por las autoridades competentes, tal y como señala la Orden del Ministerio de Sanidad SND/271/2020, de 19 de marzo, en función de las características técnicas y demandas de producción de cada fábrica”.

Mejora la exportación

El dato más positivo viene de la mano de las exportaciones. Según Oficemen “después de 33 meses en números rojos, las exportaciones han vivido en marzo un repunte del 11%, que supone un crecimiento de 54.588 toneladas respecto al mismo mes del año anterior, pero que no consigue compensar las cifras acumuladas, que mantienen una caída del 10,6% en los tres primeros meses del año y del 22,1% en el año móvil (abril 2019 – marzo 2020)”.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.