Colonial achaca a las desinversiones de activos la caída de un 33% de su beneficio hasta marzo

En el primer trimestre, Colonial obtuvo un beneficio neto de 21 millones de euros, lo que supone una caída del 33% respecto a los 32 millones de euros que ganó en el mismo periodo del año anterior. El resultado neto recurrente fue de 28 millones de euros, 8 millones por debajo del resultado del primer trimestre del 2020, debido principalmente a las desinversiones no estratégicas.

Estas ventas se enmarcan en el programa de rotación de activos a través de cual la socimi se ha desprendido en los últimos tres años de activos no estratégicos por un valor de casi 2.000 millones de euros. El objetivo de este programa es mejorar el posicionamiento de su cartera hacia edificios prime, para liberar capital y destinarlo a nuevas oportunidades. Estas desinversiones han supuesto una reducción de 3,2 millones de euros en el beneficio neto debido al menor importe de las rentas recibidas por estos activos.

Los ingresos de Colonial en el primer trimestre se situaron en 78 millones de euros, un 9% menos

Otra de las razones que justica la caída del resultado responde a la aceleración del programa de renovación de sus inmuebles con el fin de incrementar su valor y el flujo de caja futuro, que supone la rotación temporal de inquilinos, con un impacto en rentas de 5 millones de euros en este primer trimestre.

A todo ello se suma un efecto extraordinario valorado en 6 millones de euros correspondiente al impuesto sobre bienes inmuebles no imputable al resultado del primer trimestre de este año, por lo que ha sido anotado en el epígrafe de no recurrente.

De esta forma, los ingresos de la socimi se situaron en 78 millones de euros, un 9% menos, y el resultado bruto de explotación (Ebitda) recurrente en 62 millones, un 10% menos, ambos parámetros afectados por las menores rentas recibidas como consecuencia de la venta de activos.

«Esta gestión activa de la cartera tiene un impacto temporal a corto plazo, si bien asegura una mayor calidad del portfolio y una mayor potencialidad de creación de valor fruto en el reposicionamiento de cada activo», explican desde la compañía.

Actividad

A cierre del primer trimestre del ejercicio 2021, el Grupo Colonial ha formalizado 25 contratos de alquiler de oficinas, correspondientes a 29.759 metros cuadrados y a rentas anuales de 9 millones de euros en rentas. Esta cifra es un 120% superior a la superficie firmada durante el primer trimestre del 2020, periodo previo al inicio de la pandemia del Covid19.

Del total del esfuerzo comercial de oficinas, un 67% (20.073 m²) corresponde a renovaciones y revisiones de contratos, repartidos en los tres mercados donde opera la compañía.

En cuanto a nuevos contratos, se han firmado un total de 9.686 metros cuadrados de altas de contratos, destacando 7.213 metros cuadrados en Madrid. El 93% de la contratación corresponde a contratos firmados en Barcelona y Madrid y el resto se han firmado en París.

Colonial cuenta con una liquidez de 2.400 millones de euros y con una inversión activa de más de 1.200 millones para la remodelación de nueve activos

La desocupación total del Grupo Colonial a cierre del primer trimestre del ejercicio 2021 se sitúa en un 4,8%, ratio en línea con el último trimestre reportado y ligeramente superior al ratio del primer trimestre del año anterior, debido principalmente a la entrada en explotación de superficie rehabilitada en el mercado de París y por rotación de clientes en Barcelona.

Según ha explicado Pere Viñolas, Consejero Delegado de Colonial (en la imagen), “Colonial ha desinvertido de forma muy acertada en el último año. Ahora nos preparamos para un cambio de ciclo a partir de una estructura financiera sólida, un programa de desarrollo de nuevos activos y de la tradicional apuesta de Colonial por oficinas prime”.

El consejero delegado de la compañía señala que los resultados de este primer trimestre constatan la «estabilidad» de la socimi a pesar de la situación generada por la pandemia, toda vez que ha más que duplicado en estos tres primeros meses del año el volumen de contratación en el alquiler de sus oficinas y ha mantenido el nivel de ocupación por encima del 95%.

La compañía cuenta con una liquidez de 2.400 millones de euros y con una inversión activa de más de 1.200 millones para la remodelación de nueve activos que prevé concluir antes de 2024. Asimismo, Viñolas señala que el nivel de deuda es «muy prudente», con un porcentaje de deuda inferior al 35% respecto sobre el valor de sus activos, es decir, en torno a 4.300 millones de euros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.