El PIB registra una caída histórica del 11% en 2020 por la pandemia

En un año marcado por la pandemia de coronavirus y el confinamiento, la actividad económica se hundió un 11%, según ha avanzado este viernes el INE. España logró cerrar el cuarto trimestre del año con un crecimiento trimestral del 0,4%, pese a la tercera ola del virus. Pero eso no evitó cerrar el ejercicio con la mayor caída de la actividad desde que el INE comenzó su serie en 1970.

El crecimiento mensual del PIB del 0,4% en el cuarto trimestre, no evitó cerrar el año de la pandemia con la mayor caída de la actividad económica registrada por el INE

Hasta ahora, el mayor descenso anual del PIB se había registrado en 2009, en plena crisis financiera, con un retroceso del 3,8%, pero con la crisis del Covid se han batido todos los récords. Es, además, la primera contracción anual del PIB desde el año 2013, cuando bajó un 1,4%.

El crecimiento del 0,4% entre octubre y diciembre sigue al ascenso del 16,4% registrado en el tercer trimestre del año, el mejor de la historia. Un repunte que se produjo tras el peor trimestre económico del que hay registros, el segundo de 2020, cuando el recorte fue de un -17,9%, coincidiendo con el máximo apogeo de la pandemia y las medidas de confinamiento adoptadas para frenar la expansión del virus.

No obstante, la caída de 2020 es dos décimas menor que la prevista por el Gobierno, que había proyectado un retroceso del 11,2%. Además, el solapamiento de la segunda y la tercera ola no ha provocado una recaída en el último tramo del 2020.

Caída del consumo

Según el INE, la demanda nacional restó 9 puntos al PIB en 2020, 10,4 puntos menos que en 2019, mientras que la aportación negativa de la demanda externa fue de 1,9 puntos, lo que supone 2,5 puntos menos que en 2019.

Además, el consumo de los hogares se desplomó un 12,4%, el triple de lo experimentado en el peor año de la crisis financiera, en el 2009. Mientras que el gasto público registró su mayor aumento desde 2008, con un crecimiento del 4,5%.

Por sectores, sólo se salvó de la quema el sector primario, al obtener un crecimiento anual del 4,7%. En cambio, el sector de servicios se contrajo en línea con el PIB (-11,2%), al tiempo que también resultaron muy golpeados la construcción (-15,9%) y la industria (-9,4%).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.