Actualidad

Rebuild busca transformar el sector de la edificación con innovación e intercambio de conocimiento

Entrevista a Gema Travería, directora de Rebuild.

Gema Travería, directora de Rebuild, explica las principales novedades de la séptima edición de una cumbre que se ha convertido en el principal altavoz de la edificación; en un motor para la revolución del sector a través del intercambio de experiencias sobre la construcción industrializada; y en un punto de encuentro entre los profesionales con poder de decisión y que, por tanto, genera nuevas oportunidades de negocio.

¿Cuáles son las cifras de expositores y visitantes que prevéis en Rebuild 2024?

En cuanto a los expositores, contaremos con más de 500 firmas que darán a conocer lo último en soluciones y productos en torno a iluminación, para interiores, cocina, baños, cerramientos, suelos y superficies, fachadas, eficiencia energética o consumo casi nulo, climatización, domótica, soluciones digitales y BIM o sistemas constructivos industrializados en 2D o 3D. Todo ello dirigido a edificios tanto residenciales como para hoteles, restauración, espacios de oficina, retail, y proyectos promovidos por la Administración Pública.

En lo que se refiere a los visitantes, tenemos previsto congregar a más de 24.000 profesionales de toda la cadena de valor: desde arquitectos, arquitectos técnicos, constructores, promotores, o ingenieros, hasta instaladores, reformistas, diseñadores de interiores e inversores. Sin embargo, me gustaría matizar que lo que de verdad consideramos en Rebuild no es la cantidad de los asistentes, sino su perfil profesional. En este sentido, podemos decir que más del 90% de los visitantes son ‘decision makers’, que tienen una necesidad real detrás, de modo que el evento se convierte en un verdadero punto de encuentro entre oferta y demanda, donde se generan nuevas oportunidades de negocio.

¿Cuáles son las principales novedades de esta edición?

Uno de los focos de esta edición es la valorización de los perfiles profesionales que, por cifras, están menos representados en Rebuild, pero que también necesitan de sus espacios de encuentro a fin de que descubran las innovaciones y tendencias de su segmento. Es por este motivo que organizaremos foros dedicados a los aparejadores, instaladores o diseñadores de interiores.

Para este último perfil, como novedad, dispondremos de un espacio en la zona expositiva, el espacio Matter, de más de 300 m2, donde los mismos diseñadores como los arquitectos tendrán la oportunidad de ver nuevos materiales y revestimientos para sus futuros proyectos. Así, fomentaremos un interiorismo y una arquitectura más innovadora, sostenible y saludable.

Por otra parte, en el marco del Congreso Nacional de Arquitectura Avanzada y Construcción 4.0, contaremos por primera vez con talleres totalmente prácticos en los que los profesionales de la edificación podrán conocer de primera mano técnicas, estrategias y metodologías desde una perspectiva más dinámica. Así, el evento será un laboratorio de aprendizaje en el que se promoverá el trabajo colaborativo con el propósito de que los asistentes lo incorporen en sus negocios o áreas operativas.

Adicionalmente, celebraremos la ‘Gran Mañana de la Industrialización’, con la organización del ‘Challenge de Industrialización’, y su workshop, con la intención de crear una plataforma abierta de alto nivel con directivos del segmento, que compartirán su punto de vista en un espacio de interesante debate.

“Más del 90% de los visitantes de Rebuild son decision makers, que tienen una necesidad real detrás, de modo que el evento se convierte en un verdadero punto de encuentro entre oferta y demanda, donde se generan nuevas oportunidades de negocio”

¿Qué puede aportar un evento como Rebuild en un momento de incertidumbre como el actual?

Como bien comentáis, actualmente nos encontramos en un momento convulso marcado por el contexto alcista, la sequía, la falta de talento en la construcción, la sobredemanda de vivienda, el cambio de hábitos de consumo y el auge de las tecnologías exponenciales. Por lo tanto, en un escenario que se plantea agitado, Rebuild es el lugar óptimo en el que los profesionales de la edificación deben de acudir a fin de dilucidar su camino y poder hacer frente a los retos que se les presentan de cara a los próximos años.

