El impacto de la quiebra de Thomas Cook: cierre de hoteles con descenso de vuelos y turistas en Canarias, Baleares y Andalucía

La clave para entender el impacto de la quiebra de este operador es que su negocio, además de abarcar la gestión del paquete completo de turistas británicos, y en menor medida alemanes y holandeses, operaba vuelos compartidos con otros intermediarios turísticos.

El impacto en el negocio español es doble: Thomas Cook proporcionaba el 30% de la capacidad aérea y contratación de camas desde Reino Unido, Alemania, Escandinavia, Holanda o Bélgica, según las cifras facilitadas estos días por el sector. Un ejemplo: el pequeño turoperador alemán Tour Vital, filial de Cook, ha quebrado siguiendo a la matriz.

Los cálculos de la patronal hotelera cifran el coste de la pérdida de Thomas Cook en 1,3 millones de asientos de avión

Las primeras estimaciones oficiales, después de la reunión de la ministra de Industria, Comercio y Turismo en funciones, Reyes Maroto, con los agentes implicados del sector y comunidades autónomas, cifran en 200 millones el importe de la deuda pendiente de cobro acumulada desde la suspensión de pagos.

“Será mucho más. Solo la suma de ocho cadenas roza los 100 millones. Creo que superará con creces esa cifra”, explica Juan Molas, presidente de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos, que representa a 15.000 establecimientos.

Cierre de hoteles

En cuanto a hoteles afectados, los operadores españoles calculan que 500 establecimientos están afectados: 100 de ellos dependían en exclusiva del turoperador británico, mientras que en los otros 400, el volumen de clientes oscilaba entre el 30% y el 70%, lo que pone de relieve la excesiva dependencia en muchos de estos negocios españoles de un solo cliente.

Los destinos turísticos más dañados son Canarias y Baleares, con un 40% de la planta hotelera afectada, seguida por la Costa del Sol, con un 20%, y Cataluña y la Comunidad Valenciana, con un 10%.

En cuanto a vuelos, los cálculos de la patronal hotelera cifran el coste de la pérdida de Thomas Cook en 1,3 millones de asientos de avión, con dos aeropuertos especialmente perjudicados: Tenerife, con cerca de 350.000 asientos y Lanzarote, con 220.000.

Y también hay que hablar de los impagos. En octubre, las empresas tienen que hacer la liquidación de julio, agosto y septiembre y “todas las facturas de Thomas Cook están impagadas, ya que pagaban con 60 y 80 días de demora” señala Molas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.