La construcción da las primeras alertas: cemento y empleo se resienten

El consumo de cemento da una clara idea del dinamismo de la actividad constructora, y en estos últimos meses empieza a confirmar síntomas, no ya de un menor dinamismo, sino de estancamiento.

Tras una evolución al alza durante los seis primeros meses del año, cuando se crecía a un ritmo cercano al 11% y en el que el consumo ganó 804.000 toneladas, el segundo semestre se ha caracterizado por un estancamiento de las cifras, incluso con una ligera caída en el acumulado de julio a diciembre del 0,2%, en comparación con el mismo período de 2018.

El consumo de cemento en España cerró 2019 en 14.254.420 toneladas, un 5,9% más que en 2018, lo que supone un crecimiento cercano a las 800.000 toneladas, según los últimos datos publicados en la Estadística del Cemento y dados a conocer por Oficemen.

A pesar de cerrar el año en positivo, el consumo de cemento ha reducido a la mitad su ritmo de crecimiento en el segundo semestre, en gran medida por la ralentización del mercado inmobiliario.

Desde Oficemen se estima que esta situación de ralentización se prolongará en 2020, año que se prevé cerrar con un crecimiento del consumo de cemento en el entorno del 2%

Desde Oficemen, se estima que esta situación de ralentización se prolongará en 2020, año que se prevé cerrar con un crecimiento del consumo de cemento en el entorno del 2%. Los datos de diciembre, mes en el que el consumo de cemento ha caído por encima del 10% respecto a diciembre de 2018, han lastrado en casi un punto porcentual el crecimiento acumulado al cierre del mes anterior.

Diciembre se convierte, por tanto, en el cuarto mes que ha cerrado en negativo en 2019, con un total de 886.133 toneladas, lo que supone una caída de más de 100.000 toneladas respecto al mes de diciembre del ejercicio anterior, la caída más abrupta que se ha producido en el año.

Los últimos datos conocidos del sector vivienda parecen ir paralelos al consumo de cemento y apuntan a una ralentización también de este subsector. Las operaciones de compraventa de vivienda hasta noviembre indican, además, que 2019 cerrará con el primer descenso desde 2013.

“Es conveniente destacar que las 110.000 viviendas nuevas que se han iniciado en 2019 representan la mitad de las viviendas que se construían en los periodos previos al boom. Tenemos que recordar que, para un país como España, el mercado inmobiliario debería contar, de media, con entre180.000 y 200.000 viviendas nuevas al año; por lo que nos deja todavía un largo recorrido de recuperación”, ha explicado el presidente de Oficemen, Víctor García Brosa.

Empleo

Otra cifra que nos permite hacer un seguimiento adelantado al comportamiento de la construcción es el número de ocupados del sector. La Encuesta de Población Activa del cuarto trimestre de 2019, arrojaba una creación de 4.000 empleos durante el último año.

Por comparación, la construcción dejó una mejora equivalente a 136.200 nuevos ocupados entre los últimos trimestres de 2017 y 2018, mientras que la mejora entre 2016 y 2017 fue de 64.400 y la evolución de 2015 a 2016 dejó un saldo favorable de 20.800.

Si atendemos a la evolución del PIB de la construcción a precios de mercado, vemos que su variación anual en el cuarto trimestre del año y ajustada por estacionalidad y calendario avanzó al 8% en 2017 y 2018, pero en 2019 se produjo un aumento mucho más bajo, de apenas un 4,3%. Medido en variación trimestral, la evolución entre octubre y diciembre del pasado año dejó un descenso del 0,5%.

Inversión y PIB

Y en lo que respecta a la inversión, los datos del cuarto trimestre del año apuntan a un crecimiento interanual del 8% en 2017 y del 12% en 2018, frente a un aumento mucho menor del 2% en 2019, todo en datos ajustados por estacionalidad y calendario. En términos trimestrales, el dato para octubre, noviembre y diciembre de 2019 apuntó un magro aumento del 0,1%.

Si se tiene en cuenta la contribución al PIB del sector  se ha producido también un deterioro en el segundo semestre del curso pasado. En 2018, el conjunto del ejercicio se movió en tasas comprendidas entre el 5% y el 6%. Sin embargo, en 2019 vemos que cada trimestre ha sido peor que el anterior: 6% en el primero, 4% en el segundo, 2% en el tercero y -1% en el cuarto.

Y revisando los permisos de construcción concedidos a los promotores y empresarios del sector, el mes de noviembre se cerró con 7.000 nuevos visados, frente a los 9.000 del mismo mes del año anterior. No solo eso: el total de nuevas obras iniciadas se situará tímidamente por encima de las 100.000, lo que supone un escaso aumento interanual que se queda muy lejos del crecimiento observado en los años anteriores, cuando los visados subían a tasas cercanas al 25%.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.