Sareb registra en 2020 pérdidas de 1.073 millones de euros, un 13,3% más que en 2019

La Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) registró en 2020 pérdidas por valor de 1.073 millones de euros, unas pérdidas que son un 13,3% superiores a los ‘números rojos’ de 947 millones registrados en 2019.

Sareb ha informado que redujo sus ingresos un 38% en 2020, hasta los 1.422 millones de euros, “en un año marcado por la ralentización de la actividad económica provocada por la crisis sanitaria de la covid-19 y por una estrategia prudente de venta para evitar los importantes descuentos exigidos en el mercado”.

La sociedad ingresó 1.422 millones en 2020, un 38% menos por el impacto de la pandemia

Del total de ingresos, 567 millones de euros provenían del negocio de gestión de préstamos impagados, el 40% menos por la contracción de este mercado, en tanto que 848 millones se correspondieron con la gestión y venta de inmuebles, lo que supone un retroceso del 36% respecto al mismo periodo del año anterior.

La evolución de los activos inmobiliarios ha estado marcada por la progresiva recuperación de la actividad en el segmento residencial, cuyas ventas alcanzaron un volumen de 641 millones de euros – 1.043 millones en 2019-, el 76% de los ingresos totales generados por esta vía de negocio. La práctica totalidad de las ventas de inmuebles residenciales se produjo en el mercado de particulares, en el que además se observó un mayor ritmo durante el segundo semestre del año. Sin tener en cuenta las operaciones institucionales realizadas en 2020 y 2019, las ventas residenciales disminuyeron un 8% en este ejercicio respecto al anterior.

La ralentización en las ventas fue más prolongada en el caso de los suelos y los activos terciarios, que generaron ingresos de 160 millones de euros, el 35% menos.

A lo largo del ejercicio la compañía vendió 12.111 inmuebles, un 28,5% menos que en 2019. De ellos, 10.359 eran unidades propias y 1.752 eran activos que figuraban como garantía de préstamos de promotores.

En cumplimiento de su mandato, Sareb debe desinvertir a precios de mercado todo tipo de activos, con independencia de su impacto contable. A cierre de 2020 los activos de Sareb acumulaban unas minusvalías contables totales de más de 9.100 millones de euros. Con una tipología de ventas más parecida en 2020 al perfil global de la cartera, el margen bruto del negocio de Sareb alcanzó los 160 millones de euros, lo que supone una caída del 65%. Esta caída del margen bruto ha sido compensada con unos menores gastos de gestión, lo que ha derivado en un resultado neto negativo de 1.073 millones de euros, alineado con las previsiones realizadas por la compañía realizadas antes de la pandemia.

La compañía ingresó 1.422 millones, de los que 567 procedieron de la gestión de préstamos impagados (-40%) y 848 de la venta de inmuebles (-36%)

Las pérdidas y su consecuente consumo de recursos propios no tienen implicaciones sobre la capacidad de la compañía para seguir desarrollando su mandato de desinversión ni para atender sus compromisos de pago. Sareb puede seguir operando con normalidad en una situación de recursos propios negativos.

Amortización de deuda

A pesar de la reducción de la cifra de negocio, Sareb canceló 179,8 millones de euros de deuda senior en 2020, pese a que la previsión realizada a mediados de año anticipaba la imposibilidad de llevar a cabo amortizaciones.

Hasta el momento, Sareb ha cancelado el 31,2% de la deuda que emitió en el momento de su constitución, por un total de 15.863 millones de euros. Para el presidente de Sareb, Jaime Echegoyen, “nuestro objetivo es seguir trabajando día a día para minimizar el impacto de la deuda en las cuentas públicas, sin descuidar nuestro mandato desinversor ni la colaboración con las administraciones en materia de vivienda social”.

En sus ocho años de actividad la compañía ha reducido su cartera un 37,3%, hasta los 31.800 millones de euros. Solo en la cartera de préstamos morosos, que implica una gestión más complicada que la propiamente inmobiliaria, la disminución ha sido hasta el momento del 57%.

La aprobación de las cuentas anuales y del Informe de gestión de 2020 se votará en la Junta General de Accionistas que se celebrará en mayo, en la que también se propondrá previsiblemente la conversión de 1.430 millones de euros de deuda subordinada en capital.

El consejero delegado de Sareb, Javier García del Río, ha admitido que 2020 “ha sido un año complicado, en el que nos hemos concentrado en preservar el valor de los activos moderando la aspiración de ingresos para no asumir los descuentos que el mercado hubiera solicitado, especialmente en ventas de suelo y préstamos impagados. Hemos aprovechado 2020 para ganar en eficiencia en gastos y mejorar nuestra capacidad de venta minorista, en un momento de gran incertidumbre económica”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.