WeWork finalmente da marcha atrás a sus planes para salir a Bolsa

El gigante de los centros de coworking WeWork ha renunciado a salir a bolsa, ante la pérdida de confianza de los inversores. La compañía ha decidido posponer su OPV para centrarse en su negocio, apenas una semana después de la salida de su cofundador, Adam Neumann, como consejero delegado.

Los números rojos de la empresa, que ha perdido 810 millones de euros en su último año, y 3.000 en los últimos tres ejercicios, y la necesidad de cambiar el modelo de negocio, estarían detrás de esta decisión.

Ahora SoftBank, su principal inversor, está en conversaciones para renegociar una inyección de liquidez de unos 1.500 millones de dólares.

Salida a bolsa fallida

Su ya ex consejero delegado y cofundador de WeWork, Adam Neumann, renunció a su cargo aunque se mantiene como presidente no ejecutivo de la matriz, We Company tras una fallida salida a bolsa, que se esperaba para septiembre y fue aplazada a finales de año.

Este verano, la firma de coworking anunció su intención de salir a bolsa, pero esta decisión se pospuso ante las reticencias de sus socios inversores sobre la valoración de la compañía y la marcha de la empresa. En un principio, WeWork se valoró en 47.000 millones de dólares, pero en las últimas semanas fuentes del mercado señalaban que su tasación podría caer hasta los 20.000 millones o incluso menos.

Descartada la OPV, WeWork ahora tendrá que buscar financiación para hacer frente a sus compromisos y negocia con SoftBank, su accionista principal, una inyección de 1.500 millones de dólares con vencimiento el próximo año y que podría elevarse a 2.500 millones de dólares o más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.