Euroconstruct prevé que la construcción en España caiga un 15% este año por el Covid-19

El impacto de la pandemia de coronavirus en España, donde el estado de alarma ha sido más restrictivo que en otros países europeos, explica la caída de un -15% en la producción en la construcción para 2020 en España, según la 89ª Conferencia de Euroconstruct. No obstante, el informe prevé que la obra no ejecutada este año se acabará ejecutando en 2021, por lo que el rebote de la producción se estima en un 6%, similar al resto de países europeos.

En cambio, tras haber agotado ese paquete de proyectos atrasados, la proyección para 2022 se vuelve mucho más moderada, con una subida del +2,5%. De esta forma, la producción al cierre de 2022 todavía será un 7,6% inferior a la de 2019.

Euroconstruct prevé una caída de la construcción residencial para 2020 de un 17%, aunque prevé un rebote del 9% en 2021

Recuperar los niveles de 2019 sigue siendo un objetivo al alcance, pero necesitará un plazo más largo que el periodo de previsión de este informe.

Construcción residencial

La construcción residencial es la que más sufrirá el impacto de los efectos de la pandemia en 2020, con una caída -17%. La vivienda era el segmento más dinámico antes de la llegada del coronavirus pero persisten las dudas sobre la fortaleza de la demanda tras el Covid-19. En cualquier caso, tras un 2020 menos dinámico, se prevé un rebote de la producción en 2021 (+9%) y 2022 (+4,5%), una previsión que se sustenta en la escasez de stock de obra nueva y la solidez de las empresas promotoras actuales.

Por su parte, la construcción no residencial podría padecer un 2020 ligeramente menos traumático, con un descenso del -14%, debido a la inercia que supone el desarrollo de proyectos de mayor escala. Además, previo a la pandemia el mercado no residencial se encontraba en un punto del ciclo inmobiliario menos avanzado que el de la vivienda.

Euroconstruct no prevé una cancelación masiva de proyectos, como en la anterior crisis financiera, y augura una recuperación de la actividad del 5,5% para 2021 y del 2,5% en 2022. Recuperación menos intensa que en la vivienda, aunque habrá nichos de mercado capaces de recuperar terreno con más vigor, como es el caso de la logística o las oficinas.

La obra civil es la que previsiblemente tenga un menor impacto en su producción este año, con una caída estimada de del -7,5% en 2020, ya que ha sido el subsector en donde las restricciones por la pandemia han sido menos estrictas. Sin embargo, en Euroconstruct prevén que durante los próximos años la construcción de infraestructuras tenga más dificultades para recuperarse.

Los presupuestos públicos y los programas extraordinarios se dedicarán a sufragar el gasto extra debido a la pandemia y sus secuelas en el empleo, lo que restará recursos para la inversión en obra pública. Como en el caso de la edificación, la producción que no se ha podido ejecutar en 2020 servirá para mejorar los resultados de 2021 (4,1%). Igualmente, la obra local que previsiblemente aparezca como preludio de las elecciones municipales del 2023 contribuirá a evitar el estancamiento en 2022 e impulse un 1,5% la producción.

Europa

La pandemia ha provocado que 8 de los 19 países de la red Euroconstruct hayan paralizado obras temporalmente. El Covid-19 también ha provocado un brusco incremento del gasto público que está poniendo a prueba los mecanismos económicos a nivel nacional y comunitario, restando capacidad inversora a los promotores públicos.

En este escenario, la previsión de Euroconstruct para el conjunto de países europeos preve un descenso de producción del -11,5% en 2020, tras el cual el rebote se empezará a notar en 2021, con un alza del 6%, y continuará en 2022, con una nueva subida del 3,5%.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.