Así, a partir de las innovaciones que se dan a conocer en el ‘expo showroom’ de la cumbre, el intercambio de conocimiento que sucede en el Congreso, y las oportunidades de negocio que surgen, Rebuild se convierte en el evento donde se produce la transformación del sector, y donde, principalmente, se acelera el uso del nuevo modelo constructivo. En consecuencia, gracias a las seis ediciones que llevamos, hemos devenido en ser el altavoz de la edificación, donde también atendemos las cuestiones que preocupan a la industria y las compartimos con la Administración o con los actores interesados con vistas a hacer avanzar este sector tan importante para nuestra economía.

Igualmente, tampoco me quiero olvidar de que hemos sido el evento que ha llevado la industrialización a España, de modo que hemos marcado un antes y un después en la nueva edificación, la cual se alza como modelo idóneo con el que lidiar los desafíos existentes.

¿Cuáles son los retos y asignaturas pendientes de la construcción industrializada en España?

Uno de los principales desafíos que se encuentra el nuevo modelo constructivo es su carencia legislativa, hecho que induce a que no sea una prioridad cuando se plantean proyectos edificativos. En Rebuild examinaremos esta cuestión, por lo que propondremos llevar sobre la mesa un cambio urgente del Código Técnico de la Edificación, que garantizaría el fomento de la construcción industrializada y de una reindustrialización del país.

La implementación de esta industrialización también facilita la respuesta a otro de los grandes retos: la emisión de CO2 en un sector que es categorizado como de los más contaminantes a escala global. Así, la automatización de los procesos constructivos permite maximizar la eficiencia y contribuye a la descarbonización, que es clave si se quiere llegar a los objetivos climáticos propuestos por la Comisión Europea de cara a 2030 y 2050.

A su vez, la industrialización se alza como solución al reto de la falta de talento, ya que transforma el concepto tradicional de la construcción y lo dota de una imagen más atractiva, con unas mejores condiciones laborales, captando perfiles más jóvenes y femeninos.

¿Cómo puede la construcción industrializada contribuir a poner más vivienda asequible en el mercado?

Tal y como se ha indicado, nos encontramos en un panorama caracterizado por la sobredemanda de vivienda, una cuestión que venimos arrastrando desde hace años. En este sentido, se considera que para cubrir lo que requiere el mercado a día de hoy se deberían de construir cada año 260.000 hogares de media, pero la realidad es que la industria solo puede llevar a cabo alrededor de 80.000. En consecuencia, se han acumulado muchas solicitudes, encontrándonos ahora en que no somos capaces de dar salida a esta problemática, repercutiendo también en los precios de compra y de alquiler.

Por este motivo, se necesita apostar por la vivienda industrializada y asequible, con el objetivo de que todo el mundo pueda tener su alojamiento y su espacio donde establecer su proyecto de vida. Para llegar a dicho propósito, la fórmula de la colaboración público-privada y el expuesto uso del nuevo modelo constructivo, se erigen como respuestas clave, porque son máximamente beneficiosos para el conjunto de los actores. De hecho, administraciones como la Comunidad de Madrid ya están promoviendo planes bajo esta combinación, con 4.800 viviendas asequibles edificadas recientemente, y de acuerdo con lo anunciado, la idea es que se sigan lanzando nuevos hogares en los próximos años.

En cuanto a los beneficios de la industrialización, es notoria la optimización de los procesos, la reducción de los costes, la minimización de los fallos, y la aceleración de la agilidad en la construcción, al mismo tiempo que fomenta la descarbonización, el uso de las tecnologías, y hace que el sector sea más atractivo para el talento, trabajando en entornos industriales sin las injerencias climáticas. Por su lado, el trabajo colaborativo entre empresas e instituciones acelera el ritmo de nuevos hogares uniendo fuerzas entre suelo disponible y recursos para la edificación.

Así, con la construcción industrializada y el soporte de las administraciones, se pueden impulsar más promociones, aliviando gastos e incrementando la eficiencia, además de que se da la oportunidad de que las familias puedan disponer de un inmueble adaptado a las circunstancias actuales teniendo en cuenta la competitividad económica. 

Tags