Quabit pierde cerca de 50 millones en el primer semestre y pone en revisión sus planes por la pandemia

La inmobiliaria cotizada Quabit Inmobiliaria cerró el primer semestre de 2020 con unas pérdidas atribuibles de 49,86 millones de euros, frente al beneficio de 850.000 euros que registró en el mismo periodo de 2019, según ha informado la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Buena parte de estos números rojos se deben a la provisión de 37,6 millones de euros por el deterioro del valor de la cartera de suelo que ha aplicado la compañía a fecha 31 de marzo, ante la actual situación de crisis sanitaria por el Covid-19.

Esta provisión afecta, principalmente, a la cartera de suelo en planeamiento, al ser el suelo que precisa de mayor esfuerzo inversor y de un horizonte temporal de realización más prolongado, lo que hace que su valor razonable sea más sensible a la previsible retracción de la demanda, según explican desde Quabit.

Revisión de planes a cinco años

“Todo esto afectará, sin duda, a las expectativas de negocio de, al menos, los dos o tres próximos años”, advierte el grupo, que está revisando sus previsiones para un periodo de cinco años, en función del comportamiento de la demanda en los próximos meses, de forma que se cuente con un Plan de Negocio acorde con la realidad resultante de los efectos provocados por la crisis y una vez que se tenga un escenario con menor incertidumbre sanitaria.

Entre enero y junio, el resultado bruto de explotación (Ebitda) fue negativo con 7,82 millones de euros, frente a los ‘números rojos’ de 5,28 millones de euros de un año antes, lo que supone un aumento del 48%. No obstante, la inmobiliaria casi cuadruplicó (+277,5%) su facturación en los seis primeros meses de este año, hasta 73,15 millones de euros.

En el actual contexto, la compañía ha paralizado algunos proyectos de promociones cuyo lanzamiento comercial estaba previsto para este 2020 y cuatro obras de edificación con ritmos bajos de comercialización que no permiten todavía la obtención de la financiación a través de préstamo promotor.

A ello hay que añadir, según explica la compañía, los retrasos en las tramitaciones administrativas y en los ritmos de ejecución de obras del resto de las promociones, que ha supuesto un retraso de unos tres meses sobre la planificación prevista, si bien se ha recuperado parcialmente en los meses posteriores tras el estado de alarma por la pandemia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.