Quabit pierde 57,4 millones hasta septiembre pese a disparar un 424% su cifra de negocio

Quabit Inmobiliaria se anotó, por impacto del coronavirus, unas pérdidas de 57,46 millones de euros durante los nueve primeros meses de este año, frente a los números rojos de 5,7 millones que registró un año antes, a pesar de que su cifra de negocio se ha disparado un 424% tras entregar más de 500 viviendas.

Quabit explica que esta mejoría notable de su cifra de negocio, que alcanza los 130,7 millones de euros, se debe, fundamentalmente, a ese mayor número de entregas (103,8 millones de euros) y también a la cancelación de deuda con Sareb mediante la entrega de suelos por valor de 19,9 millones de euros y la aportación de 6,9 millones de ingresos con terceros provenientes de Quabit Construcción (antes Rayet Construcción).

Aumenta la cifra de negocio hasta los 130,7 millones debido al mayor número de entregas de viviendas (+827,4%)

Según ha informado hoy la promotora a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el EBITDA se mantiene negativo en –10,6 millones de euros y el resultado antes de impuesto empeora en 42,9 millones de euros, aunque la firma aclara que “ese empeoramiento habría sido solo de 5,3 millones de no haberse realizado, debido a la pandemia, la provisión de deterioro de 37,6 millones”.

Aclara que el EBITDA del primer semestre empeora un 7,1% a pesar de aumentar el volumen de entregas, “ya que éstas corresponden a promociones que han aportado un margen bruto porcentual menor que las de 2019, debido fundamentalmente a las tensiones en los costes de construcción y los mayores gastos financieros por los retrasos en los plazos de terminación de los proyectos y en las escrituraciones que ha generado la crisis del Covid-19. Este efecto se debería ir corrigiendo por el doble impacto de la mejora en margen bruto porcentual y de las medidas adoptadas para reducir los gastos de estructura”.

Con respecto al resultado de explotación (–49,7 millones de euros), la promotora asegura que “se ha visto impactado negativamente por la provisión de deterioro del valor de los suelos, por un importe de 37,6 millones, registrada en el mes de marzo, y por otras provisiones por importe de 2,7 millones de euros. Además, impacta negativamente en este trimestre la venta de un suelo en dación en pago que produce pérdidas de 3,7 millones de euros”.

Fase de entregas muy intensa

Quabit Inmobiliaria afirma en la presentación de resultados que  “se encuentra en una fase de entregas muy intensa que se acentuará sólidamente durante los próximos meses. A pesar de los efectos del Covid-19 en el mercado residencial” e informa que “ha entregado hasta el tercer trimestre de este año 575 viviendas, lo que supone un incremento del 827,4%”.

Los resultados se ven afectados por las tensiones en la construcción, los retrasos en las entregas y los mayores gastos financieros generados por la pandemia

En paralelo, la compañía ha cerrado septiembre con 1.794 viviendas en fase de entrega y construcción con 411 millones de facturación prevista; y ha obtenido licencia de obras para 5 promociones más con 286 viviendas.

Es importante destacar que los proyectos en construcción y el nivel de preventas permiten prever un incremento en el nivel de entregas en 2021.

Sin embargo, el cierre temporal de los puntos de venta y las restricciones a la movilidad nacional e internacional han afectado a la tendencia positiva que seguían los niveles de preventas hasta el mes de marzo (+6%), lo que ha supuesto una disminución del 42,6% hasta las 337 viviendas durante los nueve primeros meses de 2020.

Cautela

En este escenario, el presidente de la compañía, Félix Abánades, ha explicado que, “en un contexto tan complicado como el actual, hemos conseguido entregar casi 600 viviendas y tenemos cerca de 1.800 viviendas en fase de entrega y construcción. No obstante, debemos ser cautos con las previsiones porque mientras no se despeje la incertidumbre económica y laboral, el mercado inmobiliario no recuperará el ritmo de actividad que tenía antes de la pandemia”.

Abánades señala que “en cualquier caso, y en referencia a la obra nueva, la demanda va recuperándose ligeramente, no se prevé gran debilidad en los precios y los niveles de producción están por debajo de la necesidad estructural de vivienda. Pero como antes decía, la evolución final de la economía, los salarios y el empleo será lo que nos permita tener un mayor grado de certeza para hacer previsiones realistas” y afirma que la promotora está  “trabajando activamente en diferentes fórmulas para superar los efectos de la crisis con la confianza en que el control de la pandemia en los próximos meses y la recuperación económica de 2021 vuelvan a impulsar el mercado inmobiliario”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.