ACR, pionera en la certificacion de la huella de carbono

Construcciones ACR ha certificado su huella de carbono, con lo que se convierte en la primera constructora centrada en edificación residencial en formar parte del Registro de Huella de Carbono del Ministerio de Transición Ecológica y el Reto Demográfico, con Alcance 1+2 y 3.

Este registro de carácter voluntario tiene el objetivo de fomentar el cálculo y reducción de la huella de carbono (gases de efecto invernadero emitidos por de forma directa o indirecta) entre las empresas españolas.

Los datos del registro del Ministerio, recogidos en el informe “Huella de carbono del sector de la construcción”, elaborado por ACR, revelan que menos de un 1% de las constructoras mide su huella de carbono. Además, de las casi 1.100 organizaciones que figuran en el Registro de Huella de Carbono, solo 50 firmas pertenecen al sector de la construcción.

En el análisis de ACR sobre este registro, llama la atención que sólo once constructoras obtienen el Alcance 1+2 y 3. Esto es, miden sus emisiones directas (Alcance 1), las indirectas asociadas a la generación de electricidad (Alcance 2) y otras emisiones indirectas, incluyendo materias primas y actividades realizadas por subcontratas (Alcance 3).

Y de las 50 constructoras que obtuvieron el sello “Calculo” para entrar a formar parte en el registro correspondiente al ejercicio 2018, sólo 13 empresas consiguieron también el sello “Reduzco” y otras dos lograron el de “Compenso”.

Un primer paso

El informe de ACR indica que, si bien medir las emisiones de una compañía es un primer paso y un esfuerzo necesario, es preciso ponerse a trabajar a continuación para reducir o compensar la huella de carbono, minimizando así el impacto de la actividad constructora sobre el medio ambiente.

En este sentido, el director general de Construcciones ACR, Guillermo Jiménez, ha explicado que la compañía “está seriamente comprometida con la sostenibilidad en todas sus vertientes, también en el ámbito medioambiental, por lo que ha emprendido un camino sin retorno para disminuir el impacto de su actividad sobre el planeta”.

El informe de ACR pone de manifiesto que todavía queda mucho trabajo que hacer en materia de reducción de la huella de carbono, una vía apenas explorada por este sector, en el que los esfuerzos se centran en definir políticas enfocadas a reducir el impacto ambiental de los edificios, poniéndo el foco en el uso del inmueble y no tanto en el propio proceso de construcción.

Sin embargo, desde ACR recuerdan que la construcción de edificios en España supone el 41% del consumo de recursos naturales y entre el 30 y el 40% de los residuos sólidos generados, “unos datos que hacen imprescindible que el sector de la construcción, y más concretamente la edificación, se plantee estrategias para mitigar el impacto ambiental de su actividad”, apuntan desde la constructora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.