Renta Corporación pierde 1,3 millones en el primer semestre

Renta Corporación ha registrado pérdidas de 1,3 millones de euros en el primer semestre, según informa la compañía, que explica que los malos resultados confirman “la evolución desfavorable de la actividad ya anticipada durante los tres primeros meses del año, como consecuencia de la crisis sanitaria y económica generada por la pandemia de Covid-19”.

La empresa afirma que “la ralentización sin precedentes de la actividad inmobiliaria ha tenido su máximo impacto durante el segundo trimestre del año y eso se ha traducido en un retraso en la materialización de las operaciones”.

Todo ello ha tenido impacto en los resultados de la compañía durante el primer semestre, en el que ha logrado unos ingresos de 25,6 millones de euros y un margen de operaciones de 4,0 millones. Fruto del frenazo en la actividad económica en general y en el sector inmobiliario en particular, el beneficio de Renta Corporación se ha situado en -1,3 millones.

Renta Corporación señala que la actividad inversora también se ha visto interrumpida por estas circunstancias excepcionales, aunque la compañía “prevé que se trate de un hecho coyuntural, puesto que el sector inmobiliario sigue considerándose un valor refugio y mantiene las variables que lo hacen atractivo frente a otras propuestas de inversión.

Espera cerrar el año en positivo

A pesar de ello, la empresa prevé que durante el segundo semestre de 2020 se inicie un cambio de tendencia en el sector a medida que se controle la pandemia y se reactive la actividad económica, lo que debería permitir a la compañía cerrar el ejercicio en positivo, especialmente gracias al repunte del negocio transaccional. Señalando que “tras un 2020 de transición, y con posibles efectos de la actual crisis durante el próximo año, la empresa mantiene a medio y largo plazo los objetivos fijados en su plan estratégico”.

La compañía prevé un cambio de tendencia en la segunda mitad del año que le permita acabar el ejercicio en positivo

Renta Corporación basa sus perspectivas favorables en que “cuenta con una saludable cartera de activos, que asciende a 129,3 millones, compuesta por activos altamente líquidos y bien localizados, lo que facilitará revertir la situación y empezar a materializar operaciones en cuanto la actividad del mercado se normalice”. Y en que “por otro lado, la compañía ha cerrado el primer semestre con una buena posición de liquidez y un nivel de apalancamiento sostenible del 40%”.

Para optimizar dicha liquidez en un contexto de contracción del mercado de crédito, Renta Corporación informa que está incorporando nuevas vías de financiación a las ya existentes. Y afirma en su comunicado que “cuenta con una estructura financiera diversificada, con vencimientos a medio y largo plazo y tipos de interés bajos, y de origen tanto bancario como no bancario, en este último caso en forma principalmente de bonos y pagarés”. Concluyendo que “la sólida posición financiera permitirá a la compañía aprovechar las oportunidades que presente el mercado en los próximos meses”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